Annual Report 2013
The state of the world's human rights

Press releases

17 August 2012

Irán: No basta con poner en libertad a los presos de conciencia indultados

 

Toda persona recluida en Irán únicamente por ejercer pacíficamente sus derechos humanos debe quedar en libertad incondicional de inmediato, ha dicho Amnistía Internacional tras el indulto concedido por el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, a al menos 130 presos políticos, varios de ellos también presos de conciencia, de la cárcel de Evín de Teherán.

La organización ha hecho este llamamiento tras anunciar el fiscal general de Teherán, Abbas Ja’fari Dowlatabadi, que los presos –90 de los cuales estaban encarcelados en ese momento– habían sido indultados con ocasión de la festividad de Eid al Fitr, que se celebra al final del mes islámico de Ramadán.

Entre los indultados hay tres presos en favor de los cuales Amnistía Internacional ha hecho campaña.

Al parecer han quedado en libertad o han visto reducidas sus condenas presos de cárceles de todo Irán.

“Amnistía Internacional expresa su satisfacción por la puesta en libertad de Nazanin Khosravani, Ali Malihi y Ghasem Sholeh Saadi, así como de otros presos de conciencia, pero en Irán hay muchos otros presos de conciencia, algunos de ellos cumpliendo largas condenas en condiciones penitenciarias deficientes, que continúan recluidos únicamente por ejercer pacíficamente sus derechos a la libertad de expresión, asociación o reunión, o por sus creencias religiosas u otras convicciones profundas, y que también deben quedar en libertad”, ha dicho Ann Harrison, directora adjunta del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África. 

“Muchos otros presos políticos también han sido condenados tras juicios sumamente injustos, y deben ser puestos en libertad salvo que se revisen sus condenas y sus penas. Otros ven retrasada durante meses o incluso años su comparecencia ante un tribunal.

“Las malas condiciones existentes en las atestadas cárceles de Irán a menudo ocasionan graves problemas de salud en los presos. Otras veces a los reclusos se les niega o se les retrasa el tratamiento médico. A todos los detenidos y presos se les debe garantizar acceso inmediato y periódico a sus familiares y abogados, así como todo el tratamiento médico que necesiten.”

Aproximadamente 61 de las 90 personas que estaban encarceladas cuando se concedió el indulto se encontraban en la sección 350 de la cárcel de Evín de Teherán.

Seis de los indultados se encontraban entre los 13 presos que fueron azotados esta semana.

“Es deplorable que las autoridades iraníes hayan aplicado las penas de flagelación a esas seis personas antes de indultarlas el miércoles. La flagelación es un castigo que no debería ser aplicado a nadie, por tratarse de una pena cruel, inhumana y degradante, prohibida por el derecho internacional”, ha dicho Ann Harrison. 

Los tribunales iraníes imponen penas de flagelación por delitos muy variados, como delitos sexuales, delitos relacionados con drogas, consumo de alcohol, robo y otros relacionados con la libertad de expresión y reunión, como “insultar a otras personas” o “perturbar el orden público”.

La mayoría de las penas de flagelación se imponen a hombres, y en ocasiones se conmutan por multas.

Entre los presos de conciencia que siguen encarcelados están los sindicalistas Reza Shahabi y Shahrokh Zamani; los abogados Nasrin Sotoudeh, Abdolfattah Soltani y Mohammad Seyfzadeh; el pastor cristiano Behnam Irani; Sa’id Metinpour, miembro de la minoría azerbaiyana que ha pedido más derechos culturales y lingüísticos para su comunidad, y Nooshin Khadem, miembro de la minoría religiosa bahai.

Amnistía Internacional había hecho campaña en favor de los siguientes presos indultados:

Nazanin Khosravani, periodista que comenzó a cumplir una condena de seis años en marzo de 2012 por “difundir propaganda contra el sistema” y “reunión y colusión contra la seguridad nacional” en relación con su trabajo de periodista.

Ali Malihi, estudiante y periodista que cumplía una condena de cuatro años por “difundir propaganda contra el sistema” y “participar en una reunión ilegal” en relación con su trabajo de periodista.

Ghasem Sholeh Saadi, catedrático, abogado y exparlamentario que había comenzado a cumplir una condena de 18 meses en abril de 2011 en relación con una carta abierta crítica que escribió al líder supremo en 2002.

Ya en prisión, le informaron de que se le había condenado a un año más, junto con 10 años de prohibición de la enseñanza y el ejercicio del derecho, al parecer por entrevistas que había concedido a medios de comunicación extranjeros.

Ghasem Sholeh Saadi también fue condenado el 17 de septiembre de 2011 a otros dos años de cárcel por “insultar al líder”.

 

AI Index: PRE01/399/2012
Region Middle East And North Africa
Country Iran
For further information, contact International Press Office »

International Press Office

Phone : +44 (0) 20 7413 5566
9:30 - 17:00 GMT Monday-Friday
Phone : +44 (0) 777 847 2126
Line open 24 hours a day
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
International Press Office
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
UK
Follow International Press Office on Twitter
@amnestypress