Armenia

Human Rights in República de Armenia

Amnesty International  Report 2013


The 2013 Annual Report on
Armenia is now live »

Jefe del Estado
Sergue Sarkisian
Jefe del gobierno
Tigran Sarkisian
Pena de muerte
abolicionista para todos los delitos
Población
3,1 millones
Esperanza de vida
74,2 años
Mortalidad infantil (‹5 años)(h/m)
29/25 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
99,5 por ciento

Muertes bajo custodia

Tras su visita a Armenia en septiembre, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria expresó su preocupación por los malos tratos y las palizas a detenidos y presos, así como por las presiones ejercidas sobre los detenidos para obtener su confesión.

  • En abril murió en un hospital Vahan Khalafian horas después de haber estado detenido en la comisaría de policía de Charentsavan acusado de robo. Las autoridades declararon que se había apuñalado a sí mismo después de haber sido maltratado por unos agentes de policía, pero la familia rechazó la versión del suicidio.

En noviembre, dos agentes de policía fueron condenados por abuso de autoridad, lo que al parecer había motivado el suicidio. A uno de ellos se le impuso una pena de prisión de ocho años y a su subordinado, una condena condicional de dos años.

Arriba

Impunidad

Al final del año aún no se había llevado a cabo una investigación independiente sobre las denuncias de uso indebido de la fuerza contra ciudadanos durante las protestas postelectorales de 2008; nadie había sido procesado en relación con la decena de muertes ocurridas durante aquellas violentas manifestaciones, incluidas las de dos agentes de policía. Las familias de nueve de las víctimas emprendieron acciones legales contra la Fiscalía General por no investigar las muertes, pero el Tribunal de Jurisdicción General desestimó sus demandas, decisión que ratificaron luego el Tribunal de Apelación y el Tribunal Supremo.

Arriba

Libertad de expresión

Según los informes recibidos, unos desconocidos agredieron en noviembre a Nikol Pashinian, activista de la oposición y redactor jefe de Haikakan Zhamanak, cuando cumplía una pena revisada de 3 años y 11 meses de cárcel. Inicialmente, en enero, había sido condenado a 7 años de cárcel por el cargo de organizar disturbios multitudinarios en 2008. Nikol Pashinian seguía escribiendo en prisión artículos para su periódico. Según su abogado, lo habían amenazado con causarle daños si no dejaba de poner al descubierto las prácticas presuntamente corruptas del sistema penitenciario en su periódico. Tras la agresión se procedió al traslado del periodista a otra cárcel.

Arriba

Violencia contra mujeres y niñas

El gobierno creó en marzo el Comité Interinstitucional de Estado para Combatir la Violencia de Género, tal como había dispuesto el primer ministro en un decreto. Sin embargo, no hubo avances en la promulgación de legislación que abordara de manera específica la violencia contra las mujeres y la creación de casas refugio, recomendada por el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer en 2009. Sólo funcionaba una casa refugio en todo el país, gestionada por la ONG Centro de Derechos de las Mujeres, con fondos procedentes de donantes extranjeros.

En octubre murió Zaruhi Petrosian, joven de 20 años, víctima de continuos actos de violencia intrafamiliar, según informes después de haber sufrido una paliza brutal a manos de su esposo y su suegra. Según su hermana, Zaruhi Petrosian había acudido a la policía en dos ocasiones para denunciar los abusos y pedir ayuda, pero al parecer habían desestimado su caso por considerarlo “poco importante” e “irrelevante”. Tras la intensa publicidad que se dio al caso, las autoridades detuvieron al esposo y lo acusaron de “causar deliberadamente daños graves a la salud”.

Arriba

Presos de conciencia

Al finalizar el año había 73 hombres cumpliendo penas de prisión por negarse a realizar el servicio militar por motivos de conciencia. El servicio alternativo seguía estando bajo control militar. La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos examinó en noviembre el recurso interpuesto por el objetor de conciencia Vahan Bayatyan contra una decisión adoptada por el Tribunal en 2009, según la cual no se había violado su derecho a la libertad de conciencia y de religión al declararlo culpable de eludir la llamada a filas en 2002. El Tribunal había determinado en 2009 que el Convenio Europeo de Derechos Humanos no garantizaba el derecho a la objeción de conciencia; uno de los magistrados había emitido una opinión discrepante en la que señalaba que la conclusión de la mayoría no reflejaba la aceptación casi universal de la importancia fundamental del derecho a la objeción de conciencia para el derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión.

Arriba