Cifra desproporcionada de ejecuciones de extranjeros en Arabia Saudí

Ejecución mediante decapitación en Arabia Saudí

Ejecución mediante decapitación en Arabia Saudí

© Particular


14 October 2008

El gobierno de Arabia Saudí ejecuta a más de dos personas a la semana por término medio. Según un nuevo informe de Amnistía Internacional, casi la mitad de ellas –una cifra desproporcionadamente elevada en relación con la población local– son extranjeros procedentes de países pobres y en desarrollo.

En 2007 hubo un marcado aumento de las ejecuciones: en total fueron ejecutadas al menos 158 personas, frente a las 39 ejecuciones de las que tuvo noticia Amnistía Internacional en 2006.

En 2008, Amnistía Internacional ha registrado otras 71 ejecuciones hasta finales de agosto. La organización manifestó que teme que pudiera haber una nueva oleada de ejecuciones en las próximas semanas, una vez terminado el mes sagrado de ramadán.

“Tuvimos la esperanza de que las iniciativas de derechos humanos que con tanto bombo introdujeron las autoridades saudíes en los últimos años acabarían con el uso de la pena de muerte, o al menos lo reducirían significativamente”, ha dicho Malcolm Smart, director del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“Sin embargo, de hecho hemos asistido a un marcado aumento de las ejecuciones de personas condenadas en juicios en gran medida secretos y sin garantías, lo cual hace que la suspensión de las ejecuciones sea más urgente que nunca.”

“El gobierno continúa utilizando ampliamente la pena de muerte, frente a la creciente tendencia internacional hacia su abolición. Además, la pena capital se aplica de forma desproporcionada y discriminatoria, por motivos de nacionalidad o etnia, a trabajadores extranjeros sin recursos económicos y a ciudadanos saudíes que no tienen apoyo familiar u otro tipo de contactos que, por fortuna, ayudan a otros a evitar la ejecución”.

Es frecuente que los acusados, especialmente los trabajadores migrantes pobres procedentes de países en desarrollo de África y Asia, no tengan abogado defensor y no puedan seguir las actuaciones del tribunal en árabe. Ellos y muchos saudíes que también son ejecutados no tienen acceso a figuras influyentes, como autoridades o jefes de tribu, ni tienen dinero, factores ambos que son cruciales para conseguir el indulto.

“El proceso por el cual se impone y se ejecuta la pena de muerte es duro, secreto en su mayor parte y muy injusto. Los jueces –siempre hombres– tienen facultades para aplicar a discreción su criterio y pueden dictar sentencias de muerte por delitos vagamente descritos y no violentos –ha dicho Malcolm Smart–. Algunos trabajadores migrantes incluso desconocían haber sido condenados a muerte hasta la misma mañana de su ejecución.”

La ejecución suele ser mediante decapitación, por lo general en público. En algunos casos, tras la ejecución, la víctima es crucificada.
Arabia Saudí es uno de los pocos Estados del mundo que tiene una elevada tasa de ejecución de mujeres. También es uno de los pocos en los que se ejecuta a personas por delitos cometidos cuando tenían menos de 18 años, vulnerando así el derecho internacional.

“Es hora ya de que el gobierno saudí asuma sus responsabilidades en este asunto y respete sus obligaciones en virtud del derecho internacional –ha dicho Malcolm Smart–. Como miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el gobierno debe invertir rápidamente esta horrible tendencia y ajustar las prácticas legales y judiciales de Arabia Saudí a las normas internacionales.”

“Debe prohibir la pena de muerte a menores, garantizar juicios con garantías, resolver la discriminación endémica y recortar las facultades discrecionales de los jueces para utilizar este castigo cruel, inhumano y degradante.”

Amnistía Internacional lleva más de un cuarto de siglo documentando el amplio uso de la pena de muerte en Arabia Saudí. Este informe es la última evaluación de la organización tras los cambios legales, judiciales y de derechos humanos introducidos en los últimos años en el país. Sin embargo, la organización no ha conseguido poder realizar una visita de investigación a Arabia Saudí.

Saudi Arabia: Affront to Justice: Death Penalty in Saudi Arabia

Download:
Index Number: MDE 23/027/2008
Date Published: 14 October 2008
Categories: Saudi Arabia

Amnesty International has been documenting the Saudi Arabian authorities’ extensive use of the death penalty for over a quarter of a century. This report is the latest evaluation, made in light of the legal, judicial and human rights changes that have been introduced in recent years in the country. The report details cases of death row prisoners on whose behalf Amnesty International has campaigned. It also includes testimonies of former detainees, some of whom have been under sentence of death.


This document is also available in:

Arabic:

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE