04 mayo 2011
Hay que poner fin al horror de los campos para presos políticos en Corea del Norte

Yodok es uno de los seis campos para presos políticos conocidos en Corea del Norte. Los hombres, mujeres y niños de estos campos se enfrentan a duros trabajos forzosos, alimentación insuficiente, palizas, asistencia sanitaria totalmente precaria y condiciones de vida insalubres. Muchas de las personas recluidas caen enfermas, y un gran número de ellas mueren bajo custodia o al poco tiempo de ser puestas en libertad.

En el campo de Yodok se encuentran recluidas aproximadamente 50.000 personas, y la mayoría de ellas están detenidas sin juicio o tras juicios escandalosamente injustos basados en "confesiones" obtenidas a partir de torturas. Existen dos áreas en Yodok. Los presos ubicados en la "Zona Revolucionaria" son liberados tras cumplir sentencias que oscilan entre unos cuantos meses y 10 años. Los presos de la "Zona de Control Total" no son nunca puestos en libertad.


El campo para presos políticos de Yodok debe ser cerrado para poner fin a estos abusos de derechos humanos atroces, generalizados y sistemáticos.

Entre las personas enviadas a estos campos para presos políticos se encuentran funcionarios acusados de no haber realizado su trabajo correctamente, personas que critican el régimen o la familia dirigente, y cualquier persona sospechosa de participación en actividades "antigubernamentales", como por ejemplo, escuchar las emisiones de televisión o radio de Corea del Sur.

También se envía a Yodok a los familiares de las personas sospechosas de haber cometido algún delito. Pueden ser padres, abuelos, hermanas, hermanos, sobrinas, sobrinos y primos. Los bebés que nacen en Yodok se convierten automáticamente en presos, y si nacen en la "Zona de Control Total", permanecerán allí recluidos de por vida.

El gobierno de Corea del Norte niega la existencia de campos para presos políticos en el país, incluido Yodok, a pesar de que los testimonios de algunas personas que estuvieron allí detenidas y las fotografías tomadas desde satélite demuestran lo contrario.


Actúa ahora para pedir el cierre de Yodok.

Firma nuestra petición, que será enviada al presidente de la Comisión de Defensa Nacional, Kim Jong-il, y al embajador ante la ONU de la República Popular Democrática de Corea, So Se Pyong, pidiéndoles que:

  • Reconozcan la existencia de Yodok y de otros campos para presos políticos en Corea del Norte.
  • Cierren de forma inmediata Yodok y otros campos para presos políticos en Corea del Norte.
  • Pongan en libertad de forma inmediata e incondicional a todos los presos de conciencia, incluidos los familiares recluidos por ser "culpables por asociación". El resto de presos también deben ser puestos en libertad, a menos que se formulen contra ellos cargos por delitos reconocibles internacionalmente, se remita su caso a un tribunal independiente y se los someta a un juicio justo.
6259
acciones emprendidas

Actúa

Campaign has expiredEsta acción ha terminado. Gracias por su apoyo
663,152
acciones emprendidas
por personas como tú