Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

29 octubre 2009

Afganistán: El gobierno alemán debe investigar el mortífero ataque aéreo de Kunduz

El gobierno alemán debe iniciar de inmediato una investigación creíble y transparente sobre un ataque aéreo efectuado el 4 de septiembre en Kunduz, Afganistán, que mató a decenas de personas, muchas de ellas civiles, ha manifestado Amnistía Internacional hoy, 29 de octubre de 2009.

El ejército alemán dijo el jueves que la investigación de la OTAN indicaba que el ataque, dirigido contra dos camiones cisterna con combustible secuestrados por combatientes talibanes cinco horas antes, había sido una medida apropiada, aun cuando se hubieran producido víctimas civiles.

La investigación de Amnistía Internacional sobre lo ocurrido en Kunduz (véase más adelante) indica que en el ataque podrían haberse infringido las leyes de la guerra.

“El gobierno alemán tiene que emprender con urgencia una investigación transparente sobre lo ocurrido en Kunduz –ha afirmado Sam Zarifi, director del programa de Amnistía Internacional para Asía y Oceanía–. La OTAN y el gobierno alemán deben mostrar que se rinden cuentas por la pérdida de vidas civiles y probar que tienen la voluntad de investigarla y que establecen el mecanismo necesario para hacerlo.”

Según el ejército alemán, en la investigación de la OTAN no se pudo verificar el número exacto de víctimas. Autoridades locales dijeron a Amnistía Internacional en Kunduz que en el ataque habían muerto 142 personas, de las que al menos 83 eran civiles (véase la lista completa más adelante). Los talibanes mataron al conductor de uno de los camiones durante el secuestro, según agentes de los servicios de seguridad afganos.

El Ministerio de Defensa alemán ha manifestado que analizará el informe de la OTAN y considerará la posibilidad de tomar otras medias si es necesario.


Amnistía Internacional ha reunido testimonios de testigos presenciales que sobrevivieron al ataque y ha realizado entrevistas a Mohammed Razaq Yaqoobi, jefe de la policía local; a funcionarios de la ONU, y a la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán.

“Una vez más, los talibanes no tuvieron en cuenta la vida de los civiles afganos, al ponerlos en la línea de fuego –ha señalado Zarifi–; pero ello no eximía a la OTAN de tomar todas las precauciones posibles para minimizar los daños a los civiles.”

Los talibanes controlan muchos de los pueblos de la zona donde se produjo el ataque aéreo. A los habitantes del cercano pueblo bajo control talibán de Amerkheil les dijeron que podían llevarse el combustible de los camiones cisterna cuando éstos se quedaron atascados al cruzar el río Kunduz.


La investigación de Amnistía Internacional muestra que la OTAN no avisó de manera efectiva a los civiles de la zona de que iba a lanzar un ataque, con lo que puso en peligro su vida.

En algunas circunstancias, los aviones de OTAN vuelan en Afganistán cerca del blanco o hacen disparos de advertencia para que los civiles se alejen. Testigos presenciales del ataque dijeron a Amnistía Internacional que no vieron a los aviones de la OTAN realizar ninguna operación de advertencia antes del ataque de Kunduz.

Un habitante de la zona, Omera Khan, contó a Amnistía Internacional: “Los alemanes podían haber respondido de otro modo al secuestro y prevenir las víctimas civiles. Había gente que había ido a llevarse el combustible que les habían ofrecido los talibanes, y en el momento del ataque no hubo ningún aviso.”


“La OTAN ha intentado mejorar la protección de los civiles con su reciente directiva táctica –ha explicado Sam Zarifi–. Acogemos con satisfacción esta medida, pero aún tiene que establecer un mecanismo creíble de rendición de cuentas para proporcionar resarcimiento. La OTAN debe hacer público su informe de inmediato.”

En 2009 las víctimas civiles han sido en Afganistán más numerosas que nunca desde la caída de los talibanes en 2002.
“Todas las partes en el conflicto deben tomar todas las precauciones posibles para evitar muertes de civiles. La población civil no debe pagar el precio de la conducta ilegítima de uno u otro bando. Es preciso investigar con prontitud y de manera exhaustiva e independiente todas las violaciones del derecho internacional de los derechos humanos y humanitario y llevar a los responsables ante la justicia”, ha afirmado Zarifi.


Información complementaria

La información siguiente, sobre el ataque aéreo efectuado en Kunduz la madrugada del 5 de septiembre de 2009, está basada en investigación de campo realizada por Amnistía Internacional en Kunduz entre el 20 y el 24 de octubre de 2009.

Está basada en entrevistas con familiares de las personas muertas y supervivientes del incidente, testigos presenciales, el jefe de policía de Kunduz y personal de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán y de la oficina de la ONU en Kunduz. Por razones de seguridad, Amnistía Internacional no pudo visitar el lugar mismo del incidente.

Agentes de los servicios locales de seguridad y autoridades locales dijeron a la organización que el ataque aéreo había matado a 142 personas. Las autoridades locales identificaron a algunos combatientes talibanes entre los muertos.

Las autoridades locales facilitaron a Amnistía Internacional una lista de 83 personas muertas en el incidente, señalando que todas eran civiles, sin ninguna relación con los talibanes (véase la lista al final de este comunicado). La organización no puede verificar esta información.

Los talibanes se han hecho con un fuerte punto de apoyo en la zona, particularmente en los pueblos predominantemente pastunes, que tienen una vinculación étnica con el movimiento talibán, también pastún en su mayor parte, del sur del país. Parece que la mayoría de las víctimas del ataque eran de pueblos predominantemente pastunes de los alrededores, pero la lista de civiles muertos facilitada por las autoridades locales incluye los nombres de algunas personas que eran, al parecer, de etnia hazara (la población de Kunduz está formada por miembros de cuatro etnias: pastunes, uzbecos, tayikos y hazaras).


Desarrollo de los acontecimientos

El 4 de septiembre de 2009 por la tarde, los talibanes secuestraron en la carretera de Kunduz a Kabul dos camiones cisterna cargados de combustible, pertenecientes al Equipo de Reconstrucción Provincial alemán, que tiene su sede en Kunduz. Mataron al conductor de uno de los camiones y obligaron al otro a conducir el suyo. Una persona de la oficina de la ONU en Kunduz explicó: “No ha sido la primera vez que los talibanes secuestran camiones cisterna en Kunduz; ha habido otros secuestros de material del Equipo de Reconstrucción Provincial alemán anteriormente”.

Cuando los camiones estaban cruzando el río Kunduz, entre los distritos de Ali Abad y Char Dara, se quedaron atascados en el barro. Los talibanes se acercaron entonces al pueblo más próximo, Amerkheil (situado a unos tres kilómetros), así como a otros dos cuya población consideraban favorable a ellos, para buscar gente que les ayudara a mover los camiones. En Amerkheil consiguieron dos tractores, con los que intentaron tirar de los camiones para sacarlos del río. Como no pudieron, optaron por extraer el combustible y llevarse los camiones vacíos. Cada camión podía contener unos 50.000 litros, según testigos presenciales y habitantes de la zona.

Los talibanes dijeron a los conductores de los tractores de Amerkheil que informaran a los demás habitantes del pueblo de que podían llevarse el combustible. Enseguida corrió por el pueblo y otras partes la voz de que había comestible gratis, y entre las 10 y las 11 de la noche había alrededor de los camiones más de un centenar de hombres y niños, dedicados a sacar el combustible de ellos. Durante todo este tiempo también hubo allí combatientes talibanes armados. El personal de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán dijo a Amnistía Internacional que, según su investigación, había 30 o 40 talibanes presentes, mientras que testigos presenciales y habitantes de la zona explicaron que en ese momento sólo había unos cuantos insurgentes talibanes armados.

Habitantes de la zona que habían estado en el lugar del ataque contaron a Amnistía Internacional que oyeron aviones teledirigidos o pequeños aviones sobrevolando en círculo el lugar mientras extraían el combustible. Los aparatos estuvieron dando vueltas durante más de cuatro horas. Uno testigo presencial dijo a Amnistía Internacional:

”Cuando oímos los aviones volando, todo el mundo tuvo miedo, y alrededor de las diez o las once de la noche la gente empezó a marcharse de allí, pero al ver que los aviones sólamente estaban volando [y no bombardeaban], volvió a por el combustible. Cada minuto que pasaba había más gente, pero después de medianoche el número de personas empezó a bajar, pues muchas habían conseguido combustible suficiente y no tenían recipientes para llevarse más. Eran la una o la una y media de la madrugada cuando los aviones desaparecieron.

[…]

Alrededor de las dos menos cuarto oímos volver a los aviones en nuestro pueblo. Quise llamar a mi hermano, que estaba todavía allí. Sabía que, si los aviones volvían, es que algo malo pasaba, pero al parecer los aviones habían bloqueado las telecomunicaciones y no podíamos comunicar con nuestros familiares para decirles que regresaran. Entonces vi salir del avión un disparo enorme y vi una gran explosión con fuego por todas partes. Lo vi desde nuestro pueblo. Las llamas eran muy altas, y todo el mundo echó a correr hacia allí, porque casi todas las familias tenían a sus hijos y a otros parientes en ese lugar.

[---]
Cuando llegamos allí no veíamos más que llamas y humo. En ese momento eran alrededor de las tres [de la madrugada], y vimos los cadáveres quemados, imposibles de identificar, y otras personas mal heridas, que lloraban. Los aviones reaparecieron, y todo el mundo huyó por miedo a que les atacaran. Algunas personas consiguieron los cadáveres de sus familiares, pero no todas. No podíamos llevarnos a los heridos, porque los aviones seguían volando, y tuvimos que dejarlos allí. Cuando desaparecieron los aviones, por la mañana, muy temprano, regresamos: había muchos cadáveres por todas partes, que no pudimos identificar en ese momento. Luego todos llevamos los cadáveres a los pueblos y tuvimos que enterrar algunos sin saber quiénes eran. Entre los muertos había al menos 20 niños.”

Otro testigo presencial contó a Amnistía Internacional:
“Tras el ataque, cuando llamamos a nuestros parientes y familiares, los teléfonos sonaban, pero nadie contestaba. Fuimos allí y vimos cadáveres por todas partes. Estaban totalmente quemados. Mi hermano estaba herido, y lo llevamos primero al hospital provincial de Kunduz, pero luego vino el CICR y los trasladó [a los heridos] al hospital especial de Kabul para casos de quemaduras [el Hospital de Estighlal]. Murió, porque tenía quemaduras en el 90 por ciento del cuerpo, junto con otras ocho personas que había allí. De las 12 personas que llevaron al hospital, sólo sobrevivieron dos: una a la que amputaron la dos piernas por encima de las rodillas y otra con quemaduras graves y desfigurada.”

Según personas que sobrevivieron al ataque, los aviones no hicieron nada para avisar a la gente congregada en el lugar. En otras circunstancias, los aviones de la OTAN en Afganistán sobrevuelan la zona e incluso hacen disparos de advertencia para avisar a la población local de que se aleje del blanco que va a ser atacado.

En una investigación publicada en la revista alemana Spiegel Online se cita el informe de lo ocurrido que presentó, al parecer, el oficial al mando al Ministerio de Defensa: “ A la 1:51 a.m. decidí dar la orden [de ataque], tras lo cual dos aviones de combate F-15 estadounidenses lanzaron sendas bombas, que alcanzaron a dos camiones cisterna que un grupo de activistas armados talibanes habían secuestrado más de cinco horas antes” Según el informe de Spiegel, “las tripulaciones de los F-15 habían preguntado al coronel alemán y a su controlador de vuelo en Kunduz si debían pasar primero volando con sus aviones sobre los camiones cisterna a poca altura. Tal ‘demostración de fuerza’, como se conoce el método en la jerga militar, habría dado a los civiles la oportunidad de huir”.

Según Spiegel, el Equipo de Reconstrucción Provincial alemán confirmó que la situación suponía una “amenaza inminente” en respuesta a la pregunta de los pilotos. Ninguno de los testigos presenciales del incidente entrevistados por Amnistía Internacional aludió a una acción inminente en el lugar del ataque. Según un miembro del personal de la ONU entrevistado por Amnistía Internacional, la noche del incidente había perfecta visibilidad para todo avión de vigilancia.

El Equipo de Reconstrucción Provincial alemán en Kunduz no ofreció a Amnistía Internacional ninguna información –por razones de confidencialidad, dijo, mientras se realizaba la investigación–. Sí explicó, en cambio, que el ataque ordenado por el mando alemán había sido legítimo, ya que los talibanes querían utilizar los camiones cisterna con explosivos contra el Equipo, y de ahí que se hubiera tomado la decisión de atacarlos. No aclaró por qué se había permitido seguir adelante con el ataque habiendo tantos civiles en las inmediaciones de los camiones.

El jefe de policía de Kunduz dijo a Amnistía Internacional: “La policía de Kunduz encontró restos de armamento ligero, como AK – 47, en el lugar, lo que demuestra que también había allí combatientes talibanes. El gobierno calcula que había entre 50 y 70 talibanes y entre 30 y 40 civiles”.

Tras la investigación, el gobierno dijo que, del número total de personas muertas en el incidente, sólo 30 eran civiles. El gobierno afgano ofreció alguna indemnización al menos a 30 familias de personas muertas en el ataque aéreo.

Lista de presuntas víctimas civiles del ataque aéreo efectuado por orden de la OTAN contra dos camiones cisterna cargados de combustible en Kunduz el 4 de septiembre de 2009

Nº Nombre Nombre del padre Edad Pueblo Distrito

1 Samad Khan Mohd Amand 38 Omerkhiel Chardara

2 Qamaruddin Ghulam Rasoul 19 Omerkhiel Chardara

3 Mohd Amand Mohd Khan 36 Omerkhiel Chardara

4 Mahram Shah Shier Mohd 55 Omerkhiel Chardara

5 Nasir Ahmad Wasfuddin 16 Omerkhiel Chardara

6 Sharafuddin Mohammad 29 Omerkhiel Chardara

7 Hashim Askar Mohd 9 Omerkhiel Chardara

8 Khial Mohd Noor Ali 17 Omerkhiel Chardara

9 Rahmat Jumma Gul 20 Omerkhiel Chardara

10 Hekmatullah Gulabuddin 19 Omerkhiel Chardara

11 Zubari Shah Abdul Qadeer 20 Omerkhiel Chardara

12 Mohd Nabi Abdul Momin 38 Omerkhiel Chardara

13 Asadullah Ahmad 28 Omerkhiel Chardara

14 Abdul Wahab Noorkhan 34 Omerkhiel Chardara

15 Fazil Abdullah 44 Omerkhiel Chardara

16 Askar Gulmir 42 Omerkhiel Chardara

17 Aman Ghafar 43 Omerkhiel Chardara

18 Abdul Rahim Mir Akbar 19 Haji Amanullah Chardara

19 Faiz Mohd Jan Mohd 24 Haji Amanullah Chardara

20 Asadullah Wali jan 20 Haji Amanullah Chardara

21 Hafizullah Haji Noor Ahmad 22 Haji Amanullah Chardara

22 Nasrullah Mohammadullah 18 Haji Amanullah Chardara

23 Masjidi Mirrahman 19 Haji Amanullah Chardara

24 Noor Ali Noor Ahmad 48 Haji Amanullah Chardara

25 Din Mohd Jumma Khan 45 Haji Amanullah Chardara

26 Shamsulrahman Mirrahman 15 Haji Amanullah Chardara

27 Ahmad Shah Dawood 14 Haji Amanullah Chardara

28 Gulabuddin Jamaluddin 4 Haji Amanullah Chardara

29 Ihsanullah Sayed Mohd 6 Haji Amanullah Chardara

30 Jamalluddin Naiem Khan 27 Haji Amanullah Chardara

32 Fazil Abdulrahman 17 Haji Amanullah Chardara

33 Hussien Abdullah 38 Haji Amanullah Chardara

34 Sepas Mohd Dawood 44 Haji Amanullah Chardara

35 Mohd Dawood Mohd Ibrahim 27 Yaqoob Bayee Chardara

36 Mohd Nader Akhter 33 Yaqoob Bayee Chardara

37 Alefuddin akhter 23 Yaqoob Bayee Chardara

38 Mohd Arif Mohd Nader 23 Yaqoob Bayee Chardara

39 Guladdin Sharafuddin 30 Yaqoob Bayee Chardara

40 Pahlawan Hassan Qurban Ali 55 Yaqoob Bayee Chardara

41 Ghafar Pahlawan Hassan 16 Yaqoob Bayee Chardara

42 Mullah Qadam Abdul Mansoor 50 Yaqoob Bayee Chardara

43 Mohd Ali Noor Mohd 38 Yaqoob Bayee Chardara

44 Ibrahim Noor Mohd 28 Yaqoob Bayee Chardara

45 Rahmatullah Mohd Ali 16 Yaqoob Bayee Chardara

46 Sayed Mohd Jalat 40 Yaqoob Bayee Chardara

47 Jumma gul Jalat 25 Yaqoob Bayee Chardara

48 Asadullah Jalat 20 Yaqoob Bayee Chardara

49 Mohammaduddin Abdullah 30 Yaqoob Bayee Chardara

50 Gul Alam Mir Afghan 17 Yaqoob Bayee Chardara

51 Amanullah Firooz 18 Yaqoob Bayee Chardara

52 Jan Mohd Jumma 26 Yaqoob Bayee Chardara

53 Noorullah Jumma 16 Yaqoob Bayee Chardara

54 Khudaidad Abdulwahab 18 Yaqoob Bayee Chardara

55 Hafizullah Abdulwahab 15 Yaqoob Bayee Chardara

56 Amanullah Abdulsalam 28 Yaqoob Bayee Chardara

57 Qudratullah Abdul Dayan 27 Yaqoob Bayee Chardara

58 Rahmatullah Abdul Dayan 14 Yaqoob Bayee Chardara

59 Abdul Salam Abdulwadood 19 Yaqoob Bayee Chardara

60 Guluddin Musa khan 30 Essa Khan Baye Chardara

61 Hukmuddin Musa Khan 27 Essa Khan Baye Chardara

62 Allah Noor Musa Khan 25 Essa Khan Baye Chardara

63 Ahmad Noor Laluddin 17 Essa Khan Baye Chardara

64 Abdul Khalieq Arsala 22 Essa Khan Baye Chardara

65 Noor Mohd Jumma Khan 55 Essa Khan Baye Chardara

66 Mohd Wali A mir Mohd 30 Essa Khan Baye Chardara

67 Ayaz Mohd Wali 13 Essa Khan Baye Chardara

68 Alefuddin Guluddin 30 Essa Khan Baye Chardara

69 Wazir Guluddin 28 Essa Khan Baye Chardara

70 Abdul Bashir Guluddin 18 Essa Khan Baye Chardara

71 Zikrullah Alef Shah 15 Essa Khan Baye Chardara

72 Ajmal Abdulhanan 15 Essa Khan Baye Chardara

73 Ali Mohd Jan Mohd 28 Isa Khel Chardara

74 Abdul Qayum Maida Gul 22 Isa Khel Chardara

75 Amir Gul Kariem 29 Isa Khel Chardara

76 Ibrahim Samander 25 Isa Khel Chardara

77 Azizullah Sayed Ahmaduddin 32 Isa Khel Chardara

78 Noor Alam Salamat khan 24 Isa Khel Chardara

79 Abdulrahim Ghulam Bayee 26 Isa Khel Chardara

80 Mohammad jan Akhter Mohd 33 Isa Khel Chardara

81 Karimak Sayed Amir 26 Isa Khel Chardara

82 Ahmaduddin Sayed Alam 17 Isa Khel Chardara

83 Abdul Baqi Maida Gul 46 Isa Khel Chardara

 

Región Asia y Oceanía
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress