30 abril 2010
Protección para los migrantes irregulares en México

Cada año, miles de personas cruzan México como migrantes en situación irregular. Llevan consigo la esperanza de una nueva vida en Estados Unidos y huyen de la inseguridad y la absoluta miseria que dejan en sus países. Pero el viaje es duro y peligroso.

El padre Alejandro Solalinde Guerra es un sacerdote católico mexicano que ha dedicado su vida a ofrecer un lugar seguro a las personas migrantes, alejado de las bandas de delincuentes que los explotan y abusan de ellos. A causa de su trabajo, el padre Solalinde ha sido objeto de continuas amenazas e intimidación por parte de funcionarios y bandas locales. Su vida corre peligro.

"El mayor desafío que tengo que superar es el de la intimidación, el acoso y la falta de respeto constantes de personas que no quieren que lleve a cabo mi labor de ayuda a los migrantes. Muchas autoridades locales, bandas de delincuentes y traficantes de droga quieren librarse de los defensores de los derechos humanos; piensan que somos un obstáculo, porque no tienen valores firmes ni entienden la fe y los derechos humanos. A pesar de todos sus esfuerzos para impedirnos llevar a cabo nuestro trabajo, debemos continuar." (Declaración del padre Solalinde a Amnistía Internacional)

El padre Alejandro Solalinde es el coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana Pacífico Sur del Episcopado Mexicano y director de un refugio para migrantes en Ciudad Ixtepec, en el estado de Oaxaca, que se creó para ofrecer asistencia humanitaria a las personas migrantes que necesitan un lugar donde descansar y recuperarse del viaje.

Ha viajado en la red de trenes de mercancías utilizada por las personas migrantes que se dirigen a la frontera norte mexicana, porque afirma que era la única manera de conocer los horrores a los que se enfrentan en su viaje.

El 26 de febrero de 2007 creó el refugio para migrantes de Ciudad Ixtepec, cerca de las vías de ferrocarril por las que viajan las personas procedentes de Centroamérica. Más de 400 migrantes durmieron en el refugio la primera noche, y el flujo de personas ha sido constante desde entonces.

Esta muestra de solidaridad con las personas migrantes ha provocado ataques y hostigamiento por parte de miembros xenófobos de comunidades locales, alentados a menudo por bandas de delincuentes y autoridades locales. El padre Solalinde ha sido objeto de constantes amenazas e intimidación, y las autoridades apenas han hecho nada para protegerlo ni han investigado las amenazas que ha recibido.

El duro viaje de las personas migrantes
La mayoría de los migrantes irregulares proceden de Centroamérica, y muchos inician el peligroso paso por México cruzando desde Guatemala a través de los estados fronterizos de Chiapas o Tabasco. Sólo llegan a la frontera con Estados Unidos quienes sobreviven a uno de los viajes más peligrosos del mundo. Miles de esas personas serán víctimas de palizas, secuestro, violación e incluso asesinato a lo largo del camino, pero sus vidas y muertes permanecen casi siempre ocultas. Muchas de sus historias nunca se contarán.

Las bandas delictivas son responsables de la inmensa mayoría de los delitos de que son víctimas los migrantes irregulares, pero existen indicios de que funcionarios de diversos ámbitos son cómplices de estos delitos.

Al carecer de condición jurídica, a las personas migrantes en situación irregular se les niega el recurso efectivo al sistema de justicia, lo que las hace aún más vulnerables a sufrir abusos. Excluidos de la sociedad en general y sin la protección de la ley, los migrantes irregulares en México están condenados a vivir al margen, expuestos a la explotación por parte de las bandas delictivas y los funcionarios corruptos, e ignorados en gran medida por las autoridades que deberían protegerlos de los abusos contra los derechos humanos.

Los abusos contra los derechos humanos de los migrantes mexicanos en Estados Unidos suscitan gran preocupación en la opinión pública, y con razón. En cambio, la indignación pública ante las dificultades a las que se enfrentan las personas migrantes en México ha sido mucho más débil. Pero parece que ahora las voces de los migrantes irregulares en México por fin están haciéndose oír.

Pide a las autoridades mexicanas que protejan a las personas migrantes en situación irregular en México.

1148
acciones emprendidas

Actúa

Campaign has expiredGracias por todo su apoyo, la acción ahora esta cerrada.
663,109
acciones emprendidas
por personas como tú