Documento - United States of America: Time to end double standards and respect the consular rights of foreign nationals facing the death penalty

Índice AI: AMR 51/119/2001/s Servicio de Noticias 142/01

13 de agosto de 2001 Documento público

No publicar antes de las 00:01 horas GMT del día 22 de agosto de 2001


Estados Unidos: Es hora ya de acabar con los dobles raseros.

Deben respetarse los derechos consulares de los extranjeros

condenados a muerte


Amnistía Internacional ha declarado hoy: «El próximo 30 de agosto está prevista en Oklahoma la ejecución, por inyección letal, de un ciudadano mexicano cuyos derechos consulares han sido violados. Si nada lo remedia, esto ocurrirá a pesar de la reciente decisión histórica de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la que se confirma el derecho de los extranjeros detenidos a solicitar y obtener asistencia consular.


La organización ha manifestado: «Casi dos meses después de esa resolución, las autoridades estadounidenses todavía no han tomado medida alguna para cumplir esta decisión vinculante de la Corte Internacional de Justicia».


En vísperas de la prevista ejecución de Gerardo Valdez, Amnistía Internacional hace público hoy un nuevo informe titulado A time for action - Protecting the consular rights of foreign nationals facing the death penalty («Hora de actuar: La protección de los derechos consulares de los extranjeros condenados a muerte»). En el informe se documenta la preocupación mundial que suscitan las clamorosas violaciones de los derechos consulares en Estados Unidos en relación con casos susceptibles de ser castigados con la pena capital, situación que la Corte Internacional de Justicia ha resuelto con una decisión, de carácter vinculante, en relación con la causa de los hermanos alemanes Walter y Karl LaGrand.


Por abrumadora mayoría, la Corte Internacional de Justicia decidió, en respuesta a la ejecución de los hermanos LaGrand en el estado de Arizona en 1999, que Estados Unidos había incumplido sus obligaciones en virtud de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares al haber omitido informar a los afectados de su derecho a pedir asistencia consular tras su detención, y que debía proporcionar además los medios que permitiesen la revisión y reconsideración de casos similares.


Amnistía Internacional ha declarado hoy: «Al hacer caso omiso de esta histórica decisión de la Corte Internacional de Justicia, en la que se defienden los derechos consulares de los extranjeros detenidos, Estados Unidos está socavando el imperio de la ley a escala internacional. Ninguna nación que se precie de respetuosa con el derecho internacional puede permitirse desafiar una resolución vinculante de la más alta instancia judicial del mundo».


La organización ha añadido: «Estados Unidos defiende con firmeza los derechos consulares de sus ciudadanos detenidos allende sus fronteras, pero se niega a remediar las violaciones de esos mismos derechos esenciales de fronteras para adentro. ¿Hasta cuándo esperará el mundo a que Estados Unidos obedezca la ley que todas las naciones deben cumplir?»


Lo que destaca en el nuevo informe de Amnistía Internacional, de 13 extensas páginas, es que el caso de los hermanos Karl y Walter LaGrand dista mucho de ser un ejemplo aislado: Ni a uno sólo de los 15 ciudadanos extranjeros ejecutados en Estados Unidos desde 1993 se les informó del derecho que tenían a que se notificase su situación a su consulado y a disponer de acceso a él. Desde el restablecimiento de la pena capital en Estados Unidos, hace ya un cuarto de siglo, se ha condenado a muerte a más de 120 ciudadanos extranjeros de casi 40 nacionalidades distintas. Prácticamente en cada uno de esos casos, las autoridades que practicaron la detención no informaron a esas personas del derecho esencial que tenían a disponer de asistencia consular, lo que ha tenido para los interesados efectos devastadores sobre la calidad de su defensa y el resultado de los juicios a que han sido sometidos.


En el informe se aportan también pruebas claras de que la falta de respeto que Estados Unidos muestra hacia sus compromisos en materia de derechos humanos está aislando cada vez más a este país en la comunidad internacional. Por ejemplo, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó recientemente una resolución por la que se subraya la necesidad de que todos los países protejan los derechos humanos universalmente reconocidos de los emigrantes, y en especial el derecho a la asistencia consular. Sólo un país votó en contra: Estados Unidos.


Amnistía Internacional ha propuesto un plan de 12 puntos que las autoridades estatales y federales estadounidenses deben aplicar de inmediato parta salvaguardar el derecho universal a la asistencia consular y para remediar las violaciones de esos derechos en casos relacionados con la pena capital. Las recomendaciones clave son tres:


● Los fiscales no deben impedir la presentación de recursos en los que se solicite la celebración de vistas judiciales para analizar la posible violación de derechos consulares, y muy especialmente en procesos en los que se pueda llegar a imponer la pena de muerte.


● El Departamento de Estado (Ministerio de Asuntos Exteriores) debe promover activamente la conmutación de las condenas de muerte en todos los casos en que no se informó sin demora de sus derechos consulares a los extranjeros que pueden ser ejecutados de forma inminente.


● Las instituciones legislativas de cada uno de los estados de la Unión, además del Congreso estadounidense, deben aprobar las leyes pertinentes en las que se requiera el pronto y pleno cumplimiento de las disposiciones de la Convención de Viena para todos los detenidos extranjeros, incluida la organización de procedimientos de formación para los organismos encargados de hacer cumplir la ley y la disposición de las sanciones pertinentes para su incumplimiento.


Amnistía Internacional concluye: «Mientras Estados Unidos se niegue primero a remediar las violaciones de los derechos consulares de los extranjeros condenados a muerte, este país jamás llegará a cumplir las obligaciones vinculantes que tiene contraídas en virtud del derecho internacional. Este temerario desafío a una decisión de la Corte Internacional de Justicia pone en peligro los derechos humanos de todos los extranjeros detenidos, incluidos los ciudadanos estadounidenses en esa situación fuera de las fronteras de su país.


Información general


El caso del ciudadano mexicano Gerardo Valdez Maltos ejemplifica claramente el incumplimiento estadounidense de la decisión de la Corte Internacional de Justicia. Pese a que las autoridades de Oklahoma conocían la nacionalidad del detenido desde el mismo momento en el que lo privaron de libertad en 1989, a Valdez no le informaron en ningún momento de sus derechos consulares y las autoridades mexicanas no llegaron a saber nada de su condena de muerte hasta transcurrida más de una década.


Hace dos meses, la propia Junta de Indultos y Libertad Condicional del estado de Oklahoma recomendó la conmutación de la condena de muerte de Valdez argumentando que, gracias a la asistencia consular mexicana, habían salido a la luz nuevas y esclarecedoras pruebas sobre el caso. Tras consultar al gobierno federal, el gobernador Frank Keating se negó luego a ejercer el derecho de gracia y conmutar la condena capital. Keating ha hecho un mal favor a la decisión de la Corte Internacional de Justicia al declarar que se había proporcionado la posibilidad de una revisión y reconsideración de la sentencia y que la ausencia de asistencia consular no había tenido efecto alguno sobre el resultado del juicio. Ahora la ejecución de Valdez está fijada para el próximo 30 de agosto, tras un proceso en el que el abogado que lo representó, de muy escasa experiencia en estos casos, no llegó a presentar nunca ante el jurado las pruebas de las que se disponía sobre las extensas lesiones cerebrales que padece.



****************************************


Si desean más información, pónganse en contacto con la oficina de prensa de Amnistía Internacional en Londres, Reino Unido, en el número + 44 20 7413 5566 o visiten nuestro sitio web en <http://www.amnesty.org>. Para los documentos y comunicados de prensa traducidos al español consulten la sección «centro de documentación» de las páginas web de EDAI en <http://www.edai.org/centro>.

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO