Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

16 septiembre 2013

Yemení condenado a amputación por robo a mano armada

Las autoridades yemeníes deben conmutar de inmediato la condena de amputación impuesta a un hombre declarado culpable de robo y agresión; así lo ha afirmado Amnistía Internacional.

El Tribunal Penal Especial de Saná impuso la condena de “amputación cruzada” al acusado el domingo, 15 de septiembre. La condena, que puede recurrir, consiste en la amputación de la mano derecha y el pie izquierdo.

“La amputación es un castigo cruel que constituye tortura y, en consecuencia, es delito en virtud del derecho internacional” ha afirmado Philip Luther, director del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África.

“Las autoridades yemeníes deben tomar medidas de inmediato para abolir este castigo brutal.”

La condena dictada el domingo es la primera por amputación registrada en Yemen desde hace más de 10 años.

El hombre fue declarado culpable de tender una emboscada y atacar a un hombre que transportaba dinero en su automóvil. Otros seis hombres fueron condenados a cumplir entre uno y cuatro años de cárcel por bandidaje, robo y formación de banda delictiva.

Tanto la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos prohíben la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos y degradantes, incluida la aplicación de castigos corporales. Yemen es Estado Parte en ambos tratados. Pero su Código Penal sigue prescribiendo el castigo corporal –incluidas la amputación y la flagelación– para determinados delitos hudud, establecidos por la ley islámica.

Con arreglo al derecho yemení, la pena de amputación de la mano derecha a la altura de la muñeca se aplica al robo que cumple las condiciones de delito hudud. La reincidencia se castiga con la amputación del pie izquierdo a la altura del tobillo. Cometer el delito por tercera vez comporta 15 años de cárcel.

Asimismo, los tribunales de Yemen incumplen claramente las obligaciones contraídas por su Estado en virtud del derecho internacional al seguir imponiendo el castigo de flagelación.

Los jueces yemeníes tienen amplios poderes discrecionales para imponer castigos corporales, por lo que se teme que puedan hacerlo de manera desigual y discriminatoria hacia los miembros de grupos minoritarios y desfavorecidos.

Información general

El artículo 298 del Código Penal de Yemen prevé imponer el castigo de amputación a “todo el que cometa robo y en esa acción se cumplan las condiciones restantes para ser hudud”. El castigo previsto vulnera el derecho internacional, y además la definición del delito es poco precisa y no establece claramente las condiciones que deben darse para ser un delito hudud. Esto es contrario al principio de seguridad jurídica, que exige que la ley esté formulada con la precisión suficiente para que las personas puedan regular su conducta y es un requisito imprescindible del Estado de derecho.

Los delitos hudud son delitos graves que acarrean penas fijas con arreglo a algunas interpretaciones de la ley islámica.

Índice AI: PRE01/470/2013
Región Oriente Medio y Norte de África
País Yemen
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress