Corea del Norte

Human Rights in República Popular Democrática de Corea

Amnesty International  Report 2013


The 2013 Annual Report on
North Korea is now live »

Jefe del Estado
Kim Jong-il
Jefe del gobierno
Choe Yong-rim (sustituyó a Kim Yong-il en junio)
Pena de muerte
retencionista
Población
24 millones
Esperanza de vida
67,7 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m)
63/63 por cada 1.000

Información general

Al parecer, Corea del Norte se estaba preparando para un cambio de liderazgo: en septiembre, Kim Jong-un, tercer hijo del dirigente Kim Jong-il, se convirtió en general de cuatro estrellas, lo que indicaba su designación como sucesor.

La tensión en la península de Corea aumentó en noviembre, cuando Corea del Norte bombardeó la isla de Yeonpyeong, cerca de la frontera marítima en litigio conocida como Línea Fronteriza Septentrional. Dos infantes de marina surcoreanos y dos civiles murieron; se trataba de las primeras muertes de civiles ocurridas a consecuencia de hostilidades militares transfronterizas desde la Guerra de Corea de 1950-1953. En marzo, Corea del Sur acusó a Corea del Norte de hundir un buque de la Armada surcoreana, el Cheonan, causando la muerte a 46 tripulantes. En diciembre, el fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno-Ocampo, anunció que había iniciado una investigación preliminar por posibles crímenes de guerra cometidos por Corea del Norte en relación con sus recientes enfrentamientos con Corea del Sur.

Arriba

Crisis alimentaria, desnutrición y salud

En julio, Amnistía Internacional informó de que la respuesta tardía e insuficiente del gobierno a la persistente crisis alimentaria estaba teniendo consecuencias demoledoras sobre la salud de la población. La organización pidió al gobierno que solicitase ayuda humanitaria internacional y que no impidiese su distribución efectiva. Se instó a los países donantes a que proporcionasen asistencia a través de la ONU teniendo en cuenta las necesidades existentes, y no los intereses políticos.

UNICEF afirmó que en torno a 40.000 niños y niñas menores de cinco años sufrían anualmente “desnutrición aguda” en Corea del Norte, y que 25.000 de ellos necesitaban tratamiento hospitalario. Un estudio realizado por el gobierno con respaldo de la ONU mostró que alrededor de un tercio de la población sufría de raquitismo (crecimiento corporal inferior al normal). En algunas regiones el índice era del 45 por ciento.

En octubre, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó preocupación ante el hecho de que las “perentorias necesidades humanitarias” de al menos 3,5 millones de mujeres, niños y niñas en Corea del Norte se agravaran por la escasez de alimentos.

Arriba

Condiciones de reclusión

El gobierno gestionaba al menos seis centros que albergaban a miles de personas encarceladas por motivos políticos. Se detenía a las personas arbitrariamente, o se las recluía durante periodos indeterminados sin cargos ni juicio. Los detenidos sufrían graves violaciones de derechos humanos de forma continua y sistemática, incluidas ejecuciones extrajudiciales, tortura y otros malos tratos y trabajos forzados. La tortura parecía ser una práctica generalizada en los campos penitenciarios. El trabajo forzoso, agotador –y en ocasiones peligroso–, con escaso tiempo de descanso e insuficiente acceso a alimentos y atención médica provocó la muerte de numerosas personas detenidas. Muchas eran ejecutadas por infracciones menores, y a otras se las obligaba a presenciar las ejecuciones públicas.

  • Al parecer, Jeong Sang-un, ex prisionero de guerra de 84 años que había luchado en favor de Corea del Sur en la Guerra de Corea, de 1950-1953, estaba recluido en febrero en un campo para presos políticos de Corea del Norte tras haber sido expulsado por las autoridades chinas. Se creía que era uno de los miles de personas que se habían desplazado a China desde Corea del Norte en busca de alimentos. Poco después de su llegada a China, las autoridades lo habían detenido en la provincia de Jilin y recluido hasta su devolución a Corea del Norte en febrero. Cuando regresó estaba muy débil y necesitaba ayuda para andar. Jeong Sang-un no había sido juzgado en Corea del Norte, sino enviado directamente al campo penitenciario (kwanliso) de Yodok, en la provincia de Hamkyung Meridional.
  • En febrero, Robert Park, misionero y activista de derechos humanos estadounidense de 28 años, quedó en libertad tras pasar 43 días en un centro de detención de Pyongyang. Lo habían detenido tras entrar en Corea del Norte el 25 de diciembre de 2009, con la evidente intención de poner de manifiesto la difícil situación de los presos políticos en el país.
  • En agosto, tras la visita del ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter, Aijalon Gomes, ciudadano estadounidense de 31 años, quedó en libertad. Amigo de Robert Park, en enero había entrado ilegalmente en Corea del Norte y había sido condenado a ocho años de trabajos forzados y al pago de una multa de aproximadamente 600.000 dólares estadounidenses.
Arriba

Libertad de expresión, asociación y circulación

Las autoridades impusieron graves restricciones a la libertad de expresión y reunión, a pesar de que estos derechos estaban garantizados en la Constitución. Las críticas al gobierno y a sus dirigentes se reprimían con severidad y eran punibles con detención y reclusión en un campo penitenciario. El gobierno distribuía todos los aparatos de radio y televisión, y los ciudadanos tenían prohibido modificarlos para recibir emisiones de otros países. Las personas a quienes se sorprendía escuchando programas extranjeros eran detenidas y condenadas a largos periodos en prisión.

Los ciudadanos norcoreanos sufrían restricciones a la hora de viajar por el país y al extranjero. Las autoridades chinas devolvieron a Corea del Norte a miles de norcoreanos que habían huido a China en busca de alimentos y empleo. A su regreso eran sistemáticamente golpeados y enviados a centros de detención. Las personas sospechosas de haber estado en contacto con ONG surcoreanas o de haber intentado huir a Corea del Sur recibían castigos más severos.

Arriba

Pena de muerte

Corea del Norte continuó llevando a cabo ejecuciones, algunas en público y otras en secreto. Según informes, al menos 60 personas fueron ejecutadas públicamente.

  • Según informes, Chong, trabajador en una fábrica de armamento, fue ejecutado públicamente en la ciudad costera oriental de Hamhung a finales de enero. Lo habían acusado de revelar –mediante un teléfono móvil chino ilegal– el precio del arroz y otras condiciones de vida a un amigo que había huido a Corea del Sur años atrás.
Arriba

Escrutinio internacional

En marzo, Corea del Norte respondió al informe elaborado a raíz del examen periódico universal de la ONU de 2009, en el que se había analizado su historial en materia de derechos humanos. Sin embargo, al afirmar que simplemente tomaba nota de las recomendaciones formuladas en él, se convirtió en el primer país que se negaba a aceptar expresamente las recomendaciones derivadas del proceso del examen periódico universal, lo que contradecía sus anteriores promesas de colaborar en él. En junio, el indonesio Marzuki Darusman fue designado nuevo relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Corea del Norte.

Arriba