Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

24 marzo 2009

Pena de muerte: 2.390 ejecuciones en 2008 en todo el mundo, el 72 por ciento en China

Amnistía Internacional ha revelado hoy, 24 de marzo de 2009, que el año pasado en Asia fueron ejecutadas más personas que ninguna otra parte del mundo, pues China llevó a cabo más ejecuciones que todos los demás países juntos. En cambio, en Europa sólo un Estado, Bielorrusia, continúa utilizando la pena de muerte.

"La pena de muerte es la forma más extrema de castigo cruel, inhumano y degradante – ha manifestado Irene Khan, secretaria general de Amnistía Internacional. Las decapitaciones, electrocuciones, ahorcamientos, administraciones de inyecciones letales, fusilamientos y lapidaciones no tienen cabida en el siglo XXI.”

El informe Condenas a muerte y ejecuciones en 2008 (ACT 50/003/2009), que ofrece una perspectiva general de la pena de muerte en el mundo, revela que, entre enero y diciembre de 2008, al menos 2.390 personas fueron ejecutadas en 25 países del mundo y al menos 8.864 fueron condenadas a muerte en 52 Estados.

Amnistía Internacional informa también sobre países en los que se impusieron condenas de muerte en juicios injustos, como Afganistán, Arabia Saudí, Irán, Irak, Nigeria, Sudán y Yemen. En el informe se trata la manera discriminatoria en que se aplicó a menudo la pena de muerte en 2008, cuando se impusieron un número desproporcionado de condenas a personas pobres y a miembros de minorías y comunidades raciales, étnicas y religiosas en países como Arabia Saudí, Estados Unidos, Irán y Sudán. Asimismo, el riesgo de ejecutar a inocentes persiste, como muestran los casos de cuatro condenados a muerte que fueron excarcelados en Estados Unidos por haberse demostrado su inocencia.

Muchos condenados a muerte se consumen en duras condiciones de reclusión y soportan penalidades psicológicas. Por ejemplo, en Japón es habitual no informarles de su ahorcamiento hasta la mañana misma en que se lleva a cabo éste, y a sus familias no se les comunica hasta que ya ha tenido ya lugar la ejecución.

“La pena capital no es simplemente un acto, sino también un proceso legalizado de terror físico y psicológico, que culmina con la muerte de la persona a manos del Estado –ha manifestado Irene Khan--. Es preciso ponerle fin.”

La mayor parte del mundo está avanzando en la dirección de la abolición de la pena de muerte, pues sólo en 25 de los 59 países que la mantienen se registraron realmente ejecuciones en 2008. No obstante, Amnistía Internacional ha advertido de que, a pesar de esta tendencia, siguen imponiéndose centenares de condenas de muerte en todo el mundo.

Sin embargo, los avances se vieron menoscabados en 2008 por países como San Cristóbal y Nieves, donde tuvo lugar la primera ejecución llevada a cabo en América, fuera de Estados Unidos, desde 2003, y Liberia, donde se reintrodujo la pena de muerte para los delitos de asalto, terrorismo y secuestro de vehículos.

“La buena noticia es que sólo llevaron a cabo ejecuciones un pequeño número de países, lo que muestra que estamos más cerca de conseguir un mundo sin pena de muerte –ha señalado Irene Khan--. En cambio, la mala es que son centenares las personas que siguen siendo condenadas a muerte y sufriendo en los numerosos países que no han abolido aún formalmente la pena capital.”

Resúmenes regionales

  • * La mayoría de las ejecuciones llevadas a cabo en 2008 tuvieron lugar en Asia, donde 11 países continúan utilizando la pena de muerte: Afganistán, Bangladesh, China, Corea del Norte, Indonesia, Japón, Malaisia, Mongolia, Pakistán, Singapur y Vietnam. China sola fue responsable de casi el 75 por ciento de las ejecuciones del mundo, pues llevó a cabo al menos 1.718, aunque se cree que la cifra fue mucho más alta ya que los datos relativos a las condenas de muerte y las ejecuciones son secreto de Estado. 
  • La segunda región donde más ejecuciones se llevaron a cabo fue Oriente Medio y el Norte de África, con 508. En Irán, la lapidación y el ahorcamiento fueron dos de los métodos crueles e inhumanos utilizados para ejecutar al menos a 346 personas, entre ellas ocho que eran menores de edad en el momento del delito. En Arabia Saudí, donde el método de ejecución suele ser la decapitación del condenado en público, seguida, en algunos casos, de su crucifixión, se ejecutó al menos a 102 personas. 
  • En América, sólo Estados Unidos lleva a cabo ejecuciones de manera constante, siendo 37 las que tuvieron lugar en 2008, principalmente en Texas, donde se realizaron más que en ningún otro estado. La excarcelación de cuatro condenados a muerte en Estados Unidos por haberse demostrado su inocencia situó en más de 120 el número de tales casos publicados desde 1975. El único país de América donde hubo también ejecuciones en 2008 fue San Cristóbal y Nieves, que se convirtió en el primer Estado del Caribe que llevaba a cabo una ejecución desde 2003. 
  • Europa sería “zona libre de pena de muerte” si no fuera por Bielorrusia, donde la pena capital está envuelta en el secreto: la ejecución se lleva cabo mediante un tiro en la nuca, y no se informa a la familia de la víctima de su fecha ni del lugar de enterramiento del cadáver. El ex país soviético llevó a cabo cuatro ejecuciones en 2008 y sigue siendo el único Estado de Europa que mantiene la pena de muerte. 
  • Sólo dos ejecuciones se registraron oficialmente en el África subsahariana en 2008, pero se condenó a muerte al menos a 362 personas. En 2008 se produjo también un retroceso en Liberia, donde se reintrodujo la pena de muerte para los delitos de asalto, terrorismo y secuestro de vehículos.


El informe de Amnistía Internacional Condenas a muerte y ejecuciones en 2008 estará disponible a partir de la 00:01 horas GMT del 24 de marzo de 2009 en www.amnesty.org

La organización ha publicado también varios casos de personas ejecutadas durante 2008 o que se encuentran actualmente condenadas a muerte.

Se pueden concertar entrevistas con la secretaria general de Amnistía Internacional, Irene Khan, y otros expertos, en árabe, español, francés, inglés e italiano.

El informe de Amnistía Internacional Ending executions in Europe: Towards abolition of the death penalty in Belarus, en el que se insta a las autoridades bielorrusas a abolir la pena de muerte, también estará disponible a partir de la 00:01 horas GMT del 24 de marzo de 2009 en http://www.amnesty.org/en/library/info/EUR49/001/2009/en.
 

Para más información o para concertar una entrevista, pónganse en contacto con:
Josefina Salomón: tel. +44 207 413 5562, móvil +44 7778 472 116; jsalomon@amnesty.org
Tom Mackey: tel. +44 207 413 5810, móvil +44 7793 902 348; tom.mackey@amnesty.org

 

Región
País
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress