Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

24 octubre 2012

Kenia: Hay que investigar el uso de fuerza excesiva y retirar los cargos contra quienes defienden los derechos humanos

Los cargos falsos contra un grupo de defensores y defensoras de los derechos humanos de Kenia, entre los que se encuentran personal y voluntarios de Amnistía Internacional, deben ser retirados. Así lo ha manifestado la organización en vísperas de una comparecencia judicial que tendrá lugar en Nairobi el jueves.

Amnistía Internacional pide asimismo que se investiguen los malos tratos contra activistas a manos de la policía.

“El gobierno debe transmitir a la policía un mensaje claro de que los malos tratos y las detenciones indebidas son inaceptables”, ha manifestado Sarah Jackson, directora adjunta del Programa para África de Amnistía Internacional.

Los siete defensores y defensoras de los derechos humanos y activistas comunitarios se enfrentan a cargos de incitación a la violencia y conducta desordenada.

Los cargos de incitación a la violencia están relacionados con una protesta que tuvo lugar el 14 de octubre de 2012 y en la que dos acusadas –Gakii Kiogora y Minica Otieno Hamisi– ni siquiera estuvieron presentes.

En la protesta en cuestión, la policía disparó balas de goma contra los entre 200 y 250 manifestantes que se habían congregado ante la comisaría de policía de Humura, en la capital de Kenia, Nairobi, para protestar por la creciente inseguridad que se vivía en los últimos meses en el asentamiento precario de Mathare.

No hay indicios de que la protesta fuera violenta, pero la policía utilizó balas de goma e hirió a tres personas, en lo que constituyó un uso innecesario e ilegal de la fuerza.

“La Autoridad Independiente de Supervisión de la Policía debe llevar a cabo una investigación independiente sobre este incidente, y los policías que usaron o dieron la orden de usar fuerza arbitraria o abusiva contra los manifestantes deben ser procesados”, ha manifestado Sarah Jackson.

Cuatro de los manifestantes –Peter Kariuki, Julius Rusasia, Maren Atieno y Beatrice Karore– fueron acusados de incitación a la violencia el 15 de octubre de 2012 y quedaron en libertad bajo fianza.

Posteriormente, los defensores y defensoras de los derechos humanos que investigaban este incidente fueron detenidos arbitrariamente y sometidos a malos tratos por la policía.

El 17 de octubre de 2012, siete defensores y defensoras de los derechos humanos y activistas comunitarios fueron detenidos cuando acudieron a la comisaría de policía de Pangani para asistir a una reunión previamente acordada con el oficial al mando con el fin de hablar sobre la actuación policial en Mathare.

Entre los detenidos se encontraban Gakii Kiogora, miembro del personal de Amnistía Internacional Kenia, y Minica Otieno Hamisi y Frank Sakwa, voluntarios de Amnistía Internacional Kenia.

Su detención carecía de fundamento. Amnistía Internacional cree que el cargo presentado posteriormente de conducta desordenada es falso.

Los siete detenidos fueron golpeados por un oficial de la policía, que los golpeó con el terminal de radio de la policía. Además, les propinaron patadas en la cabeza, las piernas y los brazos mientras los obligaban a permanecer sentados en el suelo.

El abogado de Amnistía Internacional visitó la comisaría de Pangani, pero no le permitieron acceder a los detenidos. La policía negó tener bajo su custodia a los siete defensores y defensoras de los derechos humanos, cuya detención no constaba en el libro de incidencias.

“Los golpes a defensores y defensoras de los derechos humanos, la detención arbitraria y la negación de acceso a un abogado son hechos escandalosos y absolutamente ilegítimos”, ha manifestado Sarah Jackson.

“El oficial al mando y el agente implicado deben rendir cuentas por actos de detención arbitraria, malos tratos y negación de acceso a un abogado, que violan tanto la legislación de Kenia como el derecho internacional.”

La policía no respondió a los llamamientos de Amnistía Internacional, que pedía una respuesta oficial sobre el uso de la fuerza durante la protesta y sobre la detención y los malos tratos contra los defensores y defensoras de los derechos humanos.

Amnistía Internacional ha presentado una denuncia formal ante la Autoridad Independiente de Supervisión de la Policía, la Procuraduría General, la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía y el director general de la Policía.

“Las autoridades de Kenia deben retirar de manera inmediata e incondicional estos cargos falsos contra defensores y defensoras de los derechos humanos que realizan un activismo pacífico”, ha manifestado Sarah Jackson.

“En su lugar, debe procesarse a los policías que hayan sido responsables de malos tratos y otras violaciones de derechos humanos.”

Información complementaria

En virtud de los Principios Básicos de la ONU sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por los Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley, la policía debe utilizar medios no violentos antes de recurrir al uso de la fuerza y, cuando tenga que recurrir a ella, la fuerza debe ser siempre proporcional a la gravedad de la situación. El uso arbitrario o abusivo de la fuerza o de armas de fuego por parte de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley debe castigarse como delito.

Kenia debe garantizar que todas las denuncias sobre uso de fuerza arbitraria o abusiva, detenciones y reclusiones ilegítimas o arbitrarias y malos tratos de manifestantes se investigan sin demora y a fondo. Los responsables, incluidos los que tengan responsabilidad en la cadena de mando y los que hayan cometido, ordenado, permitido o no impedido esos abusos, deben ser juzgados en procedimientos justos.

Índice AI: PRE01/511/2012
Región
País
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress