Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

17 junio 2010

Israel debe levantar completamente su bloqueo contra Gaza  

El día de hoy, Amnistía Internacional instó a Israel a levantar completa e inmediatamente su bloqueo contra Gaza, el cual impone un castigo colectivo a 1,4 millones de palestinos, violando claramente el derecho internacional.  

El jueves, el gabinete israelí anunció que el bloqueo sería aligerado, permitiendo que más de lo que llama "bienes civiles" pasen al empobrecido territorio, donde 4 de cada 5 personas dependen de la ayuda internacional.  

“Este anuncio deja en claro que Israel no busca terminar su castigo colectivo a la población civil de Gaza, sólo aligerarlo. No es suficiente,” dijo Malcolm Smart, director para Medio Oriente y África del Norte de Amnistía Internacional.  

“Cualquier medida que reduzca la grave crisis humanitaria en Gaza es bienvenida, pero Israel debe cumplir con sus obligaciones bajo el derecho internacional como potencia de ocupación y levantar inmediatamente el bloqueo.”

“Igual de importante que permitir que los artículos entren a Gaza es permitir que las exportaciones salgan de Gaza, y sin embargo esto no se menciona en el anuncio de hoy. Prohibir la gran mayoría de las exportaciones, materias primas y el movimiento de personas ha destruido la economía de Gaza y llevado a su población al desempleo, la pobreza y la dependencia en las agencias de ayuda para sobrevivir. Estos problemas no podrán resolverse mientras dure el bloqueo.”

De acuerdo con la información de los medios, Israel pasará de permitir la entrada en Gaza de una lista de productos a usar una lista de productos que estarán prohibidos específicamente. 

No queda claro qué productos seguirán prohibidos y no se habla sobre permitir el libre movimiento de personas, también un derecho humano bajo el derecho internacional.  

Las restricciones actuales impiden el movimiento de los palestinos a través de los puntos de cruce de Gaza a Israel, salvo contadas situaciones que suelen ser casos humanitarios excepcionales.  

Este cierre dificulta enormemente que los palestinos de Gaza salgan incluso para recibir tratamiento médico necesario y es virtualmente imposible salir por motivos como visitar a parientes cercanos o acudir al trabajo o a la universidad.  

Las autoridades israelíes han presentado varias justificaciones para el bloqueo, diciendo que es una respuesta a los ataques de grupos armados palestinos, una reacción a la detención prolongada del soldado israelí capturado Gilad Shalit, y una manera de presionar a la administración de facto de Hamás.  

Amnistía Internacional ha condenado sin paliativos los disparos de armas indiscriminadas por parte de los grupos armados palestinos hacia el sur de Israel como violación del derecho internacional, pero las medidas que limitan los bienes civiles, la circulación de personas y virtualmente prohíben la exportación tienen como blanco a la población civil en su conjunto y no a los grupos armados en particular.  

“Cualquier restricción impuesta a la circulación de personas y bienes hacia y desde Gaza debe ser proporcionada y no discriminatoria”, dijo Malcolm Smart.  

“Israel puede necesitar el monitoreo de los puntos de entrada a Gaza por razones de seguridad, pero este monitoreo debe dirigirse a los sospechosos de presentar una amenaza para la seguridad, no a toda la población”.

Antecedentes 

En 1967, Israel ocupó la Franja de Gaza, junto con Jerusalén Oriental y el resto de Cisjordania.  Israel ha impuesto restricciones cada vez más severas a la circulación de los palestinos dentro y fuera de Gaza desde principios de los 90, incluyendo su desplazamiento a otras partes de los Territorios Palestinos Ocupados. Esto contradice el principio, adoptado por la comunidad internacional, de que Cisjordania, incluido Jerusalén Oriental, y la Franja de Gaza constituyen una unidad territorial y viola el deber de la potencia de ocupación de garantizar el bienestar de la población ocupada, como estipulan los artículos 27 y 47 del Cuarto Convenio de Ginebra.  

A pesar del retiro de los colonos israelíes que vivían ilegalmente en Gaza en 2005 (el proceso al que Israel se refiere como "plan de desconexión"), las autoridades israelíes han retenido el control del espacio aéreo de Gaza, su frontera terrestre con Israel y sus aguas territoriales, como demostró la reciente acción militar contra la flotilla humanitaria que iba a Gaza en la que nueve activistas internacionales perdieron la vida.  

Después de que Hamás tomó el poder en Gaza en junio de 2007, la política israelí de cierre se reforzó con un bloqueo que restringe la entrada de alimentos, combustibles y otros bienes básicos. El traslado de pacientes médicos dentro y fuera del área también fue restringido y retrasado. Las familias de Gaza no pueden visitar a sus familiares que se encuentran en prisiones israelíes. La situación empeoró con el cierre general del cruce de Rafah (el único punto de cruce de Gaza con Egipto) por parte de las autoridades egipcias. Después de 2007, Rafah fue reabierto sólo intermitentemente para permitir algunos desplazamientos ocasionales.  

Tras la acción militar israelí el 31 de mayo de 2010 contra la flotilla humanitaria en aguas internacionales fuera de Gaza, las autoridades egipcias anunciaron que abrirían el punto de cruce de Rafah "de manera indefinida". Sin embargo, Egipto aún no ha permitido la libre circulación de los palestinos hacia su territorio, y sólo admite a los palestinos que obtuvieron permisos especiales.  

Como potencia de ocupación, Israel tiene la responsabilidad de garantizar el bienestar de los habitantes de Gaza. 

Índice AI: PRE01/202/2010
Región Oriente Medio y Norte de África
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress