Annual Report 2013
The state of the world's human rights

Press releases

19 November 2008

Sri Lanka: Cobijo urgente para centenares de miles de personas atrapadas en Wanni

El gobierno de Sri Lanka debe poner fin de inmediato a su política de bloqueo de la ayuda humanitaria que es preciso llevar a las 300.000 personas que se calcula que se encuentran desplazadas en la región septentrional de Wanni, ha manifestado hoy, 19 de noviembre de 2008, Amnistía Internacional.

Millares de personas desplazadas por el conflicto entre los Tigres de Liberación de Eelam Tamil y las fuerzas del gobierno tienen actualmente una necesidad desesperada de cobijo, alimentos y servicios sanitarios. Aunque se acerca la estación del monzón del nordeste, sólo se han creado 2.100 refugios temporales para 4.000 familias, pero hay al menos 20.000 familias más que necesitan también protección contra los elementos.

Alrededor de dos terceras partes de la población civil de la región septentrional de Wanni se ha visto obligada a abandonar sus hogares y vive en campos para desplazados en zonas bajo control de los Tigres de Liberación. Está atrapada en esta zona, último bastión de los Tigres de Liberación, que imponen allí un estricto sistema de paso que impide a la población trasladarse a lugares más seguros. Tales medidas parecen haberse concebido en parte para utilizar deliberadamente a los civiles como barrera contra las fuerzas del gobierno.

Amnistía Internacional pide al gobierno de Sri Lanka y a los Tigres de Liberación que permitan que observadores internacionales evalúen las necesidades de los millares de personas atrapadas en Wanni y garanticen la debida distribución de alimentos y otros recursos. El gobierno indio ha prometido ayuda alimentaria a través del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en reconocimiento de la gravedad de la situación, pero sin distribución no gubernamental no hay forma de saber si la ayuda llega a quienes más la necesitan.

“Más de 300.000 personas van a pasar los próximos meses hacinadas en refugios temporales rodeados de barro y sin expectativas de acceso regular a alimentos o servicios sanitarios adecuados –ha manifestado Sam Zarifi, director del Programa de Asia y Oceanía de Amnistía Internacional-. Nuestra información indica que, aunque el gobierno afirma que se está ocupando de ella, la situación en Wanni va volviéndose crítica con gran rapidez.”

El gobierno de Sri Lanka afirma que está distribuyendo ayuda humanitaria a las familias desplazadas, pero Amnistía Internacional cree que carece de capacidad para hacer cumplir las normas internacionales de derechos humanos y garantizar que se presta apoyo para proteger la vida de millares de personas.

Amnistía Internacional dispone de testimonios e imágenes que ponen de manifiesto los problemas existentes en Wanni, a saber:

Cobijo – Según agentes del gobierno para Kilinochchi y Mulaithivu, las fuerzas gubernamentales se negaron el 3 de noviembre a permitir la entrada en la región de un convoy de la ONU con material de cobijo a pesar de que, de acuerdo informes, hay millares de familias que necesitan refugio (es imposible conocer la cifra exacta dada la ausencia de observadores independientes).

Servicios sanitarios – El 95 por ciento de la población desplazada de Wanni carece de letrinas adecuadas, y las autoridades locales calculan que hacen falta 5.230 instalaciones sanitarias temporales.

Un bloqueo del gobierno al suministro de cemento está impidiendo aún más la construcción de las instalaciones necesarias.

Este problema, al que se suma una gran falta de agua potable, está aumentando el riesgo de que se aparezcan focos de enfermedades transmitidas a través del agua, como diarrea.

Alimentos – El 3 de noviembre se permitió la entrada en la región de Wanni de un convoy de alimentos, pero a juzgar por fotografías tomadas cuando se expulsó a las agencias humanitarias y facilitadas posteriormente a Amnistía Internacional, hay ya malnutrición y riesgo de enfermedad.

Según un análisis de datos del Programa Mundial de Alimentos (PMA), las personas desplazadas de Wanni reciben 1.000 calorías al día por término medio, es decir, menos de las 2.100 que recomienda el PMA. Esta cifra está basada en el envío de convoyes semanales de 438 toneladas de ayuda alimentaría para un total, según cálculos de la ONU, de 230.000 personas. Las madres lactantes y los niños y niñas de corta edad son especialmente vulnerables ya que no reciben suficientes alimentos suplementarios para sus necesidades específicas.

Se calcula que alrededor del 35 por ciento de las zonas productoras de arroz y verduras de Wanni se encuentran en la zona en conflicto y no son ya accesibles. Según los informes, las personas desplazadas han empezado ya a empeñar o vender joyas para comprar alimentos básicos.

Sam Zarifi ha manifestado: “Existe una diferencia enorme entre lo que el dice gobierno y el modo en que parece estar desarrollándose la situación sobre el terrero. Los dirigentes de Sri Lanka deben garantizar la participación internacional en la distribución de la ayuda sin discriminación, donde quiera que haya personas que la necesiten”.

“Sin observadores independientes ni agencias internacionales sobre el terrero, no hay oportunidad de realizar una evaluación significativa de las necesidades de las familias desplazadas. Antes de la evacuación del personal internacional, las agencias de la ONU coordinaban y supervisaban el apoyo en la región. Ahora no hay forma de verificar si, como dice el gobierno, la ayuda está llegando a las familias que la necesitan, y los datos de que disponemos indican claramente que no se está haciendo lo suficiente.”

Amnistía Internacional pide al gobierno de Sri Lanka que ofrezca a las agencias humanitarias internacionales garantías de acceso sin restricciones y distribución de la ayuda. La organización pide asimismo a los Tigres de Liberación que garanticen la libertad de circulación de los civiles y dejen de impedir a la población desplazarse a zonas más seguras.

“Ante los abusos perpetrados por los Tigres de Liberación, resulta aún más acuciante nuestro llamamiento a que se permita a observadores internacionales visitar las zonas afectadas por el conflicto –ha señalado Sam Zarifi-. No se debe olvidar a estas familias y dejar que sigan sufriendo en una zona en guerra.”

Información complementaria
La situación ha empeorado para los civiles desde el punto de vista de la seguridad desde mayo, cuando el conflicto se intensificó en Wanni.

Los Tigres de Liberación impidieron la libertad de circulación a las personas desplazadas de la región. No parecen tener capacidad para ofrecer seguridad, alimentos ni cobijo a las familias, pero, aún así, les impiden trasladarse a zonas más seguras.

Los Tigres de Liberación llevan mucho tiempo silenciando la disidencia en Wanni y amenazando a los objetores de conciencia terriblemente. Informes recientes indican que en Moonru-Murippu había un gran campamento donde, al tomarlo las fuerzas del gobierno, se descubrió que a las personas reclutadas que se negaban a combatir las encerraban en jaulas metálicas, con alambres puntiagudos tendidos hacia el interior, que las obligaban a mantenerse inclinadas y con los que las pinchaban si se movían. No las dejaban salir hasta que accedían a hacer lo que les pedían los Tigres de Liberación.

El gobierno pidió a las agencias de ayuda humanitaria de la ONU que salieran de Wanni en una directriz del 5 de septiembre. La última abandonó la región el 16 de septiembre.

El acceso de los medios de comunicación a las zonas afectadas por la guerra está muy restringido, por lo que los periodistas tienen que depender de los datos que divulgan las partes en el conflicto, todas las cuales amenazan, además, constantemente a los medios de comunicación para intentar restringir la información independiente y crítica.

Más información e imágenes recientes.

AI Index: PRE01/294/2008
Region Asia And The Pacific
Country Sri Lanka
For further information, contact International Press Office »

International Press Office

Phone : +44 (0) 20 7413 5566
9:30 - 17:00 GMT Monday-Friday
Phone : +44 (0) 777 847 2126
Line open 24 hours a day
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
International Press Office
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
UK
Follow International Press Office on Twitter
@amnestypress