Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

5 julio 2012

Los Amigos de Siria deben usar su influencia para detener el ciclo de represión y violencia

Hacen falta medidas contundentes para poner fin al ciclo cada vez más sangriento de represión y abusos en Siria, ahora que el conflicto armado amenaza con seguir extendiéndose e intensificándose, ha declarado Amnistía Internacional con motivo de la reunión internacional del Grupo Amigos de Siria que se celebra en París el 6 de julio.

La organización ha pedido la imposición de un embargo de armas inmediato para poner fin a las transferencias de armas al gobierno sirio, que el Consejo de Seguridad remita la situación al fiscal de la Corte Penal Internacional y que se congelen los bienes del presidente Bachar el Asad y de sus colaboradores más próximos.

En medio de informes cada vez más numerosos sobre abusos cometidos por miembros de la oposición armada, los Estados también deben poner fin a las transferencias de armas a la oposición siempre que exista un riesgo sustancial de que sean empleadas para cometer crímenes de guerra u otros abusos contra los derechos humanos.

Amnistía Internacional también pide una presencia  dedicada a la observación de los derechos humanos en Siria para observar, investigar e informar públicamente de los crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y otros abusos graves contra los derechos humanos que cometan todas las partes.

“Hace mucho que ha pasado el momento de limitarse a hablar y hacer borradores sobre la terrible situación de Siria, pues ya han perdido la vida muchas más de 12.000 personas durante los más de 16 meses de protestas y disturbios”, ha declarado Ann Harrison, directora adjunta del Programa Regional de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

El Grupo de Amigos de Siria, encabezado por Francia, Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania y las naciones árabes Arabia Saudí y Qatar, es un grupo de contacto que reúne a funcionarios de organizaciones internacionales y de más de 60 países, incluidos la mayoría de los miembros de la Unión Europea y de la Liga Árabe, que trata de coordinar los esfuerzos de los países occidentales y árabes para poner fin a la violencia en Siria.

“Esperamos que los Amigos de Siria salgan de esta reunión en Francia con un plan claro para poner fin a los crímenes de derecho internacional y garantizar la justicia, la verdad y una reparación completa a las víctimas”, prosiguió Ann Harrison.

“Deben ejercer influencia en el Consejo de Seguridad de la ONU para que remita de una vez por todas la situación a la Corte Penal Internacional, imponga un embargo de armas que detenga la transferencia al gobierno sirio de cualquier tipo de arma y equipo relacionado, y congele los bienes del presidente Bachar el Asad y de sus principales colaboradores.”

Amnistía Internacional cree que cualquier Estado que considere la posibilidad de suministrar armas a los combatientes de la oposición para proteger a la población civil debería realizar una rigurosa evaluación de riesgos basándose en información objetiva, a fin de garantizar que no existe un riesgo sustancial de que esas armas sean empleadas para cometer o facilitar que se cometan crímenes de derecho internacional. Si existe un riesgo sustancial de que las armas vayan a emplearse para cometer crímenes de guerra u otros abusos graves, esas transferencias deben detenerse.

Este criterio —conocido como la regla de oro para regular las transferencias de armas— está en el centro de las negociaciones sobre un Tratado sobre el Comercio de Armas global e integral que se desarrollan actualmente en la ONU, en Nueva York.

La reciente sentencia del Tribunal Especial para Sierra Leona contra el ex presidente de Liberia Charles Taylor sostenía que cualquier funcionario del gobierno u otra persona que proporcione armas a fuerzas gubernamentales o a grupos armados de la oposición sabiendo que existe una probabilidad sustancial de que se emplearán para cometer crímenes de guerra o crímenes de lesa humanidad sería responsable penal de auxiliar e instigar a que se cometan estos crímenes.

Rusia, que junto con China ha vetado en dos ocasiones una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria y es el mayor proveedor de armas del gobierno sirio, ha afirmado que no asistirá a la reunión de París.

Abusos de ambas partes

Aunque la inmensa mayoría de los crímenes han sido cometidos por las fuerzas de seguridad sirias en los más de 16 meses de protestas y disturbios, Amnistía Internacional recibe cada vez más informes sobre abusos graves, incluidos posibles crímenes de guerra, cometidos por algunos miembros de grupos armados de la oposición, como el Ejército Sirio Libre.

Amnistía Internacional está estudiando informes según los cuales miembros de grupos armados de la oposición han sido responsables de ejecuciones sumarias de miembros capturados de las fuerzas de seguridad, así como de otros homicidios ilegítimos, de secuestros se civiles, de torturas y otros malos tratos, del uso de menores en las hostilidades y del uso y almacenamiento temerario de armas.

En situaciones de conflicto armado, todas las partes, incluidos los grupos armados de la oposición, están legalmente vinculados por las normas del derecho internacional humanitario. Las violaciones graves del derecho internacional humanitario constituyen crímenes de guerra.

“Hemos documentado crímenes de lesa humanidad en Siria cometidos desde el comienzo de la represión del gobierno, el año pasado, y con la intensificación de los combates entre las fuerzas estatales y los grupos armados de la oposición en los últimos meses, hay indicios crecientes de que se están cometiendo crímenes de guerra”, declaró Ann Harrison.

“Si el Consejo de Seguridad de la ONU remite la situación de Siria a la Corte Penal Internacional, los responsables de los crímenes de derecho internacional más graves cometidos por ambas partes podrían ser investigados y enjuiciados.”

Amnistía Internacional ha instado a los gobiernos pertenecientes al Grupo de Amigos de Siria a que asuman su responsabilidad compartida de investigar y enjuiciar los crímenes de guerra, los crímenes de lesa humanidad y otros crímenes de derecho internacional cometidos en Siria y a que traten de ejercer la jurisdicción universal sobre estos crímenes en sus tribunales nacionales, en juicios justos sin recurso a la pena de muerte.

Con la creación de equipos internacionales conjuntos de investigación y enjuiciamiento, los gobiernos del Grupo de Amigos de Siria mejorarían la eficacia de las investigaciones, la posibilidad de practicar detenciones y la coordinación de los enjuiciamientos.

La organización ha declarado también que cualquier plan de paz sobre Siria deberá excluir la posibilidad de conceder amnistías o medidas similares por crímenes de derecho internacional.

Índice AI: PRE01/326/2012
Región Oriente Medio y Norte de África
País Siria
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress