Annual Report 2013
The state of the world's human rights

19 November 2008

El gobierno de Sri Lanka debe actuar ya para proteger a 300.000 personas desplazadas

El gobierno de Sri Lanka debe actuar ya para proteger a 300.000 personas desplazadas

Se agudiza la crisis humanitaria que sufre la región de Wanni, en el norte de Sri Lanka, mientras el gobierno se resiste a tomar medidas para proporcionar refugio y protección a más de 300.000 personas civiles desplazadas.

Decenas de miles de familias, que abandonaron sus hogares huyendo de los enfrentamientos entre las fuerzas armadas srilankesas y el grupo de oposición Tigres de Liberación de Eelam Tamil, soportan la estación de lluvias con un acceso limitado a alimentos, cobijo, agua o servicios sanitarios.

Estos civiles están atrapados en la región de Wanni, controlada por los Tigres de Liberación, que siguen reclutando por la fuerza a un miembro de cada familia y que recientemente han aumentado de forma drástica el reclutamiento forzoso de personas más jóvenes. Los Tigres de Liberación han impedido a la población de esta zona llegar a lugares más seguros mediante la imposición de un estricto sistema de tránsito. A algunas personas las han obligado a quedarse atrás como garantes del regreso del resto de la familia. Los Tigres de Liberación también controlan la circulación de personas desplazadas dentro de la región de Wanni. Estas medidas parecen concebidas en parte para usar a la población civil como escudo contra las fuerzas gubernamentales.

Rechazo de la ayuda humanitaria internacional
En septiembre, el gobierno de Sri Lanka ordenó a los trabajadores de ayuda humanitaria de las Naciones Unidas y de organizaciones no gubernamentales que abandonaran la región, y asumió toda la responsabilidad de satisfacer las necesidades de la población civil afectada por las hostilidades. Sin embargo, pese a las afirmaciones de que la situación está bajo control, hay indicios que apuntan a que el gobierno carece de la capacidad necesaria para proporcionar la ayuda humanitaria que precisan la población desplazada y los habitantes civiles de Wanni.

En concreto, los organismos gubernamentales y su personal tendrán dificultades para responder a las necesidades de las personas desplazadas sin la asistencia de las organizaciones humanitarias. El gobierno de la India ha reconocido la gravedad de la situación al decidir enviar a Sri Lanka 2.000 toneladas de material de ayuda humanitaria, cuya entrega será gestionada a través del Comité Internacional de la Cruz Roja.

El gobierno srilankés se ha negado a autorizar la entrada de observadores internacionales independientes en la región de Wanni, que se encargarían de vigilar y asegurar que los convoyes de alimentos, medicamentos y otros suministros básicos llegan a la zona y de supervisar la distribución de todos esos suministros.

Grave escasez de alimentos
Según la lista básica de alimentos del Programa Mundial de Alimentos, se necesitan aproximadamente 773 toneladas de alimentos semanales para abastecer a las 230.000 personas de la región de Wanni que actualmente están dadas de alta en el plan del Programa Mundial de Alimentos. Los últimos tres convoyes transportaron solamente 650, 750 y 462 toneladas de alimentos respectivamente, de ahí que la seguridad alimentaria a corto y largo plazo siga representando un problema.

Se calcula que alrededor del 35 por ciento de las zonas de producción de arroz y verduras de Wanni ya no es accesible. Las personas desplazadas afirman que ya están empeñando o vendiendo joyas para comprar alimentos básicos. Las madres lactantes y sus bebés son especialmente vulnerables, pues no reciben los alimentos adicionales adecuados para satisfacer sus necesidades específicas.

Decenas de miles de personas sin cobijo
Cuando las organizaciones humanitarias abandonaron el país el 16 de septiembre, habían dejado construidos 2.100 refugios temporales. Las autoridades gubernamentales de los distritos de Kilinochchi y Mulaithivu han calculado que al menos 20.000 familias necesitan cobijo. El gobierno srilankés ha declarado recientemente que la hoja de palma es un material adecuado para construir refugios, pero tales abrigos no cumplen las condiciones mínimas que debe reunir un alojamiento para personas desplazadas. Muchas familias viven a la intemperie bajo refugios improvisados.

Numerosas personas desplazadas se han congregado en zonas que en otros tiempos fueron arrozales y que son proclives a las inundaciones. Organizaciones expertas ya habían valorado estos terrenos como potenciales campos de refugiados, pero los habían considerado inadecuados.

Imágenes recientes de Wanni muestran que la población ha roto sacos de arroz para colgarlos sobre palos de madera en un intento desesperado de construir sus propios refugios. Sin un cobijo adecuado, los habitantes tienen dificultades para mantener secos los alimentos y otros productos básicos y están más expuestos a las serpientes.

“El acceso de la gente a medios de vida se ha visto muy reducido. Ya no salen los botes de pesca y muchas personas han sido desplazadas de los arrozales […] gran parte de los terrenos que cultivaban son ahora zonas de conflicto y están llenos de artefactos explosivos no detonados”, ha afirmado Sam Zarifi, director del Programa Regional para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.

Falta de servicios sanitarios, agua potable y medicamentos
Las intensas lluvias del monzón duran hasta mediados de febrero. En estos momentos, la precipitación media mensual es de 300 mm. Aunque la lluvia ha ralentizado los enfrentamientos, también ha hecho estragos entre la población desplazada. Se ha incrementado el riesgo de brotes de enfermedades al tiempo que está limitado el acceso a las medicinas. El sistema de salud de la región de Wanni necesita urgentemente personal y suministros: los hospitales han cerrado o ha sido preciso trasladarlos para atender a la población desplazada. Si surgen casos de malaria, a los pacientes les será muy difícil recibir el tratamiento necesario.

Las autoridades locales calculan que son necesarios 5.230 retretes provisionales. Según trabajadores de ONG locales que instalaban este tipo de aseos, el 95 por ciento de la población desplazada no dispone de retretes adecuados, y por descontado, también carece de aseos e instalaciones higiénicas separados para las necesidades específicas de las mujeres.

Debido al bloqueo del transporte de cemento, los aseos no se pueden construir de acuerdo con la normativa, por lo que las autoridades sanitarias de Wanni han aprobado la construcción de aseos en los que la taza del inodoro se asienta sobre un piso de madera y los recipientes se hunden en la tierra a modo de fosa séptica. Las autoridades responsables de la salud de Wanni temen que, si no se toman medidas de inmediato, tal vez sea imposible evitar las epidemias entre la población desplazada.

La extrema carencia de agua potable ya ha precipitado una crisis que ha ocasionado el desarrollo de dolencias relacionadas con el agua, como la diarrea. Funcionarios del departamento de salud han afirmado que la falta de agua potable y las condiciones de salubridad se han convertido en un problema acuciante y son origen de infecciones.

Amnistía Internacional insta al gobierno de Sri Lanka a que garantice el acceso sin obstáculos de la ayuda humanitaria para responder a las necesidades materiales inmediatas de la población desplazada y velar por su seguridad. El gobierno debe prestar apoyo a los trabajadores humanitarios y a sus familias, especialmente a quienes permanezcan en Wanni, y garantizar su seguridad.

“El gobierno de Sri Lanka y los Tigres de Liberación de Eelam Tamil deben permitir que los observadores internacionales valoren las necesidades de los miles de personas atrapadas en Wanni y velen por la distribución adecuada de alimentos y otros recursos. Además, el personal internacional ha desempeñado un papel fundamental en la protección de trabajadores humanitarios locales frente a los abusos de los Tigres de Liberación”, ha declarado Sam Zarifi.

Read More

Decenas de miles de personas corren peligro en Sri Lanka al intensificarse los enfrentamientos (noticia, 19 de agosto de 2008)
Sri Lanka: La población civil sigue amenazada de muerte diariamente (comunicado de prensa, 11 de julio de 2008)
Mapa del acceso de la ayuda humanitaria a Sri Lanka a 12 de agosto de 2008, elaborado por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (en inglés)

Issue

Armed Conflict 
Armed Groups 
Children 
Crimes Against Humanity And War Crimes 
Poverty 
Refugees, Displaced People And Migrants 

Country

Sri Lanka 

Region

Asia And The Pacific 

@amnestyonline on twitter

News

11 April 2014

There are mounting fears over the fate of  a man who went missing 11 days ago after tweeting pictures of an attempted jail break in Abuja, Amnesty International said today... Read more »

08 April 2014

Rick Perry must stop Wednesday’s execution of Ramiro Hernández Llanas, a Mexican national with a mental disability.

Read more »
14 April 2014

The early release in Viet Nam of several prisoners of conscience is welcome, but serves to highlight the situation of at least 70 others who remain jailed for peacefully... Read more »

09 April 2014

A new resource to arm lawyers, defendants and the judiciary with the tools to fight against unfair trials and injustice is published by Amnesty International today.

Read more »
16 April 2014

Ten years after serving a full sentence for his revelations to the press about Israel’s nuclear weapons programme, Mordechai Vanunu still faces severe restrictions that... Read more »