Zimbabue

Human Rights in República de Zimbabue

Amnesty International  Report 2013


The 2013 Annual Report on
Zimbabwe is now live »

Jefe del Estado y del gobierno
Robert Mugabe
Pena de muerte
retencionista
Población
12,8 millones
Esperanza de vida
51,4 años
Mortalidad infantil (‹5 años)
89,5 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
91,9 por ciento

Información general

El gobierno de unidad nacional no completó el proceso para el establecimiento de una nueva Constitución, que acumulaba una demora de más de un año respecto al calendario previsto. Esto se debía sobre todo a la inadecuada financiación del proceso constitucional y a las disputas entre los partidos que integraban el gobierno de unidad. La Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF) seguía oponiendo resistencia a las reformas en el sector de la seguridad y en los medios de comunicación que se habían acordado como parte del Acuerdo Político Global, firmado por los tres partidos principales en septiembre de 2008 y que condujo a la creación del gobierno de unidad en febrero de 2009. El 24 de noviembre, la Autoridad de Radiodifusión de Zimbabue concedió licencias de emisión comerciales a Zimbabwe Newspapers Group y a AB Communications, empresas controladas por el Estado. Se consideraba que ambas eran afines a la ZANU-PF.

La Comunidad para el Desarrollo del África Austral, a través del presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, siguió mediando entre la ZANU-PF y los dos partidos políticos del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), que acordaron una hoja de ruta electoral. Sin embargo, la aplicación de los acuerdos se vio dificultada de nuevo por el recelo y la desconfianza en los niveles más elevados del gobierno. En junio, el general de brigada Douglas Nyikayaramba causó alarma al hacerse eco el periódico Herald, controlado por el Estado, de unas declaraciones suyas en las que decía que la ZANU-PF y las fuerzas de seguridad eran una misma cosa y que el primer ministro, Morgan Tsvangirai, era una amenaza para la seguridad.

El 31 de marzo, la Troika del Órgano sobre Política, Defensa y Cooperación para la Seguridad de la Comunidad para el Desarrollo del África Austral pidió el fin de la violencia en Zimbabue, incluidas las detenciones y la intimidación de opositores políticos de la ZANU-PF.

Las declaraciones relativas a unas posibles elecciones en 2011, sobre todo por parte del presidente Mugabe y de miembros de la ZANU-PF, aumentaron las tensiones en las comunidades rurales y suburbanas más afectadas por la violencia que había estallado en 2008 fomentada por el Estado. Salieron a la luz casos de hostigamiento e intimidación por parte de partidarios de la ZANU-PF contra presuntos opositores. En algunas zonas, esto desembocó en enfrentamientos entre los partidos. Sin embargo, daba la impresión de que la policía sólo detenía a quienes se oponían a la ZANU-PF, lo que provocaba la sensación de que los partidarios de esta organización estaban por encima de la ley.

Durante los preparativos del congreso del partido Movimiento por el Cambio Democrático de Morgan Tsvangirai (MDC-T), celebrado en Bulawayo en abril, algunos miembros del partido estuvieron implicados en enfrentamientos violentos mientras competían para obtener cargos. Se tuvo noticia de enfrentamientos en el seno del MDC-T en las provincias de Manicaland, Masvingo, Bulawayo y Midlands durante los congresos provinciales.

Top of page

Libertad de expresión, asociación y reunión

La policía usó la Ley de Orden Público y Seguridad para menoscabar las actividades políticas de los dos partidos del MDC. Durante todo el año siguió interfiriendo en sus actividades, obstaculizando sus reuniones o absteniéndose de actuar cuando partidarios de la ZANU-PF intentaban perturbar el desarrollo de sus reuniones. En algunos casos, la policía usó fuerza excesiva, o amenazó con la fuerza, para obstaculizar la celebración de reuniones del MDC que habían sido aprobadas por los tribunales; la policía no puso trabas a ninguna reunión de la ZANU-PF. En los casos de violencia entre partidos, la policía rara vez detenía a partidarios de la ZANU-PF.

Chipangano, banda vinculada a la ZANU-PF, cometió abusos contra los derechos humanos con total impunidad en su base de Mbare y en otras zonas de Harare. El 23 de julio, miembros de la banda invadieron el edificio del Parlamento, perturbaron el desarrollo de una audiencia pública relacionada con el Proyecto de Ley sobre la Comisión de Derechos Humanos de Zimbabue y golpearon a varias personas, entre ellas un parlamentario y un periodista. No se practicó ninguna detención a pesar de la presencia de la policía. En octubre, en Marondera y Mutare, grupos de partidarios de la ZANU-PF perturbaron el desarrollo de las consultas públicas del Parlamento sobre el Proyecto de Ley de Reforma Electoral, lo que causó demoras adicionales en el proceso de reforma electoral.

  • El 21 de enero, Amnistía Internacional fue testigo de cómo partidarios de la ZANU-PF que se manifestaban ante el ayuntamiento de Harare golpeaban a varias personas en presencia de la policía antidisturbios. Golpearon a un estudiante de secundaria por tomar una fotografía y golpearon y desnudaron a una joven que vestía una camiseta del MDC-T. Los dos agredidos sufrieron lesiones graves y necesitaron tratamiento médico. La policía no intervino para detener la violencia.
  • En febrero, 23 residentes de poblados del distrito de Nyanga, provincia de Manicaland, y Douglas Mwonzora, parlamentario del MDC-T por esa circunscripción, fueron detenidos y recluidos bajo custodia. Se los acusó de violencia pública tras los enfrentamientos entre miembros de la ZANU-PF y del MDC-T. No se detuvo a ningún miembro de la ZANU-PF. A los 24 detenidos se les concedió la libertad bajo fianza, pero la fiscalía recurrió al artículo 121 de la Ley de Pruebas y Procedimiento Penal para suspender la orden de libertad bajo fianza, y prolongó la reclusión por siete días más. El artículo 121 de la Ley de Pruebas y Procedimiento Penal se había utilizado en el pasado para prolongar la reclusión de presuntos opositores de la ZANU-PF.
  • El 10 de julio, el profesor Welshman Ncube, líder del MDC, el más pequeño de los dos partidos de la coalición MDC, y varios miembros de las ejecutivas del partido fueron detenidos en Hwange tras dárseles el alto en un control policial. Quedaron en libertad sin cargos al cabo de un par de horas.
  • La policía de la provincia de Matabelelandia Septentrional impidió dos concentraciones del MDC-T en Lupane y Victoria Falls, los días 29 y 30 de octubre, respectivamente. En ambos actos iba a intervenir Morgan Tsvangirai.
  • El 6 de noviembre, unos seguidores de la ZANU-PF desbarataron una concentración que el MDC-T tenía previsto celebrar en el estadio Chibuku, en la ciudad de Chitungwiza, y presuntamente atacaron a los participantes. Estalló la violencia y el acto fue suspendido. La policía, a la que se había notificado la celebración de la concentración, estaba presente pero no practicó ninguna detención. Después de este incidente, los portavoces de la policía afirmaron que no habría presencia policial en las actividades políticas del MDC-T, lo cual impedía en la práctica a esta formación celebrar concentraciones porque preocupaba la seguridad de los asistentes. Sin embargo, posteriormente sí hubo presencia policial en una concentración del MDC-T convocada en el mismo estadio, de modo que fue posible celebrarla.
Top of page

Detención y reclusión arbitrarias

Persistieron las detenciones por motivos políticos de miembros destacados de los partidos del MDC. También se detuvo a decenas de partidarios del MDC, y algunos pasaron meses bajo custodia por cargos de motivación política. Desde hacía años, las detenciones de este tipo concluían en la absolución o en la retirada de los cargos.

  • El 10 de marzo, el ministro de Energía y Desarrollo Energético, Elton Mangoma, del partido MDC-T, fue detenido por cargos falsos de corrupción. Un tribunal lo absolvió más tarde.
  • El 14 de abril, Moses Mzila, ministro para la Reconciliación Nacional y miembro del MDC, fue detenido por no haber notificado presuntamente a la policía una reunión celebrada la víspera en Lupane, Matabelelandia Septentrional. Ese mismo día, un sacerdote católico, el padre Marko Mabutho Mnkandla, fue detenido por celebrar una misa en memoria de las víctimas y los supervivientes del Gukurahundi, las atrocidades cometidas por las fuerzas de Seguridad del Estado en Matabelelandia en la década de 1980.
  • En junio, Jameson Timba, ministro de Estado en el gabinete del primer ministro, fue detenido tras escribir presuntamente en un periódico local que el presidente Mugabe había mentido en relación con los resultados de la cumbre de la Comunidad para el Desarrollo del África Austral celebrada en Johannesburgo ese mismo mes.
  • Más de 25 personas fueron detenidas en relación con un incidente ocurrido en Glen View, Harare, el 29 de mayo, cuando un agente de policía, Petros Mutedza, fue golpeado hasta morir por una muchedumbre. Sin llevar a cabo verdaderas investigaciones, la policía hizo públicas declaraciones en las que culpaba a partidarios del MDC-T, y tomó medidas represivas contra los simpatizantes del partido en la zona. Algunos detenidos fueron torturados bajo custodia policial. A siete se les denegó la libertad bajo fianza y al final del año seguían en prisión preventiva. Cynthia Manjoro, defensora de los derechos humanos, fue detenida tras ser visto su automóvil, según se supo, circulando cerca del lugar donde tuvo lugar la violencia; ella no estaba en la zona en ese momento y no desempeñaba ningún cargo en el MDC-T.
Top of page

Defensores y defensoras de los derechos humanos

Los defensores y defensoras de los derechos humanos seguían siendo objeto de detención arbitraria, reclusión ilegítima, cargos de motivación política e incluso tortura bajo custodia policial. Los activistas comunitarios sufrían hostigamiento e intimidación por parte de miembros de la ZANU-PF debido a su labor de derechos humanos. Las amenazas y los actos de intimidación de esta índole aumentaron cuando la ZANU-PF comenzó a hacer declaraciones sobre unas posibles elecciones en 2011.

El 19 de febrero, Munyaradzi Gwisai y otros 44 activistas fueron detenidos por la policía en Harare mientras celebraban una reunión para debatir sobre las repercusiones de las protestas en Egipto y Túnez. Estuvieron detenidos más de las 48 horas que permitía la ley, y sólo unos minutos antes de comparecer ante un tribunal el 23 de febrero se les dijo que se los acusaba de traición. Se les negó tratamiento médico y el acceso a sus abogados, y algunos denunciaron haber sido torturados por la policía. Un total de 39 activistas fueron absueltos el 7 de marzo. Los cargos de traición se retiraron en julio, pero los activistas seguían haciendo frente a cargos de “conspiración para cometer violencia o bien incitar a la violencia pública o participar en una concentración con la intención de promover la violencia pública, alteraciones del orden público y fanatismo”.

El 28 de febrero, siete integrantes de las organizaciones de activistas Mujeres de Zimbabue, ¡En Pie! (WOZA) y Hombres de Zimbabue, ¡En Pie! fueron detenidos en Bulawayo. Según los informes, se los sometió a tortura en la comisaría de policía de Bulawayo Central. Dos días después quedaron en libertad previo pago de una fianza de 50 dólares estadounidenses y se les ordenó que se presentaran a la policía dos veces por semana.

El 1 de marzo, otras 14 activistas de WOZA fueron detenidas en Bulawayo mientras celebraban reuniones sobre cuestiones sociales. Quedaron en libertad sin cargos ese mismo día.

Top of page

Desalojos forzosos

El gobierno no proporcionó educación a miles de niños y niñas afectados por los desalojos forzosos masivos de 2005, conocidos como Operación Murambatsvina. En Hopley y Hatcliffe Extension, dos asentamientos creados por el gobierno para realojar a las víctimas de los desalojos de Harare, más de 2.000 niños y niñas asistían a escuelas primarias no registradas, en edificios inadecuados y sin docentes capacitados ni material de escritorio. Más de seis años después de los desalojos forzosos, la mayoría de las víctimas se había hundido aún más en la pobreza debido a que el gobierno no había encontrado remedios efectivos.

Top of page

Derechos de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero

Continuaba la persecución de personas debido a su orientación sexual.

  • El 20 de octubre se detuvo en el barrio residencial de Mbare, Harare, a dos hombres, Lionel Girezha, de 27 años, y Ngonidzashe Chinya, de 28, y se los acusó formalmente de sodomía, cargos que ellos negaron. Ambos fueron golpeados por las personas que los denunciaron antes de quedar bajo custodia policial. Cuando comenzó el juicio, varios miembros de la banda Chipangano, vinculada a la ZANU-PF, hostigaron y amenazaron con violencia a los abogados por representar a personas sospechosas de ser gays. La policía no protegió a los abogados, que tuvieron que presentar un recurso ante el Tribunal Superior para que el juicio se celebrase en un lugar distinto de Mbare.

En octubre, Morgan Tsvangirai afirmó en una entrevista concedida a la BBC que apoyaba los derechos de los gays. Fue criticado en los medios de comunicación controlados por el Estado, que intentaron politizar la declaración e incitar el odio contra los homosexuales.

Top of page