Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

10 octubre 2013

Luisiana debe poner fin a su campaña de venganza contra Albert Woodfox

Tras la muerte, el viernes de la semana pasada, de Herman Wallace, que llevaba más de 41 años recluido en régimen de aislamiento, Amnistía Internacional ha emprendido una campaña para pedir la libertad de Albert Woodfox, quien fue acusado junto con él y también quedó recluido en crueles condiciones de aislamiento tras los juicios llenos de irregularidades a que fueron sometidos.

"Albert Woodfox lleva decenios recluido en régimen de aislamiento pese a que la causa abierta contra él estuvo basada en pruebas poco sólidas y llena de errores de procedimiento –ha explicado Tessa Murphy, adjunta de investigación y acción del equipo de Estados Unidos de Amnistía Internacional–. Ya basta. El estado de Luisiana debe aceptar el fallo del tribunal federal y excarcelar a Albert Woodfox.”

Albert Woodfox y Herman Wallace fueron declarados culpables del asesinato, en 1972, del guardia de prisiones Brent Miller. No había pruebas materiales que los relacionaran con el delito, sino que la sentencia condenatoria estuvo basada principalmente en el dudoso testimonio de un único testigo a quien se dispensó un trato de favor por prestarlo.

Ambos negaron rotundamente toda relación con el delito, convencidos de que los implicaron falsamente en él por su activismo político en prisión como miembros del Partido de los Panteras Negras.

Un juez federal ha anulado este mismo año la sentencia condenatoria. Sin embargo, Albert Woodfox continúa en prisión, tras haber apelado el estado de Luisiana contra la orden de dejarlo en libertad.

Durante el proceso judicial, que se ha prolongado cuatro decenios, la sentencia condenatoria de Albert Woodfox ha sido anulada tres veces.

“Si no fuera por el empeño del estado de Luisiana en apelar contra estos fallos judiciales, Albert Woodfox sería casi con toda seguridad un hombre libre ya”, ha afirmado Tessa Murphy.

Herman Wallace quedó en libertad la semana pasada, sólo unos días antes de morir de cáncer de hígado. El juez federal que anuló su sentencia condenatoria dijo que el estado cometería desacato al tribunal si no lo excarcelaba de inmediato.

Durante la mayor parte de los últimos 40 años, Albert Woodfox ha estado confinado durante 23 horas al día en una pequeña celda, sin posibilidades de interacción social significativa ni acceso a programas rehabilitación.

El expediente carcelario revela que Albert Woodfox no ha cometido ninguna infracción disciplinaria grave en todos esos años y que no representa ninguna amenaza para sí mismo ni para los demás.

“No hay nada que justifique la crueldad con que el estado ha tratado a Albert Woodfox –ha explicado Tessa Murphy–. Tras una incierta sentencia condenatoria y 40 años de trato cruel, debe concedérsele ya su libertad.”

Índice AI: PRE01/531/2013
Región América
País EE. UU.
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress