Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

15 noviembre 2009

Estados Unidos debe reformar su política de detención en Afganistán ahora que abre un nuevo centro de detención

(Londres, 15 de noviembre 2009) – El gobierno de Obama debe revisar sus políticas de detención en Afganistán para conformarlas al derecho internacional. Así lo han manifestado hoy, 15 de noviembre, Amnistía Internacional, Human Rights First y Human Rights Watch.

El ejército de Estados Unidos ha recibido hoy a los medios de comunicación y a varias organizaciones no gubernamentales en su centro de detención, recientemente construido pero aún vacío, en la provincia de Parwan, Afganistán.

Las tres organizaciones han instado a Estados Unidos a poner fin a la detención arbitraria en Afganistán y a conformar plenamente las prácticas de detención estadounidenses con el derecho internacional.

Las organizaciones han señalado que Estados Unidos ha realizado recientemente algunos cambios en su política de detención respecto a Afganistán, como proporcionar a los detenidos “información sobre el motivo de su internamiento” y establecer el derecho a citar testigos y a interrogar a los testigos del gobierno.

“Es bien sabido que la población afgana percibe las operaciones de detención estadounidenses como una práctica secreta y sin el proceso debido”, ha manifestado Sahr Muhammed Ally, abogada de Human Rights First. “Estados Unidos debe remediar este problema y tomar la medida fundamental de encuadrar sus prácticas de detención en un marco jurídico adecuado que sea conforme con el derecho tanto internacional como afgano, y que proporcione a los detenidos vías suficientes para impugnar su detención. Esas reformas son un requisito previo imprescindible para lograr una estabilidad a largo plazo en Afganistán mediante el Estado de derecho.”

Las tres organizaciones han instado a los gobiernos estadounidense y afgano a tomar medidas adicionales de inmediato. En particular, han instado a Estados Unidos y Afganistán a establecer un acuerdo público que exponga detalladamente los motivos y los procedimientos de las detenciones estadounidenses de acuerdo con el derecho tanto internacional como afgano.

En la actualidad se está utilizando una ley nacional estadounidense, la Autorización del Uso de Fuerza Militar, como base para las detenciones en suelo afgano.

Esto resulta inadecuado, ya que no reconoce que todas las personas recluidas en Afganistán tienen derecho a la protección jurídica de la ley nacional afgana y del derecho internacional de los derechos humanos, independientemente de que estén bajo el control físico del gobierno afgano o de un gobierno extranjero.

Todas las personas detenidas en Afganistán tienen derecho a unas protecciones mínimas, incluido el derecho a asistencia letrada y a impugnar la base jurídica y factual de su detención ante un tribunal independiente e imparcial. Las reformas estadounidenses aún no otorgan a los detenidos estos derechos.

“El presidente Obama ha tomado algunas medidas para salir del embrollo creado por el gobierno de Bush”, ha manifestado Rachel Reid, investigadora de Human Rights Watch sobre Afganistán. “Pero Estados Unidos, cuando inste al gobierno afgano a respetar el Estado de derecho, tendrá mucha más credibilidad si reforma sus propias prácticas de detención.”

Estados Unidos debe proporcionar transparencia en sus operaciones de detención, permitiendo que la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán, que tiene el mandato legal de visitar los centros de detención en suelo afgano, pueda visitar en privado a detenidos, y que puedan hacerlo también las organizaciones internacionales de derechos humanos. Así lo han manifestado los tres grupos.

El Comité Internacional de la Cruz Roja sí visita a detenidos recluidos durante periodos prolongados bajo custodia de Estados Unidos, pero sus conclusiones son confidenciales.

Estados Unidos debe asimismo facilitar que los grupos de derechos humanos tanto internacionales como afganos observen los procedimientos de la nueva junta de revisión sobre los casos de detenidos.

Los procesos similares de revisión de los casos de detenidos llevados a cabo por Estados Unidos en Irak, Afganistán y Guantánamo incumplieron las normas jurídicas internacionales.

“El centro de detención de Bagram es un símbolo de la forma en que Estados Unidos actúa fuera de un marco jurídico adecuado en Afganistán”, ha manifestado Sam Zarifi, director del Programa de Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.

“Habida cuenta de los auténticos problemas con el sistema judicial afgano existente, los gobiernos de Estados Unidos y Afganistán deben empezar de inmediato a establecer una solución a largo plazo que respete el derecho de los detenidos a que sus casos se vean ante un tribunal de justicia, y a ser puestos en libertad si no son declarados culpables de un delito.”

Para ver el trabajo de cada organización sobre Afganistán:

Amnistía Internacional
USA: government opposes habeas corpus review for any Bagram detainees; reveals 'enhanced' administrative review procedures, Índice : AMR 51/100/2009 (16 de septiembre de 2009).
http://www.amnesty.org/en/library/info/AMR51/100/2009/en

USA: Out of sight, out of mind, out of court? The right of Bagram detainees to judicial review, Índice : AMR 51/021/2009 (18 de febrero de 2009).
http://www.amnesty.org/en/library/info/AMR51/021/2009/en

Human Rights First
http://www.humanrightsfirst.org/us_law/detention/index.aspx

Human Rights Watch
http://www.hrw.org/asia/afghanistan

 

Región Asia y Oceanía
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress