Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

21 julio 2009

Jamaica: Crisis de seguridad pública –Datos , cifras y estudios de casos

Datos y cifras 

En 2008 hubo en Jamaica 1.611 asesinatos, cifra que, aunque inferior a la cantidad máxima de 1.674 en 2005, supuso un incremento del 2,3 por ciento respecto a 2007. Además, entre enero y mayo de 2009 fueron asesinadas 628 personas, frente a las 688 del mismo periodo de 2008 (Policía de Jamaica).

Entre 2003 y 2008, un total de 398 menores murieron de forma violenta a consecuencia de luchas entre bandas, secuestros, violaciones y asesinatos. Otros 441 resultaron heridos por arma de fuego (Comisión Interamericana de Derechos Humanos, diciembre de 2008).

En 2008, 94 menores fueron asesinados, frente a los 70 de 2007 (Policía de Jamaica).

La mayoría de los homicidios, a manos tanto de miembros de bandas como de agentes de policía, afectan a los residentes de las zonas deprimidas y socialmente excluidas de los centros urbanos. Los residentes de esas comunidades sufren también los índices más elevados de desempleo y los niveles más bajos de acceso a agua, electricidad y seguridad de tenencia de vivienda.

Entre 1999 y 2009 se informó de tan sólo cuatro condenas de un total de más de 1.700 muertes por arma de fuego. No se ha informado de ninguna condena desde 2006 (Oficina de Investigaciones Especiales, Policía de Jamaica).

Sólo se denuncia ante la policía menos de un tercio de los delitos (Encuesta Nacional a Víctimas de Delitos, hecha pública en enero de 2009).

El informe Public security reforms and human rights in Jamaica estará disponible desde las 00:01 horas GMT del martes 21 de julio en http://www.amnesty.org/en/library/info/AMR38/001/2009/en
La traducción al español se distribuirá más adelante.

Si desean más información, o concertar una entrevista, pónganse en contacto con:
Josefina Salomón, P:+44 207 413 5562, M:+44 7778 472 116, jsalomon@amnesty.org 

Estudios de casos

Anthony Nelson
El 7 de enero de 2009, la policía mató a tiros a Anthony Nelson, de 22 años, e hirió de gravedad a Ricardo Suckoo, de 23. Los hechos ocurrieron en un edificio en construcción en Central Village, St. Catherine, donde los dos hombres trabajaban. Ricardo Suckoo narró a Amnistía Internacional lo sucedido.

Eran más o menos las once y media de la mañana. Estábamos allí sentados, almorzando, cuando llegaron por detrás tres policías que nos preguntaron qué hacíamos allí. Les respondimos que trabajábamos en aquel lugar. A continuación, empezaron a dispararnos. Anthony murió allí mismo. Yo recibí varios balazos: en las manos, en la boca, en un hombro... Me hice el muerto, pero un policía me dio una patada y se dio cuenta de que estaba vivo. Oí a uno de los policías decir: “Tenemos que dejarlo, el carpintero está mirando”. Si el carpintero no hubiera estado en el tejado presenciando la escena, creo que me habrían disparado otra vez.

Los policías nos metieron a mí y al cadáver de Anthony en un furgón y nos llevaron al hospital. Uno de mis colegas trató de subir al furgón con nosotros, pero le echaron abajo de una patada. Entonces siguió al furgón policial con su jeep. Los policías conducían muy despacio; probablemente querían asegurarse de que moría antes de llegar al hospital. Una vez más, creo que me habrían disparado si el jeep no nos hubiera estado siguiendo.

Según el informe de la policía, “un equipo de agentes realizaba una operación especial en la zona de Central Village cuando vieron a tres hombres actuando de manera sospechosa. Al abordarlos, los hombres abrieron fuego contra los agentes, quienes realizaron maniobras para eludir el ataque y devolvieron el fuego. Dos de los hombres resultaron heridos, y el tercero escapó. Se les incautó un arma”.

Ricardo Suckoo estuvo dos semanas hospitalizado después de los disparos. Luego recibió el alta y fue trasladado a la comisaría de Bridgeport. Permaneció bajo custodia una semana, y durante ese tiempo su familia tuvo que atenderle, porque no estaba totalmente recuperado de sus lesiones. Lo acusaron de realizar disparos intencionados y quedó en libertad bajo fianza. En el momento de redactar este informe seguía recibiendo tratamiento médico por sus heridas; el tratamiento incluía sesiones de fisioterapia, aunque el coste era en ocasiones prohibitivo.

Las investigaciones de la Oficina de Investigaciones Especiales y de la Autoridad de Denuncias contra la Policía sobre la muerte de Anthony Nelson no han concluido. En el momento de redactar estas líneas, transcurridos más de seis meses desde los sucesos, los informes forenses y periciales aún no están terminados. Ricardo Suckoo no sabe por qué la policía les disparó. La madre de Anthony Nelson dijo a Amnistía Internacional: “Sé que mi hijo es inocente, así que espero que se haga justicia”.

 

Randall Richards
Randall Richards de 18 años, murió por disparos de la policía en su casa de Kelliman Terrace, Waltham Park Road, Kingston, el 24 de junio de 2008. Sus padres presenciaron lo ocurrido. Su madre dijo a Amnistía Internacional que varios agentes llamaron a la puerta de su casa hacia las cuatro y media de la madrugada. Ella abrió la puerta y los agentes entraron y empezaron a registrar la casa. Los policías entraron en una habitación en la que pasaban la noche dos amigos de Randall Richards. La madre de Randall oyó gritos en la habitación, y luego disparos.

Los policías salieron de la habitación llevando los cadáveres de los dos hombres, y los metieron en un furgón aparcado ante la casa. Randall Richards estaba en la veranda. Los policías volvieron a la casa y lo vieron llorar. Su madre lo vio de pie ante los agentes, con las manos abiertas y levantadas. Le oyó gritarle: “¡Mamá, mamá!”, a lo que uno de los agentes respondió: “¡Calla, nenaza!”. Según el testimonio de la madre, otro policía disparó a continuación contra su hijo, que cayó al suelo. Los agentes llevaron su cadáver al furgón y se marcharon. Según el informe de la autopsia, Randall Richards murió de múltiples heridas de bala.

Según la información publicada en la prensa, la policía estaba llevando a cabo una operación para detener a un hombre buscado por asesinato.

La Oficina de Investigaciones Especiales abrió una investigación sobre la muerte de Randall Richards. En el momento de redactar este informe, más de un año después de su muerte, la policía aún tiene que tomar declaraciones, y los informes forenses y periciales no se han completado.

 

Comunidades de St. Catherine
El 7 y 8 de diciembre de 2008, la televisión jamaicana retransmitió un vídeo que mostraba a los residentes de las comunidades de Gravel Heights y Tredegar Park, en St. Catherine, huyendo de sus casas y cargando sus muebles y otras pertenencias en vehículos. Los miembros de una banda armada habían dado un ultimatum a unos 200 residentes. Según los medios de comunicación, les habían dicho que, si no abandonaban sus casas, los matarían. El vídeo mostraba a unos policías observando cómo huían los residentes, pero sin hacer ningún intento por intervenir. No está claro qué motivó el ultimatum. Algunos comentaristas locales afirmaron que las amenazas formaban parte de una batalla entre dos bandas rivales por el control político de las comunidades. Según otros, el ultimatum estaba relacionado con un intento de extorsión.

Hasta pasado un tiempo de estos sucesos, las autoridades no tomaron medidas para que algunos residentes pudieran regresar a sus casas. Cuando Amnistía Internacional visitó Gravel Heights y Tredegar Park a finales de febrero de 2009, había soldados montando guardia en las comunidades, y en algunas casas vivía gente. Muchas personas habían regresado tras el despliegue de tropas a principios de enero, pero otras habían preferido no regresar, porque temían represalias. “Las casas de los que no querían regresar las quemaron. Quemaron al menos 18 casas”, dijo un residente a Amnistía Internacional. Para mediados de marzo, la mayoría de los residentes habían regresado ya a sus casas. Muchos las encontraron saqueadas.

El informe Public security reforms and human rights in Jamaica estará disponible desde las 00:01 horas GMT del martes 21 de julio en http://www.amnesty.org/en/library/info/AMR38/001/2009/en

Si desean más información, o concertar una entrevista, pónganse en contacto con:
Josefina Salomón, P:+44 207 413 5562, M:+44 7778 472 116, jsalomon@amnesty.org

 

Región América
País Jamaica
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress