17 junio 2010
Detengan las devoluciones de Europa a Irak

Más de siete años después de la invasión dirigida por Estados Unidos para derrocar a Sadam Husein, Irak sigue siendo un lugar peligroso para muchos, en el que cientos de civiles mueren o resultan heridos cada mes.

Cientos de miles de iraquíes han huido a otros países para escapar de la inseguridad general o de las agresiones directas.

Mientras que la mayoría de los iraquíes han huido a países vecinos, otros muchos han buscado refugio en Europa; en 2009 se presentaron más de 23.000 solicitudes de asilo de ciudadanos y ciudadanas iraquíes en Estados europeos.

Pero los ciudadanos y ciudadanas iraquíes que buscan asilo son tratados de manera completamente diferente dependiendo del país al que llegan; los porcentajes de reconocimiento de la condición de refugiado varían entre el 80 por ciento de Austria y el 0 por ciento de Grecia.

Muchas de las solicitudes de asilo de los ciudadanos iraquíes no están siendo justamente examinadas. El alto comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados, António Guterres, señaló en una reciente visita a Bruselas que muchas de las personas que se encuentran en necesidad de protección internacional no tienen otra alternativa que ingresar a la UE de manera ilegal y que pueden ser víctimas de tráfico ilícito y trata. “Es una situación disfuncional, que lleva las personas a moverse ilegalmente dentro de la Unión”, dijo.

Amnistía Internacional ha tenido conocimiento de que varios países europeos están devolviendo personas a Irak contraviniendo las directrices de Naciones Unidas y poniendo en grave riesgo las vidas de las personas devueltas. En sus directrices de abril de 2009, el ACNUR, agencia de la ONU para los refugiados, aconsejó que no se hicieran devoluciones a las cinco provincias consideradas como las más peligrosas de Irak y calificadas como “inseguras”: Bagdad, Ninewa (Mosul), Kirkuk, Diyala y Salah al Din.

El ACNUR también aconseja que los Estados no devuelvan a ninguna persona a ninguna otra zona de Irak sin haber llevado a cabo primero una evaluación individualizada del riesgo que esa persona podría correr.

Sin embargo, el 30 de marzo de 2010, el gobierno holandés devolvió a 35 personas de Países Bajos a Bagdad.

Amnistía Internacional ha hablado con varias de esas 35 personas desde su devolución, incluidas algunas procedentes de Bagdad, Mosul y de otras áreas descritas como “inseguras” por el ACNUR. Todas han indicado que se sienten inseguras en Irak; algunas han dicho que no han podido volver a las zonas en las que vivían anteriormente por miedo a las agresiones. 

Entre las personas devueltas desde Países Bajos el 30 de marzo se encuentra un joven musulmán chií, de minoría turcomana, de 22 años, quien comentó a Amnistía Internacional el 16 de abril que tenía miedo de volver a su hogar en Tal Afar, al norte de Mosul, donde temía por su vida. El 14 de mayo, dos atentados suicidas acabaron con la vida de 25 personas en un campo de fútbol de Tal Afar.

El 9 de junio de 2010, las autoridades de Países Bajos, Noruega, Suecia y Reino Unido actuaron de manera conjunta para devolver a un grupo de 61 iraquíes en varios vuelos chárter a Bagdad. El 16 de junio se tuvieron informes que indicaban que las autoridades de Reino Unido habían devuelto a Bagdad a otro grupo de unos 50 o más iraquíes cuyas solicitudes de asilo se habían rechazado.

Amnistía Internacional se opone a las devoluciones a Irak en la actual situación de constante inseguridad e inestabilidad. La organización considera que los ciudadanos y ciudadanas iraquíes de las provincias de Irak consideradas como las más peligrosas deberían obtener la condición de refugiado o algún tipo de protección adicional, y en el caso de aquellos solicitantes de asilo de otras provincias, se debería hacer una evaluación individual para valorar si reúnen los requisitos para recibir la condición de refugiado o protección adicional.

En el caso de que no reúnan los requisitos para recibir dicha protección, la organización pide a los países de acogida que de todos modos garanticen a la población iraquí protección humanitaria temporal hasta que mejore la situación de seguridad en el país.

Hay varias formas de actuar. Los enlaces que aparecen a continuación te remitirán a las páginas web de Amnistía Internacional de Reino Unido y Suecia. Las peticiones van dirigidas a los gobiernos de Noruega y Países Bajos.

Para pedir al ministro de Inmigración británico que detenga las devoluciones de ciudadanos y ciudadanas iraquíes de Reino Unido a Bagdad, haz clic aquí.

Para pedir al ministro sueco de Política de Migración y Asilo que detenga las devoluciones de ciudadanos y ciudadanas iraquíes de Suecia a Irak, haz clic aquí (en sueco).


Por favor, firma la siguiente petición de Amnistía Internacional dirigida a los gobiernos de Noruega y Países Bajos pidiéndoles que adopten inmediatamente medidas concretas para poner fin a todas las devoluciones de personas a Irak a la luz de la actual situación de seguridad y que concedan protección temporal humanitaria a los ciudadanos y ciudadanas iraquíes que no reúnan los requisitos para obtener la condición de refugiados.

Difunde esta carta entre tus amigos, familiares y redes de contactos.

Imagen: Esta mujer huyó de su ciudad natal tras un ataque con mortero hace dos años en el que murieron varios menores de edad. Derechos de reproducción: ACNUR / K. Brooks.

1368
acciones emprendidas

Actúa

Campaign has expired
663,031
acciones emprendidas
por personas como tú