Annual Report 2013
The state of the world's human rights

Press releases

5 October 2008

Federación Rusa: Hay que poner fin a la impunidad de la violencia contra defensores de los derechos humanos y periodistas

Las recientes agresiones sufridas por periodistas independientes y activistas de los derechos humanos ilustran los riesgos con que trabajan estas personas en Rusia, ha manifestado Amnistía Internacional la víspera del segundo aniversario del asesinato de Anna Politkovskaya. La organización ha instado a las autoridades rusas a poner fin a la violencia contra los defensores y defensoras de los derechos humanos y los medios de comunicación.

“Los activistas de los derechos humanos y los periodistas son quienes llaman la atención de la ciudadanía sobre el incumplimiento de las promesas de justicia y protección de los derechos formuladas por los gobiernos en la legislación nacional, así como de las obligaciones que han contraído en virtud de los tratados internacionales de derechos humanos”, ha señalado Amnistía Internacional.

“Sin embargo, son los activistas de los derechos humanos y los periodistas quienes con demasiada frecuencia sufren en Rusia hostigamiento por parte de las autoridades, e incluso son víctimas ellos mismos de abusos contra los derechos humanos.”

En un país donde la televisión y muchos otros medios de comunicación están controlados por el Estado, hay cada vez menos espacio para la información independiente. Los periodistas que intentan informar con independencia encuentran obstáculos para realizar su labor profesional y pueden ser objeto de intimidaciones y, posiblemente, de procesamientos. Por ejemplo, a la emisora de radio Ekho Moskvy se le ha pedido reiteradamente que proporcione a la Fiscalía transcripciones de sus programas en relación con una investigación preliminar sobre la presunta emisión de opiniones extremistas en ella.
 
El espacio para expresar críticas se ha ido reduciendo gradual y progresivamente en la Federación Rusa en los últimos años.

“Dos años después del asesinato de Anna Politkovskaya, los activistas de los derechos humanos y los periodistas continúan en situación de riesgo en la Federación Rusa, especialmente en la región del Cáucaso septentrional. Pueden ser secuestrados y torturados, sufrir ataques contra sus bienes, recibir amenazas de muerte o ser víctimas de homicidio en circunstancias controvertidas”, ha explicado Amnistía Internacional.

Anna Politkovskaya fue asesinada el 7 de octubre de 2006 en el centro de Moscú. Dos años después del homicidio, tres personas acusadas de participar en él se encuentran detenidas, pero el asesino sigue en libertad, y no se ha realizado ninguna investigación independiente para determinar quiénes ordenaron matarla.

“Anna Politkovskaya era una de esas personas valientes que defienden incansablemente a quienes han sufrido violaciones de derechos humanos- ha manifestado Amnistía Internacional-. Era muy probable que la mataran por ello.”

Amnistía Internacional ha instado a las autoridades rusas a que garanticen en todos los niveles que se hará justicia con respecto al asesinato de Anna Politkovskaya y demuestren claramente que no hay impunidad para los autores de agresiones a defensores y defensoras de los derechos humanos y periodistas. La organización de derechos humanos continuará siguiendo atentamente el caso y pidiendo que se brinde protección a los periodistas y al colectivo de defensores de los derechos humanos en la Federación Rusa.

 

Casos

El controvertido homicidio bajo custodia policial de Magomed Evloev, propietario de un sitio web ingushetio independiente, el 31 de agosto de 2008 debe ser investigado con total imparcialidad para garantizar que se esclarecen las circunstancias en que se produjo y que los responsables son acusados formalmente y juzgados de acuerdo con la ley.

El 25 de julio de 2008, unos hombres armados, que se cree que eran agentes federales encargados de hacer cumplir la ley, se llevaron de su casa, en Troitskaia, Ingushetia, al defensor de los derechos humanos Zurab Tsechoev, que trabaja en esta república para la organización de derechos humanos MASHR (paz). Un par de horas después apareció en la cuneta de una carretera de las proximidades de Magas, capital de Ingushetia, con lesiones graves. Tuvo que ser hospitalizado. Amnistía Internacional ha pedido que se identifique a los autores de esta agresión contra Zurab Tsechoev y se los ponga a disposición judicial.

El 1 agosto de 2008, a altas horas de la noche, se produjo un incendio, presuntamente provocado, en el apartamento de Dmitrii Kraiukhin, defensor de los derechos humanos de la ciudad de Orel, en el Distrito Federal Central. Al parecer, los autores del incendio intentaron también bloquear la puerta de entrada. Los informes indican que, afortunadamente, Dmitrii Kraiukhin no se encontraba allí. Sus familiares, que sí estaban, pudieron avisar a los bomberos a tiempo. De acuerdo con la información de que dispone Amnistía Internacional, hasta ahora no se ha realizado ninguna investigación criminal sobre lo ocurrido, ya que parece que las autoridades consideran que los daños fueron demasiado insignificantes para abrir una. No obstante, este incendio no es un incidente aislado en lo que a las amenazas contra Dmitrii Kraiukhin se refiere.

El 14 de agosto de 2008, unos desconocidos arrojaron un ladrillo por la ventana del apartamento de Nizhni Novgorod donde vive el activista de los derechos humanos Stanislav Dmitrievskii. Por suerte, nadie sufrió daño alguno. Al mismo tiempo cubrieron la entrada del edificio de insultos y amenazas contra Stanislav Dmitrievskii. Se ha abierto una investigación criminal sobre esta agresión.

AI Index: PRE01/240/2008
Region Europe And Central Asia
For further information, contact International Press Office »

International Press Office

Phone : +44 (0) 20 7413 5566
9:30 - 17:00 GMT Monday-Friday
Phone : +44 (0) 777 847 2126
Line open 24 hours a day
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
International Press Office
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
UK
Follow International Press Office on Twitter
@amnestypress