Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

15 octubre 2010

Los planes de asentamientos ilegales israelíes amenazan los derechos humanos de los palestinos

Amnistía Internacional ha instado hoy a las autoridades israelíes a que desistan de sus planes de construir 238 nuevas viviendas en los asentamientos israelíes de la Jerusalén Oriental ocupada.

“Las autoridades israelíes deben detener de inmediato la expansión de los asentamientos en Jerusalén Oriental y el resto de la Cisjordania ocupada”, ha dicho Philip Luther, director adjunto del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África.

“La construcción de estas viviendas no sólo contraviene el derecho internacional, sino que también se añade a la larga lista de abusos perpetrados contra los derechos humanos de los palestinos que viven en los Territorios Palestinos Ocupados, incluidos sus derechos al agua y a una vivienda adecuada.”

Está previsto construir las 238 nuevas viviendas en los grandes asentamientos de Pisgat Ze’ev y Ramot, creados en 1984 y 1974 respectivamente. Pisgat Ze’ev tiene ahora más de 40.000 residentes y, como Ramot, depende para el suministro de sus servicios de las autoridades municipales israelíes de Jerusalén.

El plan de construir 80 viviendas en Pisgat Ze’ev y 158 en Ramot, anunciado ayer por el Departamento de Administración de Tierras y el Ministerio de la Construcción y la Vivienda de Israel, ha sido aprobado por el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, según informaron los medios de comunicación israelíes.

Aunque las áreas de Pisgat Ze’ev y Ramot no estaban afectadas por la reciente congelación de la construcción de asentamientos, que excluía Jerusalén Oriental, el derecho internacional considera ilegal toda construcción de asentamientos en territorio ocupado.

Israel se anexionó unilateralmente 70,5km² de tierras ocupadas en Jerusalén Oriental y sus alrededores tras la guerra de 1967.

“La discriminación por motivos de nacionalidad y religión es la característica dominante en la política de asentamientos de Israel”, ha dicho Philip Luther.

“Esta política viola tanto los derechos de los palestinos que viven bajo las leyes civiles en Jerusalén Oriental como los de aquéllos que viven en el resto de Cisjordania, sujetos a las leyes militares israelíes.”

La apropiación y disección de tierras realizada por Israel en Cisjordania, incluido Jerusalén Oriental, ha tenido un efecto devastador en las vidas de los palestinos. En Jerusalén Oriental, el 35 por ciento de las tierras han sido expropiadas para construir asentamientos en los que viven 195.000 israelíes. Mientras, a más de 250.000 palestinos les corresponde sólo el 13 por ciento de Jerusalén Oriental, que ya tiene una alta densidad de edificación.

En el resto de Cisjordania, Israel ha calificado ya aproximadamente el 40 por ciento de la tierra como tierra “estatal”, que a menudo utiliza para asentamientos. Además, un 21 por ciento más de las áreas edificadas de los asentamientos se encuentran en tierras palestinas de propiedad privada.

Las confiscaciones, tomas y apropiaciones de tierras para construir asentamientos, carreteras de circunvalación, la valla/muro e infraestructuras relacionadas, han tenido como consecuencia desalojos forzosos de palestinos.

Según la ONU, sólo en 2009 más de 600 palestinos –más de la mitad de ellos menores– se vieron desplazados de Jerusalén Oriental y el resto de Cisjordania tras ser demolidas sus viviendas por orden de las autoridades de Israel, a menudo a fin de dejar sitio para asentamientos israelíes.

Según las leyes militares israelíes, las familias palestinas desalojadas de sus viviendas no tienen derecho a una vivienda alternativa ni a una indemnización. Por consiguiente, muchas se quedan sin techo y en la indigencia.

“El año pasado, Amnistía Internacional informó sobre las discriminatorias políticas y prácticas hidrológicas de Israel, que niegan a los palestinos su derecho al agua”, ha dicho Philip Luther.

“Hemos documentado reiteradamente la relación entre los asentamientos y la destrucción de las viviendas, cosechas, tierras de cultivos y medios de vida de los palestinos.”

La política israelí de asentar a su población civil en tierras ocupadas viola el cuarto Convenio de Ginebra y está tipificado como crimen de guerra por el Estatuto de la Corte Penal Internacional.

Índice AI: PRE01/345/2010
Región Oriente Medio y Norte de África
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress