Annual Report 2013
The state of the world's human rights

Press releases

14 July 2011

Pocos avances en el segundo aniversario del homicidio de destacada activista chechena

Las autoridades rusas han hecho pocos esfuerzos para investigar efectivamente la posible implicación de funcionarios locales en el asesinato, cometido en julio de 2009, de la destacada defensora de los derechos humanos Natalia Estemirova, han declarado hoy Human Rights Watch, Civil Rights Defenders, Front Line Defenders, Amnistía Internacional y el Comité Noruego de Helsinki, con motivo del segundo aniversario de su muerte.

Las organizaciones, que citaron un nuevo informe independiente en el que se detallan graves defectos en las investigaciones del gobierno, han reiterado su llamamiento para que se lleve a cabo una investigación exhaustiva, imparcial y transparente, y se enjuicie a las personas responsables.

“Dos años después del asesinato de Estemirova, hay más preguntas que respuestas sobre las circunstancias que rodearon su muerte —ha afirma Hugh Williamson, director para Europa y Asia Central de Human Rights Watch—. Las autoridades rusas deben hacer justicia en el caso de Estemirova para demostrar su sinceridad sobre la protección de los derechos humanos en Chechenia y en todo el Norte del Cáucaso.”

Estemirova, investigadora del grupo ruso de derechos humanos Memorial sobre los abusos contra los derechos humanos cometidos en Chechenia, fue secuestrada frente a su domicilio de Grozni la mañana del 15 de julio de 2009. Su cadáver fue encontrado en la vecina república de Ingushetia ese mismo día con heridas de bala.

Las autoridades chechenas, incluido el presidente Ramzan Kadyrov, habían criticado públicamente sus incesantes denuncias de abusos endémicos contra los derechos humanos, como homicidios extrajudiciales, torturas y desapariciones forzadas, a manos del gobierno checheno. Las circunstancias de la muerte de Estemirova y las amenazas recibidas tanto por ella como por otras personas indican la posible implicación o aquiescencia oficial en su asesinato.

Pese a las reiteradas declaraciones de las autoridades rusas en las que afirmaban que el caso de Estemirova estaba prácticamente resuelto, parece que las investigación está enfangada en las conclusiones oficiales de que fue asesinada por rebeldes chechenos como represalia por haber denunciado algunos de sus crímenes. El 14 de julio, el Centro de Derechos Humanos Memorial, la Federación Internacional de los Derechos Humanos y Novaya Gazeta publicaron un informe sobre las deficiencias de la investigación gubernamental.

Por ejemplo, encontraron discrepancias en las pruebas recogidas en el vehículo supuestamente utilizado en el homicidio, que no se habían tomado muestras de ADN de un grupo más amplio de sospechosos en Chechenia y la ausencia de voluntad de estudiar el posible papel desempeñado por la policía del distrito de Kurchaloi, que había estado implicada en una ejecución extrajudicial que Estemirova había denunciado semanas antes de su asesinato.

Las amenazas y el hostigamiento a defensores y defensoras de derechos humanos en Chechenia han aumentado desde el asesinato de Estemirova, y el entorno de trabajo sigue siendo muy hostil. Tres semanas después de su muerte, Zarema Sadulaeva y Alik Djabrailov, activistas de la organización no gubernamental local Salvemos la Generación, fueron asimismo secuestrados en Grozni y asesinados.  La investigación sobre estos homicidios no ha tenido resultados tangibles.   

Algunos miembros del Grupo Móvil Conjunto de las Organizaciones Rusas de Derechos Humanos en Chechenia (Grupo Móvil), creado en noviembre de 2009 con abogados y otras personas de toda Rusia para trabajar en Chechenia de forma rotatoria, han recibido amenazas en numerosas ocasiones. A principios de julio, la policía de Grozni advirtió a dos activistas locales que colaboraban estrechamente con el grupo de que dejaran de hacerlo. En febrero de 2010, las autoridades policiales detuvieron arbitrariamente a tres miembros del grupo en el distrito checheno de Shali, a los que confiscaron o dañaron parte de su equipo y mantuvieron ilegítimamente bajo custodia toda la noche. Los funcionarios responsables no han respondido de sus actos.

El Grupo Móvil ha sido galardonado con el Premio Front Line para defensores de derechos humanos en riesgo 2011 y con el Premio de Derechos Humanos 2001 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa .

“El Grupo Móvil ha recogido en esencia el testigo de Natalia Estemirova, pues se ocupa ahora de los casos más delicados de derechos humanos de Chechenia —ha afirmado Mary Lawlor, directora de Front Line Defenders—. Nos preocupa enormemente la seguridad de sus miembros sobre el terreno.”

“La situación de los defensores y defensoras de derechos humanos en Chechenia no es mejor hoy que hace dos años —ha declarado por su parte Nicola Duckworth, director del Programa para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional—. Las autoridades deben demostrar su compromiso sincero con la defensa de los defensores y defensoras de derechos humanos; esto no se puede hacer sin realizar investigaciones efectivas sobre los homicidios cometidos.”

En virtud tanto del derecho nacional como del internacional, el gobierno ruso tiene la obligación de investigar el caso de Estemirova efectivamente y de enjuiciar a todas las personas responsables, con independencia de su rango o cargo, han declarado las cinco organizaciones. Las normas para estas investigaciones fueron elaboradas por la ONU y están recogidas en los Principios Relativos a una Eficaz Prevención e Investigación de las Ejecuciones Extralegales, Arbitrarias o Sumarias, así como en el mandato del relator especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, y en otros manuales y textos especializados.

La investigación debe examinar a fondo cualquier posible implicación oficial en el asesinato de Estemirova, en todos los niveles del gobierno, ha afirmado el grupo. No debe excluir la posibilidad de que estén implicados los dirigentes de la república, que ya han estado implicados en otros casos de represalias contra personas que han denunciado abusos en Chechenia, hicieron declaraciones amenazadoras contra Estemirova y otros miembros de Memorial, y vienen fomentando una atmósfera de impunidad para las fuerzas de seguridad y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

“Estemirova denunció abusos terribles a manos de personal militar y de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley a costa de un gran riesgo personal —ha declarado Marie Manson, directora de programa de Civil Rights Defenders—. Las autoridades rusas deben investigar a fondo la posible implicación de funcionarios chechenos que podrían haber visto su labor como una amenaza y podrían haber estado implicados en su desaparición y asesinato.”

Si desean más información pueden ponerse en contacto con las siguientes personas:
En Nueva York, Human Rights Watch, Rachel Denber (inglés, ruso, francés): +1-212-216-1266, o +1-917-916-1266 (móvil)
En Moscú, Human Rights Watch, Tanya Lokshina (inglés, ruso): +7-916-624-1906 (móvil)
En Dublín, Front Line, Jim Loughran (inglés, francés, español): +353-(0)1-212-3750
En Estocolmo, Civil Rights Defenders, Marie Manson (sueco, inglés): +46-709-89-60-10 (móvil)
En Oslo, Comité Noruego de Helsinki, Aage Borchgrevink (inglés, ruso, noruego): +47-9-075-1150
En Londres, Amnistía Internacional, Nicola Duckworth (inglés): +44-7771-796350
En Moscú, Amnistía Internacional, Friederike Behr (inglés, alemán, ruso): +7-909-675-55573 (móvil)

AI Index: PRE01/348/2011
Region Europe And Central Asia
For further information, contact International Press Office »

International Press Office

Phone : +44 (0) 20 7413 5566
9:30 - 17:00 GMT Monday-Friday
Phone : +44 (0) 777 847 2126
Line open 24 hours a day
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
International Press Office
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
UK
Follow International Press Office on Twitter
@amnestypress