Vietnam - Informe 2008 Amnistia Internacional

Human Rights in República Socialista de Vietnam

Amnesty International  Report 2013


The 2013 Annual Report on
Viet Nam is now live »

Jefe del Estado : Nguyen Minh Triet
Jefe del gobierno : Nguyen Tan Dung
Pena de muerte : retencionista
PoblaciÓn : 86,4 millones
Esperanza de vida : 73,7 años
Mortalidad infantil (<5 años) (h/m) : 36/27 por cada 1.000
PoblaciÓn adulta alfabetizada : 90,3 por ciento

La libertad de expresión y asociación continuó sometida a un férreo control. Se detuvo y recluyó a disidentes y activistas políticos, que en algunos casos recibieron prolongadas penas de prisión en aplicación de la legislación de seguridad nacional tras la celebración de juicios injustos. Al menos 83 personas fueron condenadas a muerte; entre ellas había 14 mujeres. Las estadísticas sobre ejecuciones seguían clasificadas como «secreto de Estado», aunque continuó el debate sobre la eficacia preventiva del uso de la pena de muerte. Decenas de personas de las minorías étnicas conocidas como montagnards, de las tierras altas centrales, y miembros de la comunidad jemer krom del sur de la provincia de An Giang huyeron de la persecución para solicitar asilo en Camboya.

Información general

En agosto se formó un nuevo gobierno, tras las elecciones a la Asamblea Nacional. El presidente y el primer ministro continuaron en sus puestos.

En marzo se derogó el Decreto CP-31 sobre detención administrativa, que se había utilizado con frecuencia para mantener a disidentes políticos y religiosos pacíficos sometidos a arresto domiciliario sin que comparecieran ante un juez. Sin embargo, continuaron vigentes otras disposiciones sobre detención administrativa.

En junio, decenas de agricultores pobres de al menos 10 provincias se manifestaron en el exterior del edificio de la Asamblea Nacional en Ciudad Ho Chi Min para protestar por la corrupción y la confiscación arbitraria de tierras. Se les unieron Thich Quang Do, jefe adjunto de la proscrita Iglesia Budista Unificada de Vietnam que había permanecido bajo detención administrativa durante muchos años, y otros miembros de dicha Iglesia. Las manifestaciones duraron casi un mes, hasta que las fuerzas de seguridad las disolvieron en junio.

Libertad de expresión y asociación

Dos presos de conciencia quedaron en libertad antes de la primera visita a Estados Unidos realizada por un presidente vietnamita en el mes de junio. El ciberdisidente Nguyen Vu Binh había cumplido más de cuatro de los siete años de condena impuesta por cargos de «espionaje». Fue excarcelado, pero permaneció sujeto a la pena de tres años de arresto domiciliario que se le había impuesto junto con la de prisión. Le Quoc Quan, abogado y activista en favor de la democracia, había sido detenido el 8 de marzo tras regresar de Estados Unidos, en donde había pasado un año con una beca de investigación. En mayo, Phan Van Ban, preso político que llevaba largo tiempo encarcelado, quedó en libertad y pudo reunirse con su familia en Estados Unidos. Había sido condenado a cadena perpetua en 1985 por distribución de folletos contra el gobierno.

La represión de la disidencia pacífica y de la libertad de expresión y asociación se intensificó tras la celebración en Vietnam de la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico en noviembre de 2006 y la firma de importantes acuerdos comerciales internacionales. Desde noviembre de 2006 hasta finales de 2007 fueron detenidas no menos de 35 personas, un número superior al de años anteriores; entre ellas había abogados, sindicalistas, dirigentes religiosos y ciberdisidentes. La mayoría estaba relacionada con Bloc 8406, un movimiento que pedía un cambio político pacífico y el respeto de los derechos humanos. Se sabía que 19 de las 35 personas habían sido juzgadas y condenadas en virtud de legislación sobre seguridad nacional, represiva y redactada de forma imprecisa, que se utilizaba para penalizar la disidencia política pacífica.

  • El 30 de marzo, el sacerdote Nguyen Van Ly, ex preso de conciencia, fue condenado, en virtud del artículo 88 del Código Penal, a ocho años de prisión por «hacer propaganda contra la República Socialista de Vietnam». Los guardias lo maltrataron cuando intentó cuestionar al tribunal. Otros dos acusados fueron condenados a seis y cinco años de prisión, respectivamente, y dos mujeres recibieron penas condicionales de prisión. Nguyen Van Ly era miembro fundador de Bloc 8406 y del Partido del Progreso de Vietnam, creados en septiembre de 2006, y había pasado 15 años en prisión por criticar pacíficamente al gobierno.
  • En mayo, dos abogados de derechos humanos, Nguyen Van Dai y Le Thi Cong Nhan, fueron condenados a cinco y cuatro años de cárcel, respectivamente, penas que en ambos casos se redujeron en un año tras la apelación. Nguyen Van Dai era uno de los miembros fundadores de Bloc 8406. Le Thi Cong Nhan era la portavoz del Partido del Progreso. Ambos habían organizado talleres sobre derechos humanos y documentado violaciones de estos derechos. En la vista de la apelación, celebrada en noviembre, sus abogados alegaron que el artículo 88 del Código Penal, en virtud del cual habían sido acusados, era inconstitucional y no se ajustaba a los convenios internacionales que Vietnam había firmado, por lo que debía procederse a su revisión.
  • Truong Quoc Huy permanecía recluido sin juicio desde agosto de 2006. En virtud del artículo 258 del Código Penal, había sido acusado de «abusar de las libertades democráticas para perjudicar los intereses del Estado y violar los derechos legítimos y los intereses de organizaciones o ciudadanos». Entre otras cosas, fue acusado de participar en un foro de Internet y distribuir volantes contra el gobierno.
  • En noviembre, seis personas fueron detenidas en Ciudad Ho Chi Minh, en donde habían mantenido reuniones para debatir el cambio democrático pacífico. La policía afirmó que había encontrado folletos y adhesivos «subversivos», y medios de comunicación oficiales afirmaron que estaban siendo investigados en virtud del artículo 84 (sobre terrorismo) del Código Penal. El grupo estaba formado por dos ciudadanos vietnamitas, la periodista y activista de nacionalidad francesa Nguyen Thi Thanh Van, y dos ciudadanos estadounidenses y un ciudadano tailandés que eran de origen vietnamita. Nguyen Thi Thanh Van y uno de los ciudadanos estadounidenses quedaron en libertad y fueron expulsados en diciembre.

Discriminación

Continuaron recibiéndose informes de hostigamiento de las minorías étnicas conocidas como montagnards, de las tierras altas centrales, como obligar a sus miembros a abjurar de su religión, detenerlos por periodos breves y someterlos a malos tratos. Más de 200 personas pidieron asilo en la vecina Camboya. Según los informes, en un hecho que se produjo en junio, un montagnard fue detenido y torturado durante dos días mientras estaba recluido. Previamente había descrito las violaciones de derechos humanos cometidas contra los montagnards ante un representante del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) que lo había entrevistado en presencia de agentes de seguridad vietnamitas. Cuando quedó en libertad, huyó a Camboya. Al menos 250 montagnards continuaban cumpliendo largas penas de prisión en relación con las protestas de 2001 y 2004 sobre la propiedad de la tierra y la libertad religiosa.

Algunas personas de la comunidad jemer krom huyeron a Camboya para pedir asilo. Alegaron sufrir persecución, con hechos como obligar a los monjes budistas a renunciar a la vida eclesiástica. El 1 de agosto, las autoridades vietnamitas informaron de que habían detenido a Tim Sakorn, monje budista que había vivido anteriormente en Camboya. El 9 de noviembre fue condenado a un año de cárcel en aplicación de la legislación sobre seguridad nacional y se lo consideró preso de conciencia (véase el apartado sobre Camboya).

Pena de muerte

Al menos 83 personas, entre las que había 14 mujeres, fueron condenadas a muerte por delitos de narcotráfico, algunas tras juicios injustos. Se cree que la cifra real es mucho mayor.

  • Pham Thi Tuyet Lan fue condenada a muerte en febrero por su presunta participación en un fraude relacionado con unas tierras. Sin embargo, el tribunal de apelaciones anuló la sentencia, al saberse que había sido acusada del delito equivocado y que los abogados defensores habían sido excluidos de la investigación. Se ordenó el inicio de una nueva investigación.

El Tribunal Popular Supremo confirmó al menos 15 condenas a muerte, incluidas las de un ciudadano británico de origen vietnamita que, según informes, sufría problemas de salud mental.

Informes de Amnistía Internacional