Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

30 abril 2008

Turquía: Respeto a los derechos y a la seguridad de los manifestantes

La víspera de las manifestaciones previstas para el 1º. de mayo en muchas ciudades turcas,
Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades turcas que garanticen que se respeta el
derecho a la libertad de reunión pacífica y que los funcionarios encargados de hacer cumplir la
ley emplean la fuerza sólo cuando sea estrictamente necesaria y en la medida en que lo exija el
cumplimiento de sus obligaciones.   
 
En una carta dirigida al ministro del Interior, Besir Atalay, Nicola Duckworth, director del
Programa de Europa y Asia Central de la organización de derechos humanos, manifiesta: 
 
“El derecho a celebrar manifestaciones pacíficas está protegido por el derecho de reunión
pacífica en la legislación internacional de derechos humanos. Las limitaciones de este derecho
sólo deben ser las previstas en la ley y necesarias en una sociedad democrática para la
protección de la seguridad nacional o el orden público o para la protección de los derechos y
libertades de terceros.”
 
A Amnistía Internacional le preocupa que en varios casos recientes se ha violado el derecho a la
libertad de reunión pacífica, se ha hecho un uso excesivo de la fuerza contra manifestantes y se
hayan podido infligir torturas u otros malos tratos a manifestantes detenidos. Entre estos casos
figuran los siguientes:

  • Tanto durante como después de una manifestación pacífica celebrada en Estambul el 1
    de mayo de 2007, la policía empleó bastones y gas lacrimógeno para dispersar a los
    manifestantes. Treinta y ocho personas presentaron una denuncia penal en la que
    alegaron que la policía les había causado lesiones en la manifestación. Sin embargo, el
    12 de marzo de 2008, el fiscal jefe resolvió que la fuerza fue legal porque la
    manifestación no había sido autorizada por las autoridades. Esta decisión es contraria al
    requisito de que la fuerza empleada por los funcionarios encargados de hacer cumplir la
    ley sea proporcional, con independencia de si la reunión ha sido o no autorizada.
  • Las autoridades del sureste del país prohibieron las celebraciones del Newroz/Nevroz
    después del 21 de marzo de 2008, decisión arbitraria y que no representa una
    restricción legítima de la libertad de reunión. El Newroz/Nevroz es la festividad
    tradicional del nuevo año en el calendario persa, en la que se conmemora la llegada de
    la primavera el equinoccio del 21 de marzo, y es celebrada sobre todo por la comunidad
    kurda de Turquía. En los enfrentamientos violentos que siguieron, la policía empleó la
    fuerza para dispersar a los manifestantes en las ciudades donde se había impuesto la
    restricción, y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley hicieron un uso
    excesivo de la fuerza, que incluyó el empleo de balas de plástico y munición real que
    causaron heridas a varias personas y la muerte de tres. Las imágenes emitidas por
    televisión mostraron a funcionarios encargados de hacer cumplir la ley golpeando
    brutalmente a manifestantes.
  • Durante las manifestaciones violentas que se llevaron a cabo en varias localidades y
    ciudades, y sobre todo en Diyarbakir, en marzo de 2006, perdieron la vida 10 personas,
    entre manifestantes y espectadores, cuatro de ellas menores de edad. Hubo denuncias
    generalizadas de tortura u otros malos tratos bajo custodia policial. Tras las protestas de
    Diyarbakir, los fiscales iniciaron 34 investigaciones sobre denuncias de tortura u otros
    malos tratos y, según los informes, el Ministerio del Interior abrió 72 investigaciones
    administrativas. Sin embargo, más de dos años después de los incidentes, no se ha
    abierto ningún auto de procesamiento contra ningún miembro de las fuerzas de
    seguridad  en relación con las denuncias de tortura, ni tampoco en relación con los
    disparos letales efectuados durante las manifestaciones.
     
    “Las denuncias sobre el uso excesivo de la fuerza por la policía contra manifestantes y detenidos
    no suelen investigarse como deberían: sin dilación y de forma imparcial y efectiva. Esto alimenta
    la impunidad de hecho para las violaciones de derechos humanos que cometen los funcionarios
    encargados de hacer cumplir la ley”, declaró Nicola Duckworth.  

 

Información complementaria 

La actuación policial en las manifestaciones debe atenerse a los principios establecidos en los
Principios Básicos sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por los Funcionarios
Encargados de Hacer Cumplir la Ley, de la ONU:

  • Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley utilizarán en la medida de lo posible
    medios no violentos antes de recurrir al empleo de la fuerza y de armas de fuego. Podrán
    utilizar la fuerza y armas de fuego solamente cuando otros medios resulten ineficaces o
    no garanticen de ninguna manera el logro del resultado previsto.
  • El principio de emplear la fuerza mínima necesaria para alcanzar el objetivo legítimo
    debe mantenerse con independencia de si la manifestación ha sido autorizada o no por
    las autoridades.
  • Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley podrán utilizar armas de fuego
    cuando no se puedan utilizar medios menos peligrosos y únicamente en la mínima
    medida necesaria, en defensa propia o en defensa de terceros cuando haya peligro
    inminente de muerte o lesiones graves.
  • Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley ejercerán moderación cuando el uso
    de armas de fuego sea inevitable, procederán de modo que se presten lo antes posible
    asistencia y servicios médicos a las personas heridas o afectadas y procurarán notificar
    lo sucedido, a la menor brevedad posible, a los parientes o amigos íntimos de éstas.
  • Nunca es permisible que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley sometan a
    personas a tortura u otros malos tratos, que están absolutamente prohibidos en el
    derecho internacional.
  • Las denuncias sobre uso excesivo de la fuerza por parte de funcionarios encargados de
    hacer cumplir la ley deberán investigarse y los responsables deberán rendir cuentas de
    sus actos. 
     

A Amnistía Internacional le preocupa que estas normas no se estén respetando ni durante ni
después de las manifestaciones en Turquía. 

Índice AI: PRE01/132/2008
Región Europa y Asia Central
País Turquía
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress