Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

9 enero 2012

Irán debe detener la ejecución de un ciudadano estadounidense en un caso de “espionaje”

Irán no debe ejecutar a un ciudadano estadounidense condenado a muerte tras un juicio injusto; así lo ha afirmado hoy Amnistía Internacional, entre manifestaciones de temor de que la ejecución se lleve a cabo en cuestión de semanas.

Amir Hekmati, de nacionalidad iranoestadounidense nacido en Arizona, que había trabajado como traductor de árabe para el Cuerpo de Marines de Estados Unidos, fue acusado de espionaje por la CIA y condenado a muerte por “colaboración con gobierno hostil”. Tiene 20 días de plazo para interponer recurso contra su declaración de culpabilidad y condena.

En contravención del derecho internacional, Hekmati fue recluido sin acceso a abogados ni familiares y sin asistencia consultar tras su detención en agosto de 2011.

Fue obligado a participar en una “confesión” televisada antes de su juicio en diciembre, otra violación más de su derecho a un juicio con las debidas garantías.

“Como otros muchos detenidos en Irán, Amir Hekmati no fue sometido a un juicio justo, y sospechamos del momento y las circunstancias políticas de esta decisión” ha manifestado Ann Harrison, directora interina del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África.

“Sabemos por experiencia que en ocasiones las autoridades iraníes se precipitan en la ejecución de presos políticos –incluso de doble nacionalidad– en momentos políticamente conflictivos, y tememos que ésta se lleve a cabo en cuestión de días o semanas.”

Se ha condenado a muerte a Hekmati en un momento de agravamiento de las tensiones entre Irán y Estados Unidos, entre el anuncio de que Irán ha puesto en marcha el enriquecimiento de uranio y de que Estados Unidos ha endurecido las sanciones contra el país.

En los últimos dos años, las autoridades iraníes han ejecutado a presos políticos en el mes de enero en relación con los disturbios que sucedieron a las controvertidas elecciones presidenciales de 2009.

Estas ejecuciones se perciben en general como advertencias dirigidas a posibles manifestantes de la oposición con antelación a la celebración del aniversario de la Revolución Iraní el 11 de febrero, fecha en que se anima a la población a manifestarse multitudinariamente en apoyo del Estado. Zahra Bahrami, que tenía doble nacionalidad iranoneerlandesa, fue ejecutada por presuntos delitos de drogas en enero de 2011, cuando estaba en espera de juicio por cargos políticos relacionados con los disturbios postelectorales.

Además, en marzo de 2012 están previstas las elecciones al Parlamento, primeros comicios que se celebran desde 2009.

“Este mes, la vida de personas detenidas por motivos políticos y condenadas a muerte en Irán pende de un hilo” ha manifestado Ann Harrison.

Activistas iraníes condenados a muerte

También se enfrenta a su ejecución Gholamreza Khosravi Savajani, presunto simpatizante de la Organización Muyahidín del Pueblo de Irán, quien, según informes, estuvo más de 40 meses recluido en régimen de aislamiento en varios centros de detención de Irán.

Detenido en Kerman el 24 de febrero de 2008, fue condenado a muerte a finales de 2011 tras ser declarado culpable de “enemistad con Dios” (moharebeh) en relación con su presunto apoyo económico a la emisora de televisión Simay-Azadi, afín a la Organización Muyahidín.

Entre el 26 de diciembre de 2010 y el 24 de enero de 2011 se ejecutó en Irán a tres presuntos simpatizantes de la Organización Muyahidín –Ali Saremi, Jafar Kazemi y Mohammad Ali Haj Aghaei– que habían sido declarados culpables de “enemistad con Dios” en relación con sus contactos con la Organización Muyahidín.

El bloguero Vahid Asghari, que había creado sitios web en los que se criticaba al gobierno, fue condenado a muerte el viernes tras un juicio injusto por el cargo de “corrupción en la Tierra”, al parecer por haber organizado una red “pornográfica” contra el islam y el Estado.

Asghari lleva recluido desde mayo de 2008.  En octubre de 2009 afirmó en una carta dirigida a un juez que había sido torturado y obligado a hacer una “confesión” televisada y a acusar de espionaje a un destacado bloguero, Hossein Derakhshan.

Saeed Malekpour, diseñador web de 36 años y con residencia permanente en Canadá, también fue condenado a muerte en un segundo juicio por cargos parecidos, que pueden estar relacionados con el caso de Vahid Asghari. Según informes, en junio de 2011 se revocó una condena de muerte citada anteriormente.

Antes de su detención, durante una visita familiar a Irán en 2008, había creado un programa que permitía subir fotografías a Internet y que posteriormente había sido utilizado para colgar imágenes pornográficas sin su conocimiento. Al parecer, sufrió torturas mientras estuvo recluido en aislamiento en la prisión de Evín durante más de un año.

El gobierno ha reconocido oficialmente que ya se ha ejecutado a 17 personas este año, aunque la información recibida por Amnistía Internacional parece indicar que, sólo en la primera semana del año, al menos 39 personas podrían haber sido ejecutadas.

En diciembre de 2011, Amnistía Internacional puso de relieve una campaña de ejecuciones masivas en Irán a lo largo del año, con más de 600 personas ejecutadas desde el inicio del año hasta noviembre.  La mayoría habían sido condenadas por delitos relacionados con drogas.

El ámbito de aplicación de la pena de muerte en Irán es muy amplio y se piensa que todavía hay miles de personas en espera de ejecución.

La mayoría son presuntos autores de delitos de drogas, pero al menos hay 14 mujeres y hombres, entre los que se encuentra Sakineh Mohammadi Ashtiani, que se enfrentan a morir por lapidación tras haber sido declarados culpables de “adulterio durante el matrimonio”.  El pastor Yousef Naderkhani también continúa recluido en espera de que se dicte sentencia en el nuevo juicio contra él por el cargo de “apostasía del Islam”.

Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en todos los casos por considerar que es la violación máxima del derecho a la vida.

Índice AI: PRE01/010/2012
Región Oriente Medio y Norte de África
País Irán
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress