Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

3 abril 2013

Egipto, Sudán: Es preciso detener los secuestros y el tráfico de refugiados y solicitantes de asilo

Egipto y Sudán deben tomar con urgencia medidas concertadas para impedir que se secuestre a solicitantes de asilo y refugiados en campos de acogida de Sudán para transportarlos a Egipto y someterlos a graves abusos en el desierto del Sinaí, ha manifestado Amnistía Internacional en un nuevo documento. 

Desde hace más de dos años se viene secuestrando a refugiados y solicitantes de asilo en los campos de acogida de Shagarab y sus alrededores, en el este de Sudán, cerca de la frontera eritrea. La gran mayoría son eritreos. Tras su secuestro se los lleva clandestinamente al desierto del Sinaí, en Egipto, donde quedan cautivos de bandas delictivas beduinas hasta que sus familias pagan un rescate por ellos. 

Amnistía Internacional ha recibido reiterados informes sobre el uso de violencia brutal contra estos cautivos en el Sinaí, incluidos violación y abusos sexuales, palizas, quemaduras y otros tratos violentos y crueles. 

Según la información disponible, los captores llaman por teléfono a los familiares de las víctimas mientras ejercen violencia sobre ellas para exigir un rescate, que a menudo asciende a sumas de hasta 30.000 o 40.000 dólares estadounidenses. 

Algunos refugiados y solicitantes de asilo son asesinados al responder sus familias que no pueden pagar el rescate, y otros mueren a causa de lesiones o de las condiciones extremadamente duras de cautividad que soportan. Un adolescente que pasó ocho meses en el Sinaí vio morir a otros siete cautivos durante ese tiempo. 

Amnistía Internacional pide a las fuerzas de seguridad egipcias que investiguen con urgencia los informes sobre refugiados y solicitantes de asilo que viven cautivos en recintos del nordeste del Sinaí. 

“Las autoridades egipcias tienen el deber de proteger a toda persona que se encuentre en su territorio y han de tomar medias urgentes para liberar a todas las que se hallen cautivas y sometidas a terribles abusos en el Sinaí y prestarles de inmediato atención médica y acceso a procedimientos de asilo y apoyo”, ha señalado Claire Beston, investigadora de Amnistía Internacional sobre Eritrea. 

La organización continúa recibiendo información sobre secuestros perpetrados en los campos de acogida de Shagarab y sus alrededores y considera motivo de alarma las medidas de seguridad aparentemente insuficientes que se toman allí. Es preciso mejorar con urgencia la seguridad en los campos. 

“Resulta especialmente preocupante que numerosas víctimas hayan denunciado la complicidad de miembros del Servicio de Seguridad Nacional de Sudán en los secuestros perpetrados cerca de las fronteras de Eritrea y Etiopía. El gobierno sudanés debe investigar todas las denuncias de participación y complicidad de agentes sudaneses y, si hay pruebas suficiente, detener y procesar a los responsables”, ha afirmado Claire Beston. 

Según testimonios recogidos por Amnistía Internacional, los cautivos del Sinaí sufren violencia y crueldad extremas, incluidas reiteradas violaciones y otras formas de violencia sexual y actos como golpearlas, quemarlas con plástico y metal calientes, aplicarles descargas eléctricas, colgarlas del techo o rociarlas con gasolina y prenderlas fuego. 

Un superviviente eritreo describe así lo que le ocurrió a otro cautivo con quien quisieron “dar ejemplo” cuando dijo que su familia no podía pagar:

“Estaba lleno de sangre. Tras más palizas, le arrojaron gasolina encima y lo prendieron fuego. Cuando murió, dejaron el cadáver en el cuarto donde estábamos nosotros hasta que se pudrió y comenzaron a aparecer gusanos. Nos obligaron a todos a sujetarlo por turnos.” 

Amnistía Internacional insta a los gobiernos de Egipto y Sudán a que tomen medidas significativas para llevar ante la justicia a toda persona implicada en delitos de secuestro y tráfico de seres humanos. 

La organización pide también a los países de la ruta del tráfico –que va de Eritrea a Egipto pasando por Etiopía y Sudán– que trabajen en colaboración para poner fin a los secuestros, el tráfico y los terribles abusos y aumenten su participación en las iniciativas de los organismos internacionales para abordar estos delitos. 

No obstante, debe garantizarse que la cooperación regional no menoscaba de ningún modo los derechos ni la seguridad de los refugiados y solicitantes de asilo. 

La mayoría de las víctimas de abusos del Sinaí que han sido liberadas están ahora en Israel, aunque también hay algunas en Egipto y Etiopía. Los países de destino, en especial Israel, deben establecer sistemas transparentes para identificar a las víctimas de tráfico y otros abusos y proporcionarles acceso a servicios médicos, sicosociales y de rehabilitación y a procedimientos justos de asilo.

Índice AI: PRE01/168/2013
Región África
País Sudán
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress