Documento - Amnistía Internacional pide a los miembros del Tercer Comité de la Asamblea General que estudien caso por caso las situaciones de países y voten en contra de cualquier “moción de no acción”

AMNESTY INTERNATIONAL

AM NISTÍA INTERNACIONAL DECLARACIÓN PÚBLICA 15 de noviembre de 2011 Índice : IOR 41/017/2011        

Amn istía Internacional pide a los miembros de l Tercer Comité de la Asamblea General que estudien caso por caso las situaciones de países y voten en contra de cualquier “ moción de no acción

El Tercer Comité de la Asamblea General de la ONU va a estudiar próximamente los proyectos de resolución sobre la situación de los derechos humanos en la República Islámica de Irán, la República Democrática Popular de Corea y Myanmar. Amnistía Internacional pide a los Estados miembros que estudien estas situaciones de país caso por caso y rechacen los intentos de privar a la Asamblea General de su papel clave en la denuncia de violaciones de derechos humanos. En relación con la República Islámica de Irán, el proyecto de resolución presentado al Tercer Comité cita el elevado y continuo número de ejecuciones, así como su espectacular aumento, sin que se apliquen salvaguardas reconocidas internacionalmente, motivo de preocupación que comparte Amnistía Internacional. La actuación del Tercer Comité se produciría en un momento en el que las autoridades iraníes no sólo están debatiendo varias leyes nuevas que restringirán aún más las libertades fundamentales, sino que además siguen deteniendo, encarcelando y flagelando a abogados, miembros de minorías étnicas y religiosas, sindicalistas y trabajadores de la industria cinematográfica por el ejercicio pacífico de sus derechos humanos. El proyecto de resolución del Tercer Comité recuerda que ninguno de los mecanismos temáticos de derechos humanos de la ONU ha podido visitar el país desde 2005, pese a la invitación permanente que les extendió el gobierno iraní. Además, las autoridades iraníes han declarado públicamente que no concederán acceso al país al relator especial sobre Irán nombrado en febrero de 2011.   En cuanto a la República Democrática Popular de Corea, el proyecto de resolución expresa preocupación por los continuos informes sobre violaciones sistemáticas, generalizadas y graves de derechos civiles, culturales, económicos, políticos y sociales. El texto cita la incidencia de, entre otras violaciones, la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, que incluyen condiciones degradantes de reclusión, ejecuciones públicas, detenciones extrajudiciales y arbitrarias, la ausencia del debido proceso y de un Estado de derecho, incluidas unas garantías de imparcialidad procesal y un poder judicial independiente; la imposición de la pena de muerte por motivos políticos y religiosos; los castigos colectivos; y la existencia de un gran número de campos penitenciarios y el uso generalizado del trabajo forzoso. Como ha puesto de relieve Amnistía Internacional, los informes indican que hay alrededor de 50.000 hombres, mujeres y niños recluidos en sólo uno de estos campos, el campo penitenciario político de Yodok. Yodok es uno de los seis campos conocidos del país, en los que se calcula que viven unos 200.000 presos políticos y sus familias, recluidos sin juicio o tras juicios gravemente injustos. Los internos, incluidos los menores, son torturados y obligados a trabajar en condiciones peligrosas. El proyecto de resolución sobre Myanmar expresa satisfacción por la liberación de más presos de conciencia, e insta enérgicamente al gobierno a que ponga en libertad a todos los demás sin demora ni condiciones, incluidos U Hkun Htun Oo, U Min Ko Naing, Ko Ko Gyi, U Myint Aye, y U Gambira, petición que Amnistía Internacional apoya totalmente. El texto también expresa gran preocupación por la reanudación del conflicto, y reitera los llamamientos al gobierno para que ponga fin a la práctica de las detenciones arbitrarias, la tortura y otros malos tratos, las desapariciones forzadas, la violencia sexual y el desplazamiento forzoso y sistemático de gran número de personas. Estos motivos de preocupación coinciden con informes recientes recibidos por Amnistía Internacional y recuerdan las investigaciones que ha hecho públicas la organización sobre violaciones de derechos humanos en la región oriental de Myanmar, que equivalen a crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad. Por tanto, Amnistía Internacional lamenta que el proyecto de resolución no pida una investigación independiente e internacional sobre crímenes graves cometidos en Myanmar, a fin de determinar los hechos y hacer que los perpetradores rindan cuentas de sus actos. No es probable que la creación en septiembre de una Comisión Nacional de Derechos Humanos, reconocida en el proyecto de resolución, cumpla esta función, dada su falta de independencia del gobierno. Además, la Constitución del país prevé la inmunidad de los funcionarios frente al enjuiciamiento por violaciones de derechos humanos cometidas en el pasado. Mientras el Tercer Comité se prepara para estudiar estas tres situaciones concretas, ningún país tiene un historial perfecto de derechos humanos y ningún país debe estar exento del examen público de su historial al respecto. Amnistía Internacional se opone enérgicamente, por principios, a cualquier mecanismo de procedimiento, como las “mociones de no acción”, que impida que se estudien caso por caso las situaciones de los derechos humanos. Con la adopción de una moción para aplazar el debate sobre un país en aplicación del artículo 116 del Reglamento de la Asamblea General, una “moción de no acción” suspende el debate sobre la situación de los derechos humanos en ese país. Impide que el Tercer Comité adopte medidas concretas para promover y fomentar el respeto a los derechos humanos, uno de los “Propósitos y Principios” de la Carta de la ONU. Las maniobras de procedimiento destinadas a impedir que se estudien situaciones graves de los derechos humanos no deben tener cabida en un Comité encargado de promover y proteger esos derechos. Amnistía Internacional insta a todos los Estados miembros de la ONU a que, si se presentan estas iniciativas en la reunión del Tercer Comité de este año, voten en contra, como hizo la mayoría el año pasado para derrotar una “moción de no acción” sobre la situación de Irán. Fin/

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO