Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

26 agosto 2011

Libia: Fuerzas leales a Gadafi matan a detenidos

Amnistía Internacional ha dado a conocer informaciones que indican que fuerzas leales al coronel Muamar al Gadafi mataron a numerosos detenidos que estaban recluidos en dos campos militares en Trípoli los días 23 y 24 de agosto.

Testigos presenciales –detenidos que lograron huir– describieron cómo tropas leales utilizaron granadas y armas de fuego contra decenas de detenidos en uno de los campos, en tanto que guardias del otro campo mataron a tiros a cinco detenidos a los que tenían recluidos en régimen de aislamiento.

“Las fuerzas leales a Gadafi deben poner fin de inmediato a este tipo de homicidios de cautivos, y ambas partes deben comprometerse a garantizar que no se infligen daños a las personas detenidas que están bajo su custodia”, ha afirmado Amnistía Internacional.

“Aunque el coronel Gadafi está acorralado, y la Corte Penal Internacional ha dictado una orden de detención en su contra por cargos de crímenes de lesa humanidad, sus tropas continúan actuando con un flagrante desprecio por la vida humana y el derecho internacional humanitario.”

Constituye un crimen de guerra el hecho de que cualquier parte en un conflicto mate o torture a prisioneros.

Fuga de Khilit al Ferjan

Detenidos que escaparon de un campo militar en Khilit al Ferjan, en el suroeste de Trípoli, describieron cómo, al anochecer del 23 de agosto, unos 160 detenidos comenzaron a huir del hangar metálico en el que estaban recluidos. Dos guardias les habían dicho que las puertas no estaban cerradas con llave.

Cuando los detenidos intentaban abrirse paso por las puertas del hangar, otros dos guardias abrieron fuego y arrojaron cinco granadas de mano contra el grupo. No se sabe con certeza cuántos sobrevivieron, pero según los datos de que dispone Amnistía Internacional, al menos 23 detenidos lograron escapar, entre ellos cuatro que recibieron tratamiento médico en un hospital de Trípoli.

Hussein al Lafi, de 40 años de edad y padre de cinco hijos, originario de Al Zawiya, sobrevivió. Hussein contó a Amnistía Internacional cómo sus tres hermanos murieron mientras intentaban escapar:

“Yo estaba junto a la puerta cuando advertí la presencia de dos guardias. Abrieron fuego de inmediato, y vi que uno de ellos llevaba en su mano una granada. Unos segundos después, oí una explosión, y a continuación otras cuatro. Caí al suelo boca abajo; otros cayeron encima de mí y pude sentir su sangre caliente. No pude ver nada a causa del humo. La gente gritaba y se oyeron muchos más disparos.”

“Cuando por fin cesaron los disparos, me levanté y comencé a buscar a mis hermanos. Primero vi el cuerpo de Jamal [de 44 años]. Estaba muerto. Luego encontré a Osama [de 31 años], que todavía hablaba. No lo consiguió; tenía un disparo en el corazón y otras heridas en la pierna. Mi hermano Mohamed [de 52 años] tampoco murió inmediatamente. Intenté detener la hemorragia que tenía en el muslo, pero no lo conseguí. Después escapé con otras tres personas por la parte posterior del hangar. No tengo la menor idea de lo que sucedió con los cuerpos de mis hermanos.”

Hussein al Lafi y sus tres hermanos fueron apresados por soldados leales al régimen en su granja de Al Zawiya el 29 de junio por considerarlos sospechosos de apoyar a la oposición. Hussein afirmó que durante su detención fueron golpeados con frecuencia.

Otro ex detenido en Khilit al Ferjan, Akram Mohamed Saleh, llevaba unos dos meses recluido en el hangar. Durante su fuga, sufrió una herida de bala en la pierna izquierda, así como heridas en la cabeza debido a las explosiones de granadas.

Saleh y otros 19 detenidos lograron escapar, y al menos cuatro de ellos solicitaron tratamiento médico en un hospital de Trípoli.

Saleh contó a Amnistía Internacional: “Me encontraba en estado de shock cuando explotaron las granadas. Había tanta confusión a mi alrededor, tanto humo por todas partes, personas pidiendo ayuda a gritos e intentando huir. Vi decenas de cuerpos, y estaba cubierto de sangre y de carne humana”.

Homicidios en Qasr Ben Ghashir

El 24 de agosto, a cinco kilómetros de distancia, en el campo militar de Qasr Ben Ghashir, guardias leales al coronel Gadafi mataron a tiros a cinco detenidos a los que tenían recluidos en celdas de aislamiento. Formaban parte de un grupo de unas 75 personas capturadas durante el conflicto que estaban recluidas en el campo militar.

Algunos ex detenidos contaron más tarde a Amnistía Internacional que habían oído cómo los guardias abrían cinco de las celdas y poco después se oyeron disparos.

Los detenidos fueron presa del pánico y salieron de sus celdas por miedo a estar a punto de ser ejecutados. Cuando salieron, los cinco guardias de servicio habían huido del lugar de los hechos, dejando allí los cuerpos de las cinco víctimas.

Entre ellos figuraban tres hombres originarios de Zliten, ciudad situada entre Trípoli y Misrata, y dos médicos. Se cree que uno de los doctores es Ali al Darrat, de Misrata, que fue hecho prisionero cerca de la frontera oriental en julio y del que no se había vuelto a tener noticia.

Algunos ex detenidos contaron a Amnistía Internacional que, en los días anteriores a los homicidios, los guardias prometieron que todos los detenidos serían liberados antes de las festividades de Eid al Fitr a finales de agosto.

Según los informes, los campos de Khilit al Ferjan y Qasr Ben Ghashir fueron utilizados por la brigada Khamis Katiba, capitaneada por Khamis al Gadafi, hijo del coronel Gadafi.

Índice AI: PRE01/422/2011
Región Oriente Medio y Norte de África
País Libia
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress