Documento - CRISIS DE REFUGIADOS DE SIRIA: LA UE DEBE ESFORZARSE MÁS

JOINT STATEMENT

AMNISTÍA INTERNACIONAL DECLARACIÓN CONJUNTA 17 de enero de 2013 Índice AI: MDE 24/004/2013

CRISIS DE REFUGIADOS DE SIRIA: LA UE DEBE ESFORZARSE MÁS

Sin que se vea aún el final de la violencia atroz y los abusos contra los derechos humanos en Siria, Amnistía Internacional, la Comisión de las Iglesias para las Migraciones en Europa (CCME ), el Consejo Europeo sobre Refugiados y Exiliados (ECRE) y la Comisión Católica Internacional de Migración (ICMC) piden a los ministros de Justicia y Interior de la UE que tomen medidas urgentes para ayudar a los refugiados que huyen de Siria.

Refugiados de Siria en los países vecinos Hasta la fecha, más de 620.000 refugiados han huido a los países vecinos y al norte de África para escapar del sangriento conflicto, que se ha cobrado hasta ahora al menos 60.000 vidas, según cifras de la ONU. Al menos dos millones de personas más se han visto desplazadas de sus hogares en Siria. La población civil siria está sufriendo especialmente las violaciones del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos que cometen las distintas partes en el conflicto.

Muchas de las personas que han conseguido huir cruzando la frontera están sufriendo privaciones extremas debido a las duras condiciones invernales, como han puesto de manifiesto las recientes inundaciones de campos de refugiados de Jordania. Al cabo de casi dos años ya de conflicto se esta extendiendo por la región una abrumadora crisis humanitaria. Los refugiados, muchos de ellos mujeres, niñas y niños traumatizados por lo vivido en Siria, se esfuerzan a diario para acceder a servicios básicos, como refugio, atención de la salud, agua, saneamiento y educación primaria. Para responder a ello, el plan de respuesta regional de la ONU para Siria está pidiendo mil millones de dólares estadounidenses para prestar asistencia a hasta un millón de refugiados sirios durante la primera mitad de 2013.

Los vecinos de Siria –Irak, Jordania, Líbano y Turquía– continúan recibiendo y acogiendo a grandes cantidades de personas, pero sus recursos no va a dar ya más de sí y no está claro que puedan absorber a muchos refugiados más. Estos países han expuesto ya válidos motivos de preocupación en relación con la intensa presión a que están sometidos sus recursos y los disturbios y la inestabilidad que tan enorme flujo de personas puede llegar a generar. Es de la máxima urgencia que la UE responda de manera efectiva y decisiva para proteger a los refugiados que huyen de Siria en la región circundante y en Europa. Si no lo hace, los países de acogida de la región podrían verse obligados a no aceptar a más refugiados y a imponer inaceptables condiciones a los que han recibido ya.

Refugiados sirios en la UE De abril de 2011 a octubre de 2012 han solicitado asilo en la UE unos 23.500 sirios, 15.000 de ellos en Alemania y Suecia. Aunque muchos países de la UE han concedido algún tipo de protección a los refugiados sirios, el trato y el grado de protección varían considerablemente de un país a otro.

Muchos sirios entran en Europa por Grecia. Los que solicitan asilo aquí encuentran grandes obstáculos para registrar sus solicitudes. De las 214 solicitudes de asilo de ciudadanos sirios presentadas entre enero y octubre de 2012 sólo en un caso se concedió la condición de refugiado y sólo en cinco más se proporcionó protección subsidiaria. Algunos sirios que han intentado entrar en Grecia han dicho que las autoridades griegas los obligaron a volver a Turquía.

En Chipre, las autoridades se han negado, según informes, a examinar solicitudes de asilo rechazadas de sirios que pedían que se consideraran de nuevo. En algunos países de la frontera oriental de la UE los rechazos llegan al 50 por ciento, y los sirios a los que se niega el asilo quedan en una especie de limbo. Varios países de la UE continúan deteniendo a sirios.

Recomendaciones a la UE y sus Estados miembros Aunque la UE y sus Estados miembros han reconocido la magnitud y la urgencia de la crisis de refugiados y han incrementado la ayuda a los países de la región para hacer frente al creciente desastre humanitario, deben aumentar considerablemente su compromiso y esfuerzos: La UE debe adoptar un enfoque común hacia quienes huyen de Siria. Se debe permitir la entrada a todos los sirios, dando por sentada su necesidad de protección internacional, y proporcionarles de inmediato acceso pleno a procedimientos justos y efectivos de asilo. Según el ACNUR, los civiles sirios, así como otras personas que viven en Siria, entre ellas las de origen palestino, cumplen probablemente los requisitos de la definición de refugiado de la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, por lo que a la mayoría de los que huyen de Siria debe reconocérseles como refugiados conforme a la Convención y concedérseles los derechos correspondientes, incluido el derecho de reunificación familiar.

De acuerdo con las recomendaciones del ACNUR, deben seguir suspendiéndose todos los retornos a Siria y los países vecinos hasta que la situación del país en materia de seguridad y derechos humanos haya mejorado lo suficiente como para permitir un regreso seguro, digno y sostenible.

Los sirios que se encuentren ya en la UE, cualquiera que sea su condición migratoria, incluso sin son solicitantes de asilo rechazados, han de poder solicitar o volver a solicitar de nuevo asilo, dado el radical empeoramiento de la situación de los derechos humanos en Siria desde que estalló el conflicto.

No debe emplearse la detención por motivos de inmigración, salvo en las circunstancias más excepcionales y sólo como último recurso.

Además de garantizar que quienes llegan a la UE desde Siria reciben protección efectiva, la UE y sus Estados miembros deben considerar con urgencia otras medidas tangibles para compartir la responsabilidad y prestar apoyo a los países vecinos de Siria que acogen a la mayoría de los refugiados. Entre tales medidas figuran:

Financiar generosamente el plan de respuesta regional de la ONU para Siria

Ofrecer un generoso número de lugares de reasentamiento de emergencia para los refugiados más vulnerables que han huido de Siria y se encuentran actualmente en los países vecinos. Debe darse prioridad, pero sin limitarlo a ellos, a los que necesiten atención médica, a las mujeres en situación de riesgo, a los menores de edad no acompañados, a las personas ancianas y a las personas con discapacidades, a quienes estén en situación de riesgo debido a su participación en actividades pacíficas humanitarias o de otra índole, y a los supervivientes de tortura y violencia.

Establecer programas de reasentamiento y ampliar los existentes para alojar a los refugiados iraquíes y de otros terceros países (como Afganistán, Somalia y Sudán) que vivían en Siria cuando comenzó el conflicto y están actualmente atrapados allí a causa de la violencia.

Prepararse para una prolongada situación de emergencia humanitaria, a fin de prestar continuo apoyo y ayuda a los países vecinos que reciban de pronto grandes cantidades de refugiados.

Pedimos a los ministros reunidos en Dublín hoy que atiendan nuestro llamamiento y contraigan compromisos concretos para ayudar y proteger a quienes han conseguido escapar del devastador

conflicto sirio.

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO