Los 5 principales ejecutores de 2011

Your browser does not have the necessary plugin to display this content.

En 2011, Arabia Saudí, China, Estados Unidos, Irán e Irak encabezaron la lista de Estados con el mayor número de ejecuciones en el mundo. De hecho, China, Estados Unidos e Irán han figurado sistemáticamente entre los cinco principales países ejecutores de los últimos cinco años. En China se lleva a cabo, con diferencia, el mayor número de ejecuciones: al parecer, cada año se ejecuta a miles de personas, una cifra superior al número total de ejecuciones en todo el resto del mundo. En 2011 se registró un importante aumento en las ejecuciones en Arabia Saudí, Irán e Irak.



China

En 2011, el Estado eliminó la pena de muerte para 13 delitos, pero se seguía ejecutando a personas por delitos no violentos como la corrupción y el tráfico de drogas. La aplicación de la pena de muerte se amplió a otras áreas de forma que abarcara más delitos, como obligar a alguien a donar un órgano. En todos los juicios celebrados en China existen deficiencias fundamentales: los tribunales suelen basarse en pruebas extraídas bajo tortura u otros malos tratos, y a las personas acusadas a menudo se les niega el derecho a elegir sus propios abogados.

El ciudadano paquistaní Syed Zahid Hussain Shah, de 36 años, fue ejecutado mediante inyección letal el 21 de septiembre de 2011. En marzo de 2010 lo habían condenado a muerte en Shanghái por tráfico de drogas.

Irán
Irán fue el único país, aparte de China, que ejecutó a cientos de personas en 2011. Al igual que en el caso de China, se cree que la cifra real es muy superior, ya que informes creíbles señalan que se llevaron a cabo centenares de ejecuciones adicionales que no se reconocen oficialmente. De las 360 personas cuya ejecución ha sido reconocida por fuentes oficiales, al menos tres eran menores de edad en el momento de la comisión del presunto delito. El derecho internacional prohíbe estrictamente la ejecución de personas por delitos cometidos cuando tenían menos de 18 años.

El 21 de septiembre, Ali Reza Molla-Soltani, de 17 años, fue ahorcado en público a las 4.44 h. de la madrugada en la plaza Golshahr de la ciudad de Karaj, cerca de Teherán. Había sido condenado a muerte en agosto por apuñalar a un popular atleta –conocido como “el hombre más fuerte de Irán”– durante una disputa de tráfico en julio. Según informes, Ali Reza Molla-Soltani afirmó que se dejó llevar por el pánico y apuñaló a la víctima en defensa propia cuando el atleta lo agredió en la oscuridad.

Arabia Saudí
En conjunto, las ejecuciones en Arabia Saudí ascendieron a más del triple en 2011. Como mínimo fueron ejecutadas 82 personas, en comparación con las 27 de 2010. Al menos una de esas personas fue calificada oficialmente de “menor de edad”. Arabia Saudí fue uno de los escasos países en los que se registró un brusco aumento de la aplicación de la pena capital, tras cuatro años de constante disminución. Muchas de las personas ejecutadas en los últimos años eran ciudadanos extranjeros, en su mayoría trabajadores migrantes de países en desarrollo de África y Asia que se ven afectados de modo desproporcionado por el carácter secreto y sumario del proceso de justicia penal.

El ciudadano sudanés Abdul Hamid bin Hussain bin Moustafa al Fakki fue decapitado en Medina el 19 de septiembre tras ser declarado culpable del cargo de “brujería”.

Irak
En 2011 se ejecutó a al menos 68 personas que, en la mayoría de los casos, habían sido declaradas culpables de pertenencia a grupos armados o implicación en atentados perpetrados por tales grupos, en los que se incluían el asesinato, el secuestro, la violación u otros delitos violentos. Los acusados fueron a menudo condenados a muerte tras juicios que duraron escasos minutos.

El 24 de noviembre de 2011 fueron ahorcados en Irak 12 presuntos miembros de grupos armados de oposición, entre ellos Firas Hassan Fleih al Juburi, Fadhel Ibrahim al Juburi y Haydar Muteb Abdel Qader. Según informes, un tribunal de Bagdad declaró a los 12 hombres culpables con arreglo a la legislación antiterrorista de Irak y los condenó a muerte. Un funcionario afirmó que algunos de ellos habían sido responsables de homicidios cometidos en 2006 en una localidad al norte de Bagdad.

Estados Unidos
Estados Unidos fue el único país del G8, el grupo integrado por las principales economías mundiales, que llevó a cabo ejecuciones en 2011. Sin embargo, el menor apoyo de la opinión pública a la pena de muerte contribuyó a que disminuyese su aplicación.

El ciudadano mexicano Humberto Leal fue ejecutado en Texas en julio de 2011, a pesar de que un tribunal internacional había emitido un fallo vinculante según el cual se había negado al acusado el derecho a solicitar asistencia consular tras su detención.