24 noviembre 2009
Protección para las niñas que trabajan en el servicio doméstico en Haití

Los niños y niñas que trabajan en el servicio doméstico viven con una familia de acogida y realizan tareas domésticas a cambio de comida y alojamiento. Con frecuencia son explotados, sufren malos tratos y se les niega el derecho a la educación, la atención de la salud y la alimentación. La ONU ha dicho que su situación es una forma de esclavitud moderna.

Las niñas corren también un grave riesgo de sufrir abusos físicos y violencia sexual, que es una práctica habitual y generalizada en Haití. Esto afecta sobre todo a las niñas: más de la mitad de las que denuncian haber sido violadas tienen 18 años o menos. Las niñas que trabajan en el servicio doméstico están aisladas del resto de la sociedad, sin que prácticamente nadie se preocupe por su bienestar, y son dependientes de la familia que las acoge, por lo que les resulta difícil liberarse de los abusos. Muchas terminan en la calle, donde se ven obligadas a prostituirse para sobrevivir.

Haití carece de leyes férreas que protejan los derechos de la infancia. Aunque ha firmado tratados internacionales, no los ha integrado en la legislación nacional. Actúa y pide al Parlamento de Haití que proteja a las niñas haitianas que trabajan en el servicio doméstico.

568
acciones emprendidas

Actúa

Campaign has expiredGracias por todo su apoyo, la acción ahora esta cerrada.
663,023
acciones emprendidas
por personas como tú