Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

29 julio 2011

Nicaragua: Candidatos deben priorizar derechos humanos en planes de gobierno

Amnistía Internacional pidió a los candidatos presidenciales nicaragüenses una política de gobierno ante la violencia sexual contra mujeres y niñas y un compromiso a elaborar, en su primer año de gobierno y en colaboración con la sociedad civil, un plan nacional de derechos humanos.

Amnistía Internacional además pidió a los candidatos que los derechos humanos sean una política global y central del nuevo gobierno y que extiendan una invitación permanente a los expertos de Naciones Unidas y del sistema interamericano que velan por los derechos humanos.

El llamado se hizo público al finalizar una visita al país en la que la delegación de Amnistía Internacional mantuvo reuniones con todos los candidatos presidenciales, con excepción de Daniel Ortega, quien no recibió a la organización.

Violencia hacia las mujeres y niñas
En un informe publicado en noviembre pasado, Amnistía Internacional denunció el alarmante número de casos de violencia sexual contra mujeres y niñas menores de 17 años que se registran cada año en Nicaragua.

El informe resaltó la falta de voluntad política de las autoridades de asegurar que los responsables de los abusos fueran castigados.

Según datos de la Comisaría de la Mujer y la Niñez, entre enero y agosto de 2010 se denunciaron 1.259 casos de violación. En dos terceras partes de estos casos, las víctimas eran menores de 17 años.

De acuerdo a cifras oficiales, en el 2010 se recibieron un total de 3.778 denuncias de delitos sexuales y 39 mujeres y niñas fueron asesinadas.

“Cuando vemos la falta de justicia que existe para muchas mujeres y niñas víctimas de violencia sexual en Nicaragua, lo que observamos es la respuesta limitada y a veces descorazonadora del Estado”, dijo Guadalupe Marengo, directora adjunta del Programa de América de Amnistía Internacional.

La falta de justicia es especialmente preocupante cuando se niega justicia en casos como el de Fátima Hernández. En este caso, la Corte Suprema de Justicia publicó recientemente el aberrante dictamen que redujo la sentencia contra su violador, argumentando que a causa de la ingesta de alcohol, este no “pudo controlarse”.

“Las cifras que hemos visto son aún más alarmantes si tenemos en cuenta que la violación y abusos sexuales son delitos poco denunciados, especialmente cuando se cometen contra niñas y cuando los agresores son sus propios familiares.”

Durante la visita, Amnistía Internacional reconoció el aumento de Comisarías para la Mujer que ya suman 59 en todo el país, lo que consideró un paso en la dirección correcta.

“La respuesta oficial del gobierno y del poder judicial a casos de violencia contra mujeres y niñas ha dejado mucho que desear”, dijo Guadalupe Marengo. “El mensaje que no se ha enviado todavía es que la violación nunca es culpa de la víctima.”

La organización de derechos humanos recomendó que para detener estos abusos se requiere un compromiso para que todas las instancias gubernamentales tengan los recursos y la capacitación necesarios para prevenir, atender y reparar actos de violencia contra mujeres y niñas.

Esto incluye recursos y capacitación para la policía, el ministerio público y los administradores de justicia, al igual que campañas de información y programas de sensibilización para educadores y personal de salud y la aprobación de una ley integral contra la violencia de género en la Asamblea Nacional.

Se deben realizar todos los esfuerzos posibles para contribuir a erradicar la violencia de género en Nicaragua, incluyendo aceptar las recomendaciones de todo el sistema internacional e interamericano de derechos humanos y eliminar los artículos del Código Penal que impiden la posibilidad de aborto en caso de violación o cuando la vida de la madre esté en peligro.

Escrutinio internacional y defensores de derechos humanos
Amnistía Internacional también exigió a los candidatos presidenciales que hagan, cuando sean gobierno, una invitación permanente a los mecanismos internacionales de derechos humanos de Naciones Unidas y del sistema interamericano para visitar el país cuando lo deseen, como han hecho ya otros gobiernos de la región.

Hasta la fecha, las autoridades no han respondido a un pedido de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, presentado en marzo pasado, de visitar el país para evaluar la problemática de la violencia contra mujeres y niñas.

También solicitó que reconozcan la legitimidad, y apoyen y promuevan la labor de quienes defienden los derechos humanos como exigen las declaraciones de Naciones Unidas y del sistema interamericano.

“Nada hay que temer del escrutinio y la colaboración internacional y nacional en la defensa y la promoción de los derechos humanos. Quienes defienden los derechos humanos juegan un rol crucial en la sociedad porque contribuyen a una efectiva rendición de cuentas por parte de las autoridades”, dijo Guadalupe Marengo.

Amnistía Internacional ha presentado a las autoridades algunos casos de amenazas e intimidaciones a defensores y defensoras de derechos humanos y ha pedido información oficial sobre éstos.

La Policía Nacional ha dicho a Amnistía Internacional que asegura y asegurará el derecho a la manifestación pacífica en Nicaragua.
        
“Nicaragua ha ratificado importantes tratados internacionales de derechos humanos y por lo tanto tienen el deber y la obligación de cumplirlos”, dijo Guadalupe Marengo.   

Un plan nacional de derechos humanos para Nicaragua
Amnistía internacional pidió a los candidatos que se comprometan a elaborar, en su primer año de gobierno, un plan nacional de derechos humanos.

Este plan nacional debe ser parte de cada instancia del gobierno y debe comenzar con un diagnóstico sobre la situación de violación y respeto a los derechos humanos en el país. Debe ser aprobado por ley para asegurar una discusión informada y debe también recoger indicadores concretos de medición tanto en derechos civiles y políticos como en derechos económicos, sociales y culturales.

Nota para periodistas
Los delegados de Amnistía Internacional visitaron Nicaragua entre el 24 y 29 de julio.

Mantuvieron reuniones con representantes de la sociedad civil, activistas de derechos humanos, mujeres y niñas sobrevivientes de violencia sexual en Managua y León, candidatos a la presidencia y el Congreso, miembros de la Corte Suprema de Justicia, directora de policía y representantes del Ministerio de Salud.   

Entre los candidatos presidenciales, mantuvieron encuentros con:
Licenciado Enrique Quiñónez Tuckler y Diana Urbina – Partido Alianza Liberal.
Fabeo Gadea y Edmundo Jarquin –Unidad Nicaragüense por la Esperanza.
Arnoldo Alemán y Francisco Aguirre – Partido Liberal Constitucionalista.
Roger Guevara y Elizabeth Rojas – Alianza por la República.

Además, tuvieron conversaciones con el diputado José Pallais y la diputada María Dolores Alemán.
 
La delegación estuvo conformada por: Guadalupe Marengo, directora adjunta del Programa de América; Esteban Beltrán, director de AI España; Patricia Kaatee, responsable de políticas de AI Noruega; Marcos Gómez, director de AI Venezuela; Esther Major, investigadora para Centroamérica; Jeremy Bloom, encargado de campañas para Centroamérica y Vittorio Infante, auxiliar de acción para Centroamérica.

Para más información: Josefina Salomón, (+505) 8780 6165, jsalomon@amnesty.org

FIN/


Índice AI: PRE01/374/2011
Región América
País Nicaragua
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress