Annual Report 2013
The state of the world's human rights

19 August 2011

Costa de Marfil: El dinero perdido debe llegar a las víctimas del vertido tóxico de Trafigura

Costa de Marfil: El dinero perdido debe llegar a las víctimas del vertido tóxico de Trafigura

El nuevo gobierno de Costa de Marfil debe garantizar que la indemnización pagada por la empresa petrolera Trafigura llega a los millares de víctimas del vertido de residuos tóxicos de 2006, ha manifestado Amnistía Internacional hoy, cuando se cumplen cinco años del desastre.  

Trafigura ha hecho varios pagos por un total de 260 millones de dólares estadounidenses, pero se ignora dónde ha ido a parar gran parte de este dinero, y millares de víctimas no han recibido nada. 

“Es inaceptable que tantas personas afectadas por el vertido no hayan recibido la indemnización a que tienen derecho”, ha manifestado Benedetta Lacey, asesora especial de Amnistía Internacional sobre rendición de cuentas de las empresas. 

“Estos pagos se han visto afectados por reiteradas demoras y falta de transparencia. El gobierno del presidente Ouattara debe tomar medidas decisivas para demostrar que no se va a tolerar la corrupción ni la malversación de fondos.” 

El vertido de residuos tóxicos ocurrido hace cinco años, en 2006, afectó a más de 100.000 personas en Abiyán, capital comercial de Costa de Marfil. 

En febrero de 2007, Trafigura firmó un acuerdo con el gobierno marfileño por el que se comprometía a pagar 195 millones de dólares estadounidenses en concepto de indemnización y los costos de la limpieza. El gobierno elaboró entonces una lista de más de 95.000 víctimas con derecho a indemnización, pero el proceso iniciado para efectuar esta no llegó nunca a su fin, y sigue sin saberse qué parte de los 195 millones han recibido realmente las víctimas. 

En abril de 2008, Trafigura hizo al gobierno marfileño un segundo pago de 20 millones de dólares, con el que completaba la cantidad fijada en el acuerdo y cubría los costos de la limpieza. 

En septiembre de 2009 Trafigura hizo aparte un pago de 45 millones de dólares estadounidenses en el marco de un acuerdo extrajudicial alcanzado en el Reino Unido con casi 30.000 marfileños que habían interpuesto una demanda por daños y perjuicios en relación con el vertido.  

Sin embargo, un grupo que afirmaba falsamente representar a las víctimas impidió posteriormente la distribución de este dinero. El grupo, que se hacía llamar Coordinación Nacional de Víctimas de Residuos Tóxicos de Costa de Marfil (CNVDT-CI), consiguió que un tribunal marfileño ordenara transferir el dinero a su cuenta bancaria para distribuirlo entre las víctimas. 

Tras esta orden judicial, el despacho de abogados británico que representaba a los demandantes declaró que creía que no tenía “más remedio” que hacerlo, pero acordó hacer un proceso de distribución conjunto con la CNVDT-CI. 

El bufete británico ha informado recientemente de que al menos 6.000 de sus clientes están esperando recibir todavía de la CNVDT-CI su indemnización. Según informes, el presidente de la CNVDT-CI ha desaparecido, y no se sabe cuándo se pagarán las indemnizaciones restantes. 

Amnistía Internacional ha expresado reiteradamente honda preocupación por el papel de la CNVDT-CI, cuya afirmación de representar a los 30.000 demandantes incluidos en el acuerdo británico en manifiestamente falsa. 

“Más de 6.000 personas siguen sin recibir el equivalente al salario de un año de trabajo acordado en la demanda que tanto costó ganar a Trafigura,” ha explicado Benedetta Lacey. “El gobierno de Costa de Marfil debe garantizar que la CNVDT-CI paga a los demandantes los millones de dólares que les debe.” 

 “Cuando se cumplen cinco años del desastre, debemos pensar en las víctimas. En mi zona hay 300 personas que no han recibido aún la indemnización”, ha firmado Geneviève Diallo, representante de un grupo de víctimas que viven cerca de la zona afectada por el vertido de Akouedo. “Quienes han malversado el dinero deben ser puestos a disposición judicial. Debe hacerse justicia.” 

Amnistía Internacional pide al gobierno de Costa de Marfil que localice los fondos perdidos y garantice el pago completo de su indemnización a los millares de personas que, cinco años después del vertido, están esperando todavía a recibirla. 

“El nuevo gobierno marfileño debe tomar sin demora medidas para poner fin a este prolongado fiasco y hacer justicia a los millares de personas afectadas por los residuos tóxicos vertidos a la puerta de sus casas”, ha dicho Benedetta Lacey. 

El 19 de agosto de 2006 se llevaron a Abiyán residuos tóxicos, a bordo del barco Probo Koala, fletado por la empresa petrolera Trafigura. Se vertieron en distintas partes de los alrededores de la ciudad. 

Más de 100.000 personas solicitaron atención médica por diversos problemas de salud, y se registraron 15 muertes. 

Todos los pagos anteriormente mencionados se han convertido al equivalente en dólares estadounidenses de las cantidades reales pagadas, sobre la base de cálculos del cambio de divisas con el tiempo y son valores aproximados. Ambos acuerdos se hicieron sin reconocimiento alguno de su responsabilidad por parte de Trafigura.

Issue

Business And Human Rights 

Country

Cote D'ivoire 

Region

Africa 

@amnestyonline on twitter

News

21 August 2014

Children accused of being members of armed groups in the conflict in Mali are languishing in adult jails while human rights abuses continue.

Read more »
15 August 2014

The number of killings perpetrated by the police is on the rise again in the Dominican Republic whilst legislation intended to fix the problem stalls and stagnates in Congress... Read more »

22 August 2014

The rare acquittal of a death row prisoner in China, who had languished in prison through six years’ of appeals, is another reminder of the need to immediately end all... Read more »

21 August 2014

After fleeing their homes and surviving a perilous Mediterranean crossing, African migrants in Italy are falling prey to labor gangs.

Read more »
22 August 2014

A shocking video showing an execution-style killing by an armed group at a football stadium in eastern Libya highlights the authorities’ failure to prevent parts of the country... Read more »