Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

3 junio 2013

Los líderes políticos deben cumplir su promesa de aplicar el Tratado sobre el Comercio de Armas

Amnistía Internacional ha retado a los gobiernos a cumplir su promesa de aplicar rápida y rigurosamente el Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA), cuando este acuerdo histórico, que puede salvar vidas, ha recibido hoy, lunes, en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York la firma de 67 Estados.

El TCA prohibirá a los Estados transferir armas convencionales a países donde sepan que serán utilizadas para cometer genocidio, crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra o para facilitar su comisión.

Al menos 500.000 personas mueren todos los años por término medio como consecuencia de la violencia armada y los conflictos armados, y millones más sufren desplazamiento y abusos.

A la primera oportunidad han firmado el histórico tratado países de todas las regiones del globo, incluidos tres de los principales exportadores de armas de mundo, como son Francia, Reino Unido y Alemania, que se espera que lo haga también hoy. Estados Unidos, que es con creces el mayor productor y exportador de armas del mundo, ha afirmado que piensa firmarlo en breve.

“Sin embargo, apenas se ha secado aún la tinta de las firmas de hoy cuando el compromiso de las potencias exportadoras de armas del mundo con respecto al TCA ha quedado ya en entredicho por el empeoramiento de la situación en Siria”, ha señalado Brian Wood, director de la campaña Armas bajo Control y Derechos Humanos de Amnistía Internacional.

“Las declaraciones de apoyo al TCA sonarán falsas si las decisiones de enviar armas a Siria y a otras partes no son consecuentes con los principios del tratado. Se trata de una prueba esencial para que los gobiernos demuestren que están de verdad decididos a aplicar un tratado que da prioridad a los seres humanos y a su seguridad.”

De acuerdo con el tratado, es evidente que el gobierno sirio no puede recibir armas, dado su historial de ataques deliberados contra civiles.

En la actualidad existe un gran riesgo de que las armas suministradas a los grupos de oposición sirios se utilicen para cometer o facilitar más abusos contra los derechos humanos. Mientras persista este gran riesgo no deben suministrarse armas.

La ceremonia de firma del TCA se celebra sólo dos meses después de que la Asamblea General de la ONU aprobara en votación el texto del tratado por abrumadora mayoría, con 155 Estados a favor y sólo 3 (Corea del Norte, Irán y Siria) en contra. El TCA tiene que ser ahora ratificado por 50 Estados para entrar en vigor.

“El hecho de haber llegado a este punto representa un logro verdaderamente histórico –ha añadido Wood–. Puesto que han firmado 67 países y muchos más han indicado ya su intención de hacerlo también, está aumentado el impulso necesario para conseguir que el tratado haya entrado ya en vigor al final de 2015 y ayude así a proteger los derechos humanos y a salvar millones de vidas.”

Amnistía Internacional hace campaña desde comienzos de la década de 1990 para conseguir la aprobación de unas normas globales sólidas y jurídicamente vinculantes sobre las transferencias internacionales de armas con que poner freno al flujo de armas convencionales y municiones que fomenta las atrocidades y los abusos.

Millones de personas de todo el mundo han pedido a los gobiernos que acuerden un tratado capaz de proteger vidas.
 
Amnistía Internacional y las organizaciones asociadas con ella continúan presionando a los gobiernos para que firmen, ratifiquen y apliquen estrictamente el tratado lo antes posible.

Índice AI: PRE01/261/2013
Región América
País EE. UU.
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress