Diciembre 07-Enero 08

Descargar revista en PDF (1'5 MB)

Editorial


Un mundo libre de pena de muerte

La utopía de un mundo libre de pena de muerte está más cerca. El Tercer Comité de la Asamblea General de la ONU aprobó el pasado 15 de noviembre una resolución en la que se demanda una moratoria en el uso de la pena de muerte, de cara a su abolición total.

La resolución, apoyada por 99 países, y con 52 votos en contra y 33 abstenciones, iba a ser refrendada en el plenario de la Asamblea durante el mes de diciembre, después del cierre de esta edición.

Se trata de un hecho histórico, que supone un hito en el camino hacia la abolición.

Ya en 1971 y 1977 la Asamblea General de la ONU había aprobado sendas resoluciones en las que se decía que era deseable que los países abolieran la pena capital.

Pero esta última resolución, que fue patrocinada por 87 naciones del mundo, va más allá, al reclamar a los Estados que aún mantienen la pena capital –hoy día una minoría–, una moratoria universal como paso previo a la abolición. Les insta también a que respeten las normas internacionales que protegen los derechos internacionales de las personas condenadas a muerte y a que reduzcan el número de delitos por los que esta pena se puede imponer.

Aunque una resolución de este tipo no obliga legalmente a los gobiernos, sí supone una importante presión moral y política. El secretario general de las Naciones Unidas tendrá que informar durante 2008 sobre su cumplimiento.

Se trata, en definitiva, de una poderosa herramienta para convencer a los países retencionistas de que revisen sus leyes, lo que facilitará que, antes o después, la pena de muerte sea abolida.

Actualmente, 133 países del mundo han abolido ya la pena capital en la ley o en la práctica, y se espera que varios más se sumen en los próximos meses. Durante 2006 sólo hubo ejecuciones en 25 países, y el 91 por ciento de ellas tuvieron lugar en apenas seis naciones: China, Irán, Irak, Pakistán, Sudán y Estados Unidos.

Como informamos en esta edición, en China se han adoptado medidas que se espera que provoquen un descenso en el número de ejecuciones, y la revisión de la constitucionalidad del uso de la inyección letal en Estados Unidos ha generado una moratoria de facto en la mayor parte del país.

Una Amnistía, otra revista

Para conseguir cambios en materia de derechos humanos, es necesario que el mensaje y la acción de Amnistía Internacional cause el mayor impacto posible. En un mundo globalizado, lo que hagamos en una parte del mundo debe reforzar lo que estamos haciendo en otra. Necesitamos presentarnos y sentirnos como el movimiento global que somos, un movimiento que puede marcar la diferencia para muchas víctimas de violaciones de derechos humanos en todo el mundo.

Por todo ello, Amnistía Internacional está revisando su política de comunicación con el objetivo de implantar una misma imagen global, reconocible en todo el mundo, que facilite la coordinación e integración del trabajo de millones de personas a favor de los derechos humanos.

De ello informábamos en el número anterior de esta revista, que nació hace más de una década como canal de comunicación para los socios y simpatizantes de la organización de habla castellana.

Aunque desde entonces se han producido cambios paulatinos, con este número iniciamos una nueva etapa, en consonancia con la revisión internacional, con el objetivo de que sea una herramienta que motive una mayor participación.

Tal como se puso de manifiesto en la última asamblea internacional de Amnistía, fuerzas globales, tanto políticas como económicas, se oponen a los cambios positivos. Por ello, Amnistía Internacional tiene la obligación de aprovechar todo su potencial para presionar con más intensidad y eficacia, integrando las diversas culturas de las millones de personas que quieren un mundo mejor. Y hacerlo a través de la investigación, la acción y, como en esta revista, la comunicación.

Esperamos que esta otra revistaos resulte más atractiva, y que sea útil para conseguir una Amnistíamás eficaz y con más impacto en la defensa de los derechos humanos en todo el mundo.

 

Descargar revista en PDF (1'5 MB)

 

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE