Jamaica - Informe 2007 Amnistía Internacional

Human Rights in Jamaica

Amnesty International  Report 2013


The 2013 Annual Report on
Jamaica is now live »

Jefa del Estado: reina Isabel II, representada por Kenneth Hall (sustituyó a Howard Cooke en febrero)
Jefa del gobierno: Portia Simpson Miller (sustituyó a Percival James Patterson en marzo)
Pena de muerte: retencionista
Estatuto de la Corte Penal Internacional: firmado

La violencia sexual generalizada, que incluía la violación,
continuó durante 2006, lo que representaba graves riesgos para la salud
de mujeres y niñas. Los índices de asesinato disminuyeron, pero seguían
figurando entre los más altos del mundo. Los niveles ya elevados de
homicidios cometidos por la policía superaron el total del año
anterior. La impunidad siguió siendo la norma para tales abusos.

Información general

En febrero, Portia Simpson Miller fue elegida presidenta del Partido Nacional del Pueblo (PNP), partido en el gobierno, y en marzo se convirtió en la primera mujer que ocupaba el cargo de primera ministra del país. En octubre se formularon denuncias de corrupción cuando la oposición reveló que el PNP había recibido una donación de 31 millones de dólares americanos de una empresa que vendía petróleo crudo nigeriano para Jamaica en el mercado internacional.

Violencia sexual contra mujeres y niñas

Continuó en todo el país la violencia sexual, que representaba graves riesgos para la salud de mujeres y niñas. El acoso y la agresión de índole sexual por parte de extraños, amigos, familiares, conocidos y amantes eran generalizados, pero las autoridades no investigaron ni castigaron adecuadamente a los responsables. Siguió en aumento el índice de infección por VIH entre las mujeres y las niñas, y las personas seropositivas eran discriminadas sistemáticamente.

El 6 de diciembre se reanudaron en una comisión mixta parlamentaria los debates sobre la reforma de la Ley de Delitos contra la Persona y de la Ley sobre el Incesto que se iniciaron en 1995 y 2000, respectivamente. Las enmiendas propuestas a las dos leyes ofrecerían una mayor protección legal a mujeres y menores, incluida la tipificación como delito de la violación conyugal y el aumento de las penas para los responsables de actos de violencia sexual. Se mejoró y se dotó de facultades adicionales para investigar estos delitos al Centro para la Investigación de Delitos Sexuales y Abuso Infantil.

A principios de 2006, una niña de 13 años fue víctima de repetidas agresiones sexuales por parte de tres adolescentes en la parte trasera de una furgoneta. Al parecer, la agresión fue supervisada y grabada en vídeo por el ex diácono de una iglesia local, de 46 años de edad. Los adolescentes y el ex diácono fueron acusados de agresión indecente y abuso carnal, pero en noviembre la fiscalía retiró los cargos y los sustituyó por trata de seres humanos. Los acusados quedaron en libertad en espera de juicio, pero el proceso aún no se había iniciado al terminar el año.

Enid Gordon fue violada por dos hombres cuando tenía 15 años. Se detuvo a dos hombres, a los que se acusó formalmente y se puso en libertad bajo fianza. En octubre de 2005, una semana antes de la fecha en que debía testificar contra ellos, hallaron a Enid Gordon estrangulada en el mismo lugar donde había sido violada un año antes. Se detuvo a dos sospechosos y se practicaron pruebas forenses, pero seguían sin conocerse los resultados de la investigación.

Delincuencia e inseguridad

Los índices de homicidios en Jamaica seguían siendo altos, aunque las cifras disminuyeron en 2006. Según cifras oficiales, durante el año se cometieron un total de 1.355 asesinatos, lo que suponía una disminución de más del 20 por ciento respecto a 2005.

La disponibilidad generalizada de armas pequeñas agravaba unos niveles de violencia ya elevados. En octubre, Jamaica votó a favor de una resolución de la ONU para comenzar a trabajar en la elaboración de un Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas.

La guerra entre bandas estaba muy extendida. En algunos casos las bandas fueron responsables de actos de violencia en las comunidades, aunque a veces se las percibía como protectoras de esas comunidades debido a la falta de confianza en la policía. Se tuvo constancia de que los jefes de las bandas exigían a las familias que entregasen a sus hijas adolescentes con fines de explotación y agresión sexual.

Homicidios ilegítimos

Continuaron los informes de brutalidad policial. Al menos 138 personas murieron presuntamente a manos de la policía durante el año. La impunidad por los abusos policiales y la ausencia absoluta de rendición de cuentas en los sistemas de seguridad y justicia siguieron siendo la norma.

Glenroy McDermoth, agente de la policía de Jamaica, fue condenado a cadena perpetua en febrero por disparar en la espalda y matar a Michael Dorsett en 2000. Fue la primera condena de un agente de policía por un asesinato cometido mientras estaba de servicio desde octubre de 1999.

Pena de muerte

En 2006 no se llevaron a cabo ejecuciones. La última tuvo lugar en 1988. Continuó vigente la resolución adoptada en 1993 por el Consejo Judicial del Consejo Privado de la Corona, conforme a la cual las condenas de los presos en espera de ejecución deben llevarse a cabo en el plazo de cinco años o conmutarse. Algunos altos funcionarios pidieron que se reanudaran los ahorcamientos. Siete presos estaban en espera de ejecución.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Informe

Jamaica: Violencia sexual contra las mujeres y las niñas en Jamaica. «Sólo un poco de sexo» (Índice AI: AMR 38/002/2006)

Visita

Una delegación de Amnistía Internacional visitó Jamaica en diciembre pare reunirse con autoridades del gobierno y ONG a fin de tratar aspectos relacionados con la violencia contra las mujeres.