Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

30 enero 2012

Bahréin debe liberar a una activista condenada por escuchar música “revolucionaria”

Las autoridades bahreiníes deben poner en libertad a la primera activista condenada por participar en las manifestaciones de 2011 en favor de la reforma; así lo ha manifestado hoy Amnistía Internacional después de que un tribunal haya desestimado el recurso de la mujer y confirmado la pena de cárcel.
El Tribunal de Casación ha ratificado hoy en la capital, Manama, la condena de 18 meses de cárcel impuesta a Fadhila Mubarak por protestar y escuchar música “revolucionaria”.
“Fadhila Mubarak es una presa de conciencia a la que, según informes, golpearon y torturaron bajo custodia y posteriormente condenaron por falsos cargos en un juicio sin garantías ante un tribunal militar, por defender sus derechos” ha manifestado Hassiba Hadj-Sahraoui, directora adjunta del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África.
“Las autoridades bahreiníes deben ponerla en libertad de inmediato y sin condiciones;  la condena impuesta a Fadhila Mubarak sólo sirve para demostrar la intolerancia de las autoridades y los defectos del sistema de justicia. Además, deben poner en marcha una investigación independiente sobre las denuncias de tortura y procesar a los responsables.”
Fadhila Mubarak fue detenida el 20 de marzo de 2011 cuando dieron el alto a su vehículo, en el que también viajaban su hijo de ocho años y otros dos niños, en un puesto de control próximo a Rifaa, al suroeste de Manama.
Le dijeron que le habían dado el alto por reproducir música que pedía la caída del régimen y le instaron a apagar el sonido.
Cuando ella se negó y solicitó su identificación al agente, la obligaron a salir del vehículo, la golpearon en la cabeza y la detuvieron.
 Llevaron a Fadhila Mubarak a la comisaría de policía de Rifaa. En el interrogatorio, parece ser que varias mujeres policías la golpearon repetidamente por todo el cuerpo. Después fue trasladada a la comisaría de Issa Town, donde recibió más golpes.
El Tribunal de Seguridad Nacional de Primera Instancia, de carácter militar, declaró a Fadhila Mubarak culpable de varios cargos el 17 de mayo de 2011 y la condenó a cuatro años de prisión.
Se enfrentaba a cargos falsos de participación en una reunión ilegal de más de cinco personas y en las protestas ilegales celebradas en la glorieta del Consejo de Cooperación del Golfo (glorieta de la Perla), en el centro de Manama, así como de posesión de CD y folletos de incitación al odio al régimen, y de agredir a un agente de policía tirándole de la camisa.
Fadhila Mubarak no tuvo acceso a un abogado antes del juicio ni en su transcurso, y tampoco después de su condena en primera instancia.
Algunos testigos han contado a Amnistía Internacional que a Fadhila Mubarak siguieron golpeándola en el autobús cuando la llevaban al tribunal.
Su abogado la vio por primera vez en la sede judicial el primer día de la primera vista de apelación, el 25 de mayo de 2011.
Durante la vista, su abogado solicitó un examen forense y también que declarase el agente de policía que la había golpeado en el puesto de control. Ambas solicitudes fueron rechazadas.
El 8 de junio de 2011, tras cuatro vistas de apelación, el tribunal de apelación militar le redujo la pena a 18 meses de cárcel.
Amnistía Internacional no tuvo conocimiento de la historia completa de Fadhila Mubarak hasta que otras reclusas hablaron de su caso cuando salieron en libertad bajo fianza.
Miles de bahreiníes se manifestaron contra el gobierno en febrero y marzo de 2011 para pedir más reformas políticas, libertad, democracia y justicia social. A mediados de marzo se reprimieron brutalmente sus protestas.
Decenas de manifestantes pacíficos perdieron la vida como consecuencia del uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad y el ejército bahreiníes. Se detuvo a cientos de personas, y muchas de ellas sufrieron tortura u otros malos tratos. Se impusieron largas penas de cárcel a varias decenas en juicios injustos celebrados ante tribunales militares.
A mediados de marzo se declaró el estado de excepción, al día siguiente del envío de tropas saudíes a Bahréin para ayudar a sofocar las protestas. Más de 4.000 personas perdieron su puesto de trabajo y se demolieron más de 30 centros de oración chiíes.

Índice AI: PRE01/045/2012
Región Oriente Medio y Norte de África
País Bahréin
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress