Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

17 mayo 2010

La ONU debe investigar las violaciones de derechos en Sri Lanka

La ONU debe abrir una investigación independiente sobre las masivas violaciones de derechos humanos cometidas tanto por el gobierno como por las fuerzas de los Tigres de Liberación de Eelam Tamil (LTTE) durante la guerra civil, ha declarado Amnistía Internacional con motivo del primer aniversario del final del conflicto.

La inacción del gobierno ha dejado a las víctimas de violaciones de derechos humanos sin acceso a la justicia, la verdad y a una reparación mientras cientos de miles de srilankeses desplazados al final de un conflicto que ha durado décadas se consumen en campos para personas desplazadas o luchan por reconstruir sus comunidades destrozadas.

“La ONU nunca ha revelado lo que sabe sobre los últimos días del conflicto, no ha reconocido la escala de los abusos que se cometieron, ni ha presionado para que se rindan cuentas”, ha declarado Madhu Malhotra, director adjunto del Programa Regional para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.

“Al final de la guerra, las atrocidades contra la población civil y los combatientes enemigos fueron aparentemente alimentadas por la sensación de que violar la ley no tendría consecuencias internacionales reales.”

En los 12 últimos meses, en lugar de investigar y enjuiciar a los presuntos autores de violaciones cometidas durante la guerra y de ofrecer una reparación a las víctimas, el gobierno srilankés ha encarcelado a sus críticos y reprimido la disidencia.
 
“Muchos miles de civiles perdieron la vida. Sin embargo, los intentos del gobierno de encubrir todo el alcance de las violaciones prohibiendo la observación independiente significan que el número de muertes podría haber sido incluso de decenas de miles”, añade Madhu Malhotra.

Un año después, no hay signos de que la situación de las comunidades civiles atrapadas en el conflicto haya mejorado: Cerca de 80.000 personas siguen viviendo en campos para desplazados y los fondos para su mantenimiento están agotándose.  
El resto de los 300.000 civiles desplazados que han intentado reasentarse siguen siendo vulnerables y luchan por sobrevivir en comunidades donde fueron destruidas las viviendas y la infraestructura.
Miles de personas detenidas por su presunta relación con los LTTE siguen en prisión sin acceso a los tribunales de justicia.
El gobierno continúa ampliando el estado de excepción, restringiendo muchos derechos humanos básicos y la libertad de expresión.
No se ha adoptado ninguna medida significativa para investigar los informes de crímenes de guerra.
Sri Lanka no ha ratificado el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, lo que significa que la Corte no puede actuar contra las personas acusadas de violaciones de derechos si el Consejo de Seguridad de la ONU no le remite la situación.
No obstante, el Consejo de Seguridad ni siquiera ha debatido públicamente la impunidad en Sri Lanka y, por su parte, lo único que ha hecho el Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha sido adoptar una resolución en la que expresa su beneplácito por los esfuerzos del gobierno srilankés al final del conflicto, sin mencionar la necesidad de justicia y de una reparación.
Parte de la razón de esta ausencia de acciones es la firme oposición a la intervención internacional de aliados del gobierno de Sri Lanka como China, la India y miembros del Movimiento de Países no Alineados.
En este primer aniversario del final del conflicto, Amnistía Internacional llama la atención de la comunidad internacional sobre la impunidad que continúa existiendo en Sri Lanka y pide justicia para las víctimas y las familias de quienes perdieron la vida. Para ello, los miembros de la organización celebrarán actos en todo el mundo tanto durante la jornada de hoy como en las próximas semanas.
Información complementaria: El conflicto armado de Sri Lanka
Durante décadas, las fuerzas del gobierno de Sri Lanka y sus socios políticos armados han violado los derechos humanos con impunidad, cometiendo homicidios extrajudiciales, desapariciones forzadas y torturando a tamiles presuntamente relacionados con los LTTE.
Por su parte, los LTTE han lanzado ataques suicidas indiscriminados contra objetivos civiles, como autobuses y estaciones de ferrocarril; han asesinado a políticos y críticos, y han reclutado por la fuerza a menores combatientes.
Las violaciones de derechos humanos y del derecho humanitario alcanzaron su máxima expresión en los últimos meses del conflicto, cuando unos 300.000 civiles desplazados quedaron atrapados entre los bandos en conflicto.
A medida que sus fuerzas se reducían debido a los combates, los LTTE intensificaron el reclutamiento de niños soldados, y también utilizaron a civiles como escudos humanos contra la ofensiva del ejército srilankés, disparando contra las personas que intentaban huir.
Aunque el gobierno srilankés declaró una “zona de no combate” hacia la que encauzó a los civiles, posteriormente la zona resultó afectada por el fuego de artillería, causando la muerte de muchos miles de personas. Los hospitales fueron bombardeados, lo que provocó muertes y heridas entre los pacientes y el personal. Los supervivientes fueron recluidos en los multitudinarios campos para desplazados del gobierno controlados por el ejército,  a donde llegaron heridos, hambrientos y enfermos.
Enlaces (en inglés): http://www.amnesty.org.uk/events_details.asp?ID=1548

Índice AI: PRE01/156/2010
Región Asia y Oceanía
País Sri Lanka
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress