25 noviembre 2010
Debe garantizarse el acceso a reparaciones a las sobrevivientes de violación en la guerra de Bosnia y Herzegovina

Durante la guerra de 1992-1995 en Bosnia y Herzegovina, miles de mujeres y niñas fueron violadas, en muchos casos con extrema brutalidad. Los testimonios que mujeres y niñas ofrecieron tras el conflicto alcanzaron una gran repercusión mediática, y provocaron la indignación pública y modificaciones en el derecho internacional. Sin embargo, poco se ha hecho desde entonces por las sobrevivientes.

En 2009, Amnistía Internacional fue a Bosnia y Herzegovina para hablar con las sobrevivientes de crímenes de guerra de violencia sexual sobre sus necesidades, problemas y experiencias con el sistema de justicia. Las conclusiones fueron claras: las autoridades no han garantizado el acceso a la justicia ni reparaciones a las sobrevivientes.

Las sobrevivientes siguen sufriendo traumas y otros trastornos físicos y psicológicos como consecuencia de los actos de violación y otras formas de tortura que sufrieron durante la guerra. Muchas de las sobrevivientes carecen de medios económicos suficientes para comprar medicamentos, incluso cuando son prescritos por un médico. Muchas de las víctimas no tienen trabajo y viven en condiciones de pobreza. En la mayoría de los casos, apenas existen servicios de apoyo social y económico para las sobrevivientes.

Además, los responsables de su sufrimiento -miembros de las fuerzas militares, del cuerpo de policía y grupos paramilitares- disfrutan de impunidad. Algunos de ellos siguen ocupando puestos de poder y viven en la misma comunidad que sus víctimas.

Las sobrevivientes de actos de violencia sexual quieren que las autoridades reconozcan sus derechos como víctimas de crímenes de guerra, pero las mujeres y niñas se siguen sintiendo marginalizadas y desamparadas.

Las mujeres y niñas sobrevivientes de crímenes de guerra de violencia sexual son discriminadas en lo que a prestaciones sociales y otras ayudas disponibles se refiere, en comparación con los veteranos de guerra, que tienen acceso a asistencia sanitaria, pensiones generosas y otras prestaciones sociales.

A diferencia de los ex combatientes, que han creado asociaciones influyentes y se han hecho oír, las mujeres y niñas víctimas de actos de violación durante la guerra no suelen exigir sus derechos públicamente. Sienten miedo por el estigma social vinculado a la violación y raras veces cuentan a sus familias lo que les ocurrió durante la guerra.

Finalmente, este año las autoridades de Bosnia y Herzegovina actuaron frente a la marginalización de las sobrevivientes de actos de violación perpetrados durante la guerra. Como respuesta a la gran presión internacional, incluida la de Amnistía Internacional, el gobierno inició una serie de cambios en las políticas y leyes con el objetivo de hacer justicia y ofrecer reparación a las sobrevivientes de crímenes de guerra de violencia sexual.

En julio, el Ministerio de Derechos Humanos y el Ministerio de Justicia anunciaron que el gobierno enmendaría las leyes pertinentes y diseñaría una estrategia nacional para mejorar la situación de las sobrevivientes de los crímenes de guerra de violencia sexual. Es de suma importancia que el nuevo gobierno constituido tras las elecciones de octubre continúe de forma eficaz con la positiva labor iniciada por el gobierno anterior en respuesta a las necesidades de las sobrevivientes.

1463
acciones emprendidas

Actúa

Campaign has expiredGracias por todo su apoyo, la acción ahora esta cerrada.
663,107
acciones emprendidas
por personas como tú