Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

27 julio 2012

Una sentencia histórica confirma que Sudáfrica no puede expulsar a personas en peligro de ser condenadas a muerte

La más alta instancia judicial de Sudáfrica ha confirmado que no puede efectuarse la expulsión de dos personas a Botsuana porque de lo contrario correrían verdadero peligro de ser condenadas a muerte. Amnistía Internacional ha acogido con satisfacción lo que considera una "postura de principios".

En un momento clave en el derecho sudafricano, el Tribunal Constitucional de Johanesburgo rechazó el viernes el recurso presentado por el gobierno contra una sentencia según la cual transferir a Jerry Phale y Emmanuel Tsebe  a Botsuana sin que se garantizara previamente que no se les aplicaría la pena de muerte sería ilegal.

"La sentencia dictada hoy por el Tribunal Constitucional confirma que un Estado que ha abolido la pena de muerte no puede entregar a una persona a otro Estado si existe un peligro real de que se le imponga la pena de muerte”, ha dicho Noel Kututwa, director adjunto del Programa Regional para África de Amnistía Internacional.

"El Tribunal Constitucional es digno de elogio por adoptar constantemente una postura de principios contra la pena de muerte. Además, el Constitucional ha vuelto a demostrar una independencia judicial ejemplar."

"La sentencia demuestra que el gobierno de un Estado que ha abolido la pena de muerte no puede limitarse a lavarse las manos respecto a su posible contribución a penas de muerte que se dictan en otros lugares”, ha añadido Kututwa.

El juez en funciones del Tribunal Constitucional, Raymond Zondo, señala en el fallo que, al aprobar su Constitución, Sudáfrica afirmó su compromiso en todas sus acciones con los derechos humanos de todas las personas y la ilegalidad de expulsar o extraditar a una persona cuando hacerlo equivalga a exponerla a un peligro real de que se le imponga y se le aplique la pena de muerte.

Abordando la “legítima” preocupación del gobierno de que se considere a Sudáfrica “como un refugio de extranjeros ilegales y fugitivos de la justicia”, Zondo afirmó que esta situación no se produciría “si los países que piden la extradición de alguien que se encuentre en la situación del señor Phale estuvieran dispuestos a ofrecer las garantías requeridas”.

"Según el derecho internacional, un Estado abolicionista tiene absolutamente prohibido transferir a una persona que podría ser sometida a pena de muerte a un Estado retencionista, salvo que se hayan conseguido garantías fiables que supriman realmente ese peligro”, ha dicho Kututwa.

El juez Zondo concluyó: “No hay duda de que si el señor Phale fuera expulsado o extraditado a Botsuana correría un peligro real de ser condenado a muerte si fuera declarado culpable."

Amnistía Internacional intervino como amicus curiae en la vista del Tribunal Constitucional y estuvo representada por abogados sudafricanos.

Tanto Phale como Tsebe estaban en busca y captura en Botsuana por el asesinato de sus parejas cuando huyeron a Sudáfrica.

En septiembre de 2011, el Tribunal Superior de Gauteng, en Johanesburgo, falló que Phale y Tsebe –que había fallecido por enfermedad bajo custodia en 2010– no debían ser expulsados.

El motivo por el cual Tsebe continuó incluido en el proceso fue que tanto sus abogados como el Estado deseaban que se viera la solicitud inicial.

La pena de muerte está vigente en Botsuana desde la independencia del país, en 1966. Se trata del único país de África Austral donde siguen llevándose a cabo ejecuciones.

La última fue la de Zibani Thamo, condenado por asesinato, que murió en la horca el 31 de enero de 2012. En Botsuana ha habido ejecuciones todos los años entre 2006 y 2010.

La pena de muerte se aplica en este país a personas condenadas por asesinato, traición, intento de asesinato del jefe del Estado y por los delitos militares de motín y deserción ante el enemigo.

Las ejecuciones suelen llevarse a cabo sin previo aviso, ni siquiera a los familiares de la persona ejecutada, que no pueden asistir a su entierro ni visitar después su tumba.

Índice AI: PRE01/369/2012
Región África
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress