Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

19 enero 2010

Angola: Detención de activistas de derechos humanos tras el ataque a la selección togolesa

Amnistía Internacional ha advertido a las autoridades angoleñas de que no emprendan una campaña de represión contra los activistas de derechos humanos. Esta advertencia se ha producido después de que varios activistas fueran detenidos en la región de Cabinda tras el ataque sufrido el 8 de enero por la selección nacional de fútbol de Togo.

Francisco Luemba, destacado abogado y ex miembro de la organización de derechos humanos prohibida Mpalabanda, fue detenido el 17 de enero y acusado de delitos contra el Estado en relación con la publicación, en 2008, de un libro que, según opinan ahora las autoridades, incita a la violencia y la rebelión.

El padre Raul Tati, sacerdote católico, fue detenido el 16 de enero y acusado del mismo delito, mientras que Belchoir Lanso Tati, otro ex miembro de Mpalabanda, fue detenido el 13 de enero, también como sospechoso de delitos contra el Estado. Tanto el padre Tati como Belchoir Lanso Tati han hablado abiertamente sobre las tensiones políticas en Cabinda, donde el Frente de Liberación del Estado de Cabinda (FLEC) lleva encabezando, desde la independencia de Angola en 1975, una campaña armada por la secesión del territorio.

Dos miembros de la delegación de fútbol togolesa y un chófer angoleño murieron el 8 de enero por los disparos que unos hombres armados realizaron contra el equipo de fútbol togolés mientras viajaba en autobús por la provincia de Cabinda. El FLEC se ha atribuido la responsabilidad de este ataque contra los futbolistas, que se dirigían a participar en la Copa Africana de Naciones que se está disputando en Angola.

“Amnistía Internacional pide al gobierno que garantice que este deplorable incidente no se utiliza como excusa para violar los derechos de los ciudadanos de Cabinda mediante detenciones arbitrarias o cualquier forma de trato cruel, inhumano o degradante”, ha manifestado Erwin Van Der Borght, director del Programa para África de Amnistía Internacional.

La organización pide a las autoridades angoleñas que garanticen que se lleva a cabo una investigación exhaustiva e imparcial, conforme con las normas internacionales de derechos humanos, sobre las circunstancias en torno al ataque.

Las personas de las que se determine que son responsables del ataque deben comparecer ante la justicia en un proceso que cumpla las normas internacionales sobre juicios justos.

Mpalabanda, la única organización de derechos humanos que actuaba en Cabinda, fue prohibida en 2006, tras ser acusada de incitar a la violencia y el odio.

La organización había participado en la documentación de las violaciones de derechos humanos cometidas tanto por el gobierno como por miembros del FLEC.

Cabinda es una franja de tierra entre la República Democrática del Congo y la República del Congo. Está reconocida internacionalmente como parte de Angola y produce una parte sustancial de las exportaciones de petróleo del país.

Índice AI: PRE01/016/2010
Región África
País Angola
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress