Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

12 junio 2012

Río+20: Basar el desarrollo sostenible en los derechos humanos

Los líderes mundiales se reúnen en una conferencia para analizar la necesidad de una “economía verde”

Los líderes de todo el mundo tienen una oportunidad única de establecer un vínculo genuino entre el desarrollo sustentable y los derechos humanos, señalaron hoy Amnistía Internacional y Human Rights Watch en una declaración conjunta  dirigida a los distintos ministros de Medio Ambiente y Relaciones Exteriores que se reunirán en Río de Janeiro.

Está previsto que diversos jefes de Estado, funcionarios de gobierno y actores no gubernamentales participen entre el 20 y el 22 de junio de 2012 en la Cumbre de la Tierra Río+20, llamada oficialmente Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible.

El objetivo del evento es evaluar los avances logrados respecto de los compromisos asumidos durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992, en la cual se adoptaron los Principios de Río y el “Programa 21”, un modelo para la acción a nivel global, nacional y local sobre un amplio espectro de temas ambientales y de desarrollo.

Son pocos los países que se han adecuado a los Principios de Río, y los avances conseguidos en materia ambiental han sido escasos.

“Los líderes de todo el mundo que asistan a la cumbre de Río deberían asegurar que el desarrollo sustentable se base en el reconocimiento de los derechos humanos”, señaló Jan Egeland, subdirector ejecutivo de Human Rights Watch. “Si bien resulta alentador que el nuevo borrador para el documento final se refiera de manera expresa a los derechos humanos, igualmente no llega a garantizar que se protejan tales derechos”.

Las iniciativas de desarrollo económico que no incorporan obligaciones y principios de derechos humanos pueden incrementar la marginación, la discriminación y la injusticia.

Amnistía Internacional y Human Rights Watch han documentado violaciones de derechos humanos ocurridas en el contexto de proyectos de infraestructura impulsados supuestamente con fines de desarrollo, actividades de industrias extractivas que han expulsado a poblaciones indígenas de las tierras que ocuparon tradicionalmente y políticas de desarrollo que han causado el desalojo forzado de personas que pertenecen a los sectores más pobres.

A poco tiempo de la Primavera Árabe, no podemos negar la importancia de la libertad de expresión, asociación y reunión, el acceso igualitario a información y procesos transparentes, la participación cívica y la rendición de cuentas para el desarrollo sustentable, agregaron Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

El desarrollo sustentable debe además reconocer la relación entre la sustentabilidad ambiental y los derechos humanos.

Los organismos de vigilancia de los derechos humanos y los tribunales internacionales, regionales y nacionales han reconocido progresivamente el daño ambiental como una causal de violaciones de derechos humanos y han establecido de manera inequívoca la responsabilidad del Estado en materia de protección ambiental.

Human Rights Watch ha documentado violaciones del derecho a la salud de grupos vulnerables, incluidos niños que han estado expuestos a productos químicos tóxicos en el contexto de la minería, la producción industrial y la agricultura.

Amnistía Internacional y Human Rights Watch han instado a países de todo el mundo a adoptar las siguientes medidas:

* Reafirmar la obligación jurídica de todos los Estados de respetar, proteger y asegurar el goce de todos los derechos humanos, los cuales son indispensables para el desarrollo sustentable. 

* Reafirmar que las políticas, los proyectos y las prácticas de desarrollo deben reflejar las obligaciones de derechos humanos de los Estados y que la asistencia técnica y financiera debe ser acorde con las obligaciones de derechos humanos. 

* Asegurar que las instituciones financieras internacionales, como el Banco Mundial, aprueben únicamente proyectos que hayan sido objeto de evaluaciones efectivas sobre las posibles consecuencias para los derechos humanos y estén destinadas a mitigar riesgos para los derechos humanos que puedan haber sido identificados durante tales evaluaciones.

* Reafirmar el derecho de acceso a la información. Comprometerse a facilitar la participación efectiva a través de procesos transparentes y protegiendo los derechos de libertad de expresión, asociación y reunión.

* Reafirmar el principio de no discriminación en función de factores como raza, color, sexo, edad, idioma, religión, opinión política o de otra índole, nacionalidad u origen social, propiedad, discapacidad al nacer u otra condición, y comprometerse a trabajar de manera más enérgica a fin de asegurar que la ayuda para el desarrollo sustentable llegue a los miembros más marginados de la sociedad. 

* Promover activamente los derechos de la mujer y la igualdad de género a través de políticas de desarrollo sustentable, que incluyan políticas para asegurar el acceso a servicios e información sobre salud reproductiva.

* Reafirmar los derechos humanos de los pueblos indígenas.

* Reafirmar que las empresas tienen la responsabilidad de respetar los derechos humanos independientemente del lugar donde lleven a cabo sus actividades, ejercer la debida diligencia para evaluar, prevenir y mitigar las consecuencias para los derechos humanos y el medio ambiente, y brindar un recurso accesible cuando se produzcan abusos.

El director de la campaña Exige Dignidad de Amnistía Internacional, Savio Carvalho, dijo al respecto: “A menos que tanto los gobiernos como las empresas y las instituciones internacionales dejen de sacrificar el respeto a los derechos humanos en nombre del desarrollo, no será posible reducir el nivel de marginación, discriminación e injusticia”.

Para obtener más información acerca del trabajo de Human Rights Watch, visite: http://www.hrw.org/topic/business/world-bank-imf

Para obtener más información acerca del trabajo de Amnistía Internacional, visite: http://www.amnestyusa.org/our-work

 

Para obtener más información, comuníquese con las siguientes personas: 

En Río de Janeiro, para Human Rights Watch, Jan Egeland (noruego, inglés, español): +47-468-35-581 (celular); o egelanj@hrw.org

En Nueva York, para Human Rights Watch, Iain Levine (inglés, portugués): +1-212-216-1211; +1-917-497-9852 (celular); o levinei@hrw.org

En Río de Janeiro, para Human Rights Watch, Jessica Evans (inglés): +1-917-930-7763 (celular); evansj@hrw.org. En twitter @evans_jessica

En Londres, para Human Rights Watch, David Mepham (inglés): +44-20-7713-2766; o +44-7572-603-995 (celular); o mephan@hrw.org

En Londres, para Amnistía Internacional, Equipo de Prensa del Secretariado Internacional: +44-207-413-5500 ext. 5729 (oficina), +44-(0)-7961-421-583 (celular), +44-(0)-777-847-2126 (celular para contacto con sector de prensa fuera del horario de atención, es decir, de 7 pm 9 am, hora del meridiano de Greenwich, y durante fines de semana)

 

 

Nota para periodistas

Si desean más información, pónganse en contacto con la oficina de prensa de Amnistía Internacional en Londres llamando al número + 44 20 7413 5566, o escribiendo a press@amnesty.org.

 

Secretariado Internacional, Amnistía Internacional, 1 Easton St., Londres WC1X 0DW, Reino Unido

Índice AI: PRE01/280/2012
Región América
País Brasil
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress