This document is not available at this time.

Menores romaníes segregados en escuelas eslovacas

Alumnos romaníes en una clase de lengua eslovaca en la escuela elemental especial de Pavlovce nad Uhom

Alumnos romaníes en una clase de lengua eslovaca en la escuela elemental especial de Pavlovce nad Uhom

© Amnistía Internacional


24 July 2008

Según un nuevo informe de Amnistía Internacional, en el sistema de enseñanza pública de Eslovaquia se sigue segregando a un gran número de niños y niñas romaníes.

Mediante el estudio de la situación en Pavlovce nad Uhom, una localidad del este de Eslovaquia, en el informe A tale of two schools: Segregating Roma into special education in Slovakia se documentan las violaciones del derecho humano a la educación que sufren los menores romaníes en dicho país.

Como se demuestra en el informe, la escuela especial de Pavlovce nad Uhom, con un alumnado compuesto casi en su totalidad por romaníes, se ha convertido de hecho en un centro segregado para niños y niñas romaníes exclusivamente y en los que en ocasiones se escolariza indebidamente a menores de esta etnia.

El informe es continuación del titulado Aún separados, aún desiguales. Violaciones del derecho a la educación de niños y niñas romaníes en Eslovaquia, publicado por Amnistía Internacional en noviembre de 2007.

Estudios independientes indican que nada menos que el 80 por ciento de los niños y niñas enviados a escuelas especiales en Eslovaquia son romaníes. Estos centros están destinados a menores con discapacidad mental. Por consiguiente, los niños y niñas romaníes reciben una educación inferior y después tienen muy pocas oportunidades de encontrar trabajo o de proseguir sus estudios.

La localidad de Pavlovce nad Uhom se encuentra situada a 10 km de la frontera con Ucrania. Según las autoridades municipales, 2.600 de los 4.500 habitantes del pueblo son romaníes.

En Pavlovce nad Uhom hay dos escuelas de educación primaria: una escuela normal de grado elemental, dotada de parvulario, y otra especial –también de grado elemental– para menores “con discapacidad mental”.

En marzo de 2008, casi el 70 por ciento de los menores romaníes escolarizados en el pueblo acudían a la escuela especial. El 99,5 por ciento de los alrededor de 200 alumnos de la escuela especial son romaníes.

Después de una serie de inspecciones promovidas en 2007 por el alcalde de la localidad, se reconoció de manera oficial que 17 de estos alumnos no debían estar en la escuela especial. Amnistía Internacional ha indicado que cree que su número es muy superior. 

Oficialmente, sólo se puede enviar a un menor a una escuela especial después de que se le haya diagnosticado formalmente una discapacidad mental y con el pleno consentimiento de sus progenitores.

Sin embargo, Amnistía Internacional concluyó que a muchos menores no se les había realizado ninguna evaluación y que el propio proceso de evaluación estaba viciado de raíz. Además, con frecuencia los progenitores no habían dado su consentimiento de forma voluntaria ni con conocimiento de causa.

Las escuelas especiales –destinadas oficialmente a menores con discapacidad mental– siguen un programa de estudios muy simplificado, lo que reduce enormemente las perspectivas y oportunidades de unos menores cuyo lugar apropiado sería la escuela normal.

La segregación de hecho de menores romaníes en escuelas en las que se imparte una educación inferior agrava su marginación y refuerza los prejuicios raciales.

En mayo de 2008 se adoptó en Eslovaquia una nueva Ley Escolar que prohíbe de manera expresa la discriminación y la segregación en la educación. A pesar de este hecho, el gobierno sigue sin reconocer el alcance real del problema y por consiguiente no ha adoptado medidas en profundidad capaces de solucionarlo.

Las violaciones de derechos humanos registradas en Pavlovce nad Uhom no se deben sólo a errores humanos, sino a una deficiencia más profunda, consistente en no eliminar la discriminación de la concepción y aplicación del sistema educativo eslovaco.

En el informe, Amnistía Internacional pide a todas las autoridades pertinentes que adopten las medidas necesarias para respetar, proteger y hacer realidad el derecho a la educación de los menores romaníes sin que sufran discriminación, y poner fin a la segregación racial en la educación eslovaca.

En el caso concreto de Pavlovce nad Uhom, la organización insta a las autoridades a que garanticen la adopción de todas las medidas necesarias con el fin de identificar a todos los menores enviados a la escuela especial de manera indebida y facilitarles un recurso efectivo.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE