Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

9 enero 2012

Un tribunal eslovaco falla en contra de la educación segregada

La escuela de enseñanza primaria de la localidad eslovaca de Šarisské Michaľany, en la región de Prešov, debe poner fin a la segregación de alumnos romaníes en aulas separadas según la orden dictada por un tribunal a principios de mes, han dicho Amnistía Internacional y la organización no gubernamental eslovaca Centro por los Derechos Humanos y Civiles.

El 5 de diciembre de 2011 el Tribunal de Distrito de Prešov tomó una decisión histórica al fallar que el centro de educación primaria había discriminado a los alumnos y alumnas romaníes al segregarlos en aulas diferentes sin justificación razonable. El tribunal comunicó su decisión el 3 de enero de 2012.

“Es la primera vez que un tribunal interno de Eslovaquia se enfrenta a la práctica ilegal tan extendida de segregación educativa de alumnos y alumnas romaníes en el país, que afecta a la vida de miles de niños y niñas, y los atrapa en una espiral de pobreza y discriminación”, ha expresado Barbora Černušáková, experta en Eslovaquia de Amnistía Internacional.

“Los alumnos y alumnas romaníes de la escuela de educación primaria de Šarisské Michaľany van a empezar el nuevo trimestre en clases separadas, pero la situación cambiará dentro de poco. El centro debe tomar medidas inmediatas para que los estudiantes romaníes puedan disfrutar de una enseñanza con los mismos estándares de calidad que el resto de alumnos y alumnas en clases integradas”, ha afirmado Stefan Ivanco, del Centro por los Derechos Humanos y Civiles.

La escuela de enseñanza primaria de Šarisské Michaľany lleva años organizando aulas separadas en plantas diferentes del edificio a las que únicamente acuden niños y niñas de origen romaní. La situación de segregación aumentó durante el curso escolar 2008/2009, cuando el centro educativo trasladó a estas aulas separadas al resto de alumnos y alumnas romaníes que anteriormente habían asistido a clases integradas junto a otros estudiantes de la población mayoritaria.

El proceso judicial contra la escuela lo inició el Centro por los Derechos Humanos y Civiles en junio de 2010. La ONG alegó que la educación segregada de niños y niñas romaníes en aulas separadas representaba una grave forma de discriminación ilícita basada en el origen étnico de los estudiantes, así como la violación de su derecho a una educación no discriminatoria. Amnistía Internacional intervino por escrito en el caso, destacando que la separación de niños y niñas romaníes en aulas segregadas exclusivamente para alumnos de esta etnia constituía una violación del derecho a recibir un trato igualitario y de la prohibición de discriminación según el derecho internacional.

El Tribunal de Distrito de Prešov desestimó los argumentos presentados por el centro educativo, que afirmaba que la educación en aulas separadas de niños y niñas romaníes de entornos socialmente desfavorecidos era la única forma de garantizar una educación con los mismos estándares de calidad para todos los alumnos y alumnas. La escuela afirmó que las aulas separadas se habían establecido para permitir que los profesores y profesoras pudieran llevar a cabo una educación más personalizada de estos estudiantes. No obstante, la escuela no ofreció ninguna prueba de los beneficios que los niños y niñas romaníes obtenían de su educación en aulas separadas, y tampoco demostró que esta medida de segregación fuera únicamente temporal y no una práctica a largo plazo.

Asimismo, basándose en varias normas internacionales y regionales de derechos humanos, incluidas sentencias relevantes impuestas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el Tribunal de Distrito afirmó que la práctica de educación segregada llevada a cabo por la escuela viola las obligaciones del país en materia de derechos humanos. El centro educativo está considerando la posibilidad de recurrir la decisión del Tribunal de Distrito.

"Las autoridades de la escuela deben poner fin a todas las formas de segregación y sustituirlas por una educación inclusiva. Puede que se trate de un gran reto, pero no existe otra alternativa si queremos que se respeten por completo los derechos de todos los alumnos y alumnas de la escuela. El centro educativo puede contar con nuestra colaboración a la hora de crear y aplicar un plan para acabar con la segregación interna de acuerdo con la decisión del Tribunal”, ha expresado Stefan Ivanco.

"Las repercusiones de la decisión del Tribunal van mucho más allá de la escuela de enseñanza primaria de Šarisské Michaľany. Es una llamada de atención general a todos los centros educativos eslovacos para que lleven a cabo un enfoque inclusivo en sus políticas, basado en la diversidad étnica, cultural y social de los alumnos y alumnas. Una educación inclusiva en un entorno de diversidad enseña a los niños y niñas a ser amables, tolerantes, considerados y responsables dentro de una sociedad que es inherentemente diversa.”

"Todas las escuelas de enseñanza primaria deben desarrollar un enfoque educativo personalizado que no excluya injustamente a ningún niño o niña de la educación normalizada. Los centros educativos deben contar con el pleno apoyo de los gobiernos locales y nacionales, de acuerdo con sus obligaciones legales nacionales e internacionales.”

Amnistía Internacional y el Centro por los Derechos Humanos y Civiles llevan años expresando su preocupación al gobierno eslovaco ante las enraizadas prácticas discriminatorias y segregadoras de niños y niñas romaníes en las escuelas del país. En septiembre de 2010, Amnistía Internacional recomendó una serie de medidas que el gobierno eslovaco debía llevar a cabo para garantizar que la prohibición de la segregación se cumple y se pone en práctica.

“La decisión del Tribunal contra la educación segregada por motivos de etnia en una escuela concreta debe estimular la actuación de las autoridades eslovacas. Tras la dimisión del gobierno en noviembre de 2011, todos los partidos políticos que compongan el nuevo gobierno tras las elecciones de marzo deben garantizar la erradicación de la sistémica discriminación y segregación que existe en la actualidad en el sistema educativo del país”, ha manifestado Barbora Černušáková, de Amnistía Internacional.

“El cambio real no ocurrirá si no existe una verdadera voluntad política. Hasta ahora hemos visto muy pocas actuaciones por parte de las autoridades eslovacas. 

La responsabilidad de eliminar barreras discriminatorias y alcanzar el éxito en la integración de los niños y niñas romaníes en el sistema educativo normalizado recae en el gobierno eslovaco.”

Más información

Slovakia: School year finishes without any progress towards ending segregation of Romani children
Right to education without discrimination: Policy brief to the Slovak government
Eslovaquia: Abrir las puertas de su futuro. Poner fin a la segregación de niñas y niños romaníes en las escuelas eslovacas
Steps to end segregation in education: Briefing to the government of Slovakia
A tale of two schools: Segregating Roma into Special Education in Slovakia
Still separate, Still Unequal: Violations of the right to education for Romani children in Slovakia

Índice AI: PRE01/008/2012
Región Europa y Asia Central
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress