Documento - G8: No es tiempo de promesas, sino de actuar con valentía

AMNISTÍA INTERNACIONAL

DECLARACIÓN PÚBLICA


24 de junio de 2010

Índice AI: IOR 30/001/2010



G8: No es tiempo de promesas, sino de actuar con valentía



Amnistía Internacionalha recibido con satisfacción el Informe de Responsabilidad de Muskoka, del G8, y el compromiso de los países del G8 de incrementar la transparencia y la rendición de cuentas en relación con sus esfuerzos individuales y colectivos para alcanzar los objetivos de desarrollo. La organización también ha recibido con satisfacción la contribución de los países del G8 para respaldar los esfuerzos globales encaminados a cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Sin embargo, a medida que se acerca la fecha límite, existe un peligro muy real de que no se alcancen las metas de los ODM en varias áreas.


Amnistía Internacionalconsidera que las normas de derechos humanos –y el deber de todos los gobiernos de hacerlas realidad– deben ocupar un lugar central en los esfuerzos de los ODM para cumplir las promesas formuladas en la Declaración del Milenio. Para quienes viven en la pobreza, la cooperación y la ayuda internacionales pueden desempeñar un papel fundamental para garantizar la consecución de, al menos, unos niveles mínimos de derechos económicos, sociales y culturales.


El Informe de Responsabilidad –en lo que constituye una novedad muy bien recibida– ofrece una descripción de la contribución del G8 para progresar en una serie de cuestiones clave de desarrollo, como la salud, la educación, el agua y el saneamiento. Aunque es un paso en la dirección correcta, la rendición de cuentas respecto a los compromisos en materia de desarrollo debe afianzarse en un marco de derechos humanos.


Amnistía Internacionalconsidera que la rendición de cuentas de todos los Estados en sus esfuerzos por alcanzar los objetivos de desarrollo debe incluir el garantizar que todos esos esfuerzos son conformes con las normas de derechos humanos, incluso en lo relativo a los derechos económicos, sociales y culturales.


El Informe de Responsabilidad de Muskoka hace hincapié en que el propósito de la ayuda es promover el crecimiento sostenible y contribuir a lograr mejoras tangibles en la vida de las poblaciones más pobres del planeta. El informe reconoce asimismo la necesidad de mejorar la eficacia de la ayuda, de acuerdo con los compromisos formulados en el Consenso de Monterrey, la Declaración de París y el Programa de Acción de Accra. Los países del G8 deben asimismo reafirmar el compromiso del Programa de Acción de Accra de que “[l]os países en desarrollo y los donantes garantizarán que sus respectivos programas y políticas de desarrollo se diseñen y se implementen de manera coherente con sus compromisos internacionales acordados respecto de la igualdad de género, los derechos humanos, la discapacidad y la sostenibilidad ambiental”.


El G8 debe garantizar que toda su ayuda y cooperación internacional es conforme con las normas de derechos humanos, y debe incluir información a este respecto en los informes a los órganos internacionales de derechos humanos, incluido el examen periódico universal del Consejo de Derechos Humanos.


Amnistía Internacionalreconoce el papel que desempeña el G8 al destacar la importancia de la salud en la agenda general de desarrollo global. El compromiso del G8 de redoblar los esfuerzos para abordar los vacíos en las áreas de salud materna e infantil es bien recibido. Sin embargo, mujeres y niñas de todo el mundo siguen sufriendo discriminación y otras violaciones de derechos humanos. Con frecuencia sufren formas múltiples de discriminación, por ejemplo por su raza, casta, origen étnico, discapacidad o estado civil.


El no abordar la discriminación de género –incluida la violencia de género– y no integrar plenamente los derechos humanos de las mujeres y niñas en todos los esfuerzos por alcanzar los ODM son problemas que dificultan el progreso. A este respecto, instamos a los países del G8 a pedir al secretario general de la ONU y a todos sus Estados miembros que garanticen que el plan de acción conjunto para mejorar la salud de las mujeres y la infancia se sustenta en un marco de derechos humanos y en el respeto y la realización de los derechos sexuales y reproductivos.


Para lograr una mayor rendición de cuentas respecto a los esfuerzos nacionales y globales en pos de los objetivos de desarrollo, también se necesita una observación y evaluación independiente de dichos esfuerzos. Los mecanismos nacionales internacionales de rendición de cuentas pueden desempeñar un importante papel en los esfuerzos por alcanzar los ODM. Estos mecanismos hacen a los Estados responsables de sus compromisos en materia de derechos humanos, y otorgan a las personas que viven en la pobreza –y a la sociedad civil que actúa en su favor– mayores oportunidades de hacer rendir cuentas a los gobiernos. También pueden ayudar a garantizar que los esfuerzos de desarrollo se basan en el respeto y la promoción de todos los derechos humanos –incluidos los económicos, sociales y culturales– para todas las personas.


Ante la próxima celebración de la Reunión Plenaria de Alto Nivel de la Asamblea General de la ONU sobre los ODM, pedimos a los países miembros del G8 que garanticen que sus esfuerzos por alcanzar los ODM apoyan la realización de los derechos humanos.


-FIN-


Nota


Este trabajo es parte de la campaña Exige Dignidad, de Amnistía Internacional, cuyo objetivo es poner fin a las violaciones de derechos humanos que provocan y acrecientan la pobreza global. La campaña movilizará a personas de todo el mundo para pedir que gobiernos, empresas y otras entidades con poder escuchen la voz de quienes viven en la pobreza y reconozcan y protejan sus derechos. Para más información, visiten:http://www.amnesty.org/en/demand-dignity



Documento público

****************************************

Si desean más información, pónganse en contacto con la oficina de prensa de Amnistía Internacional en Londres llamando al número + 44 20 7413 5566, o por correo electrónico en press@amnesty.org. Para los comunicados de prensa traducidos al español consulten http://www.amnesty.org/es/for-media. Para documentación general traducida al español consulten http://www.amnesty.org/es/library.

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO