© Amnesty International


14 November 2007

En Eslovaquia, el sistema educativo discrimina por norma a los niños y niñas romaníes y los priva del derecho a recibir una educación adecuada.
 
Gran cantidad de menores están segregados en escuelas exclusivas para romaníes, y otros son escolarizados en centros “especiales” a pesar de que no presentan discapacidad física o mental de ninguna clase.

En algunas zonas del este de Eslovaquia, la totalidad de los centros escolares son segregados. Con frecuencia los niños y niñas romaníes reciben educación de menor calidad y tienen muy pocas oportunidades de proseguir los estudios tras la enseñanza obligatoria. En 2006, sólo el tres por ciento de los menores romaníes pasaron a la educación secundaria.

“Con independencia de sus capacidades individuales, los niños y niñas romaníes reciben una educación inferior a la estándar en clases segregadas. El hecho de que el gobierno no les proporcione una educación adecuada malogra sus perspectivas de empleo en el futuro y refuerza un círculo vicioso de marginación y pobreza para la población romaní”, ha afirmado Nicola Duckworth, directora del Programa de Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

Muchos romaníes consideran que la educación es imprescindible para mejorar sus perspectivas de futuro. Sin embargo, padres y madres romaníes son presionados para que acepten la segregación como algo normal y hasta beneficioso para sus hijos.
Algunos estudios han revelado que hasta el 50 por ciento de los menores romaníes que asisten a escuelas o clases especiales están allí sin razón, y que el 10 por ciento de ellos podrían incorporarse de manera inmediata a las escuelas y clases de educación normal.

Los niños y niñas romaníes ya entran en la escuela en situación de desventaja, porque por lo general no hablan eslovaco ni se han beneficiado de la educación preescolar. Una vez que han sido escolarizados en centros especiales, la puerta a la educación normal ya no suele abrirse para ellos.

Se han adoptado algunas medidas positivas, como la introducción de clases preparatorias, la contratación de profesores auxiliares y el ofrecimiento de incentivos económicos a los centros escolares que integren a los menores romaníes. Pero son disposiciones absolutamente voluntarias, por lo que a menudo no se aplican en el ámbito local, y la supervisión del gobierno central brilla por su ausencia.

El gobierno de Eslovaquia debe demostrar liderazgo y progresos en la rectificación de la discriminación en la educación y, como primer paso, debe contraer de inmediato el compromiso político de erradicar la segregación educativa de la población romaní.
La Unión Europea debe apoyar los esfuerzos para poner fin a esta violación del derecho a la educación brindando la ayuda económica y técnica necesaria y vigilando cómo se utiliza. Y es fundamental que garantice la participación plena de la comunidad romaní en la adopción y aplicación de políticas y programas que afecten a su vida.

La discriminación en la educación fomenta la marginación de la comunidad romaní. La pobreza y la falta de oportunidades al comienzo de sus vidas no deberían condenar a los niños y niñas romaníes a vivir siempre como tales.

Slovakia: Still separate, still unequal: Violations of the right to education of Romani children in Slovakia: Summary

Download:
Index Number: EUR 72/002/2007
Date Published: 15 November 2007
Categories: Slovak Republic

This is the summary of the report EUR 72/001/2007 which shows that Romani children in Slovakia continue to be largely segregated in practice in inferior education. Underlying causes of violations of the access to the right to education of Romani children have not been effectively and consistently tackled. Amnesty International is calling on the government of Slovakia to commit to tackling segregation.


This document is also available in:

Spanish:
French:
Slovak: