Mozambique - Informe 2010 Amnistia Internacional

Human Rights in República de Mozambique

Amnesty International  Report 2013


The 2013 Annual Report on
Mozambique is now live »

Jefe del Estado
Armando Guebuza
Jefa del gobierno
Luisa Diogo
Pena de muerte
abolicionista para todos los delitos
Población
22,9 millones
Esperanza de vida
47,8 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m)
162/144 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
44,4 por ciento

La policía hizo uso de fuerza excesiva durante manifestaciones y en la detención de sospechosos. Trece detenidos murieron por asfixia en una celda policial abarrotada; dos funcionarios de policía rindieron cuentas por las muertes. Un agente policial de alto rango fue declarado culpable de asesinato por una ejecución extrajudicial cometida en 2007.

Información general

Al menos 120 personas murieron como consecuencia del cólera entre enero y marzo. En marzo, la Cruz Roja suspendió sus actividades en el distrito de Mongicual, provincia de Nampula, en el norte del país, tras la muerte de tres trabajadores de la organización y dos agentes de policía a manos de residentes durante una protesta violenta relacionada con la prevención del cólera. Los residentes acusaron a los trabajadores de la Cruz Roja, que vertían cloro en los pozos, de contaminar su abastecimiento de agua con la bacteria del cólera.

En marzo se formó un nuevo partido político, el Movimiento Democrático de Mozambique (Movimento Democrático de Moçambique, MDM), al abandonar el alcalde de la ciudad de Beira, Daviz Simango, la Resistencia Nacional Mozambiqueña (Resistência Nacional Moçambicana, RENAMO), principal partido de la oposición. Daviz Simango fue uno de los tres candidatos a la presidencia en las elecciones que se celebraron en octubre, en las que vencieron el presidente en ejercicio, Armando Guebuza, y el partido en el poder, Frente de Liberación de Mozambique (Frente da Libertação de Moçambique, FRELIMO). Durante la campaña electoral hubo actos esporádicos de violencia, en la mayoría de los cuales grupos de activistas de algunos partidos políticos destruyeron material de campaña de sus oponentes. El Tribunal de Distrito de Murrupula multó a dos agentes de policía por destruir carteles electorales de la RENAMO, y la policía fue criticada por no responder a actos de violencia cometidos por miembros del FRELIMO. Observadores internacionales y nacionales de las elecciones señalaron irregularidades durante los comicios, como casos de personas que habían emitido múltiples votos y casos de invalidación de votos emitidos a favor de candidatos de la oposición. Sin embargo, la misión de observación de la Unión Europea consideró que estos hechos no habían afectado de manera significativa a los resultados.

En noviembre comenzó uno de los mayores procesos por corrupción del país. El ex ministro de Transportes y cuatro ex directivos de la empresa de gestión aeroportuaria, Aeropuertos de Mozambique, fueron acusados de robar casi 2 millones de dólares estadounidenses a la empresa entre 2005 y octubre de 2008.

Policía

  • En junio, el Tribunal Provincial de Maputo en la ciudad de Matola declaró culpable a un agente de policía de alto rango del asesinato de Abranches Penicelo en agosto de 2007. El agente fue condenado a 22 años de prisión y al pago de una indemnización de 500.000 meticales (unos 19.000 dólares) a los cinco hijos de la víctima. Sin embargo, otros cinco agentes acusados de implicación en el asesinato no fueron acusados ni juzgados. Otros dos agentes de policía presuntamente implicados habían muerto ya. Abranches Penicelo llevaba años sufriendo hostigamiento policial cuando ocho agentes de policía lo golpearon, le inyectaron una sustancia tóxica, le dispararon en el cuello y le prendieron fuego, dejándolo por muerto.

Se tuvo noticia de que agentes de policía cooperaban con delincuentes, incluso suministrándoles armas de fuego y uniformes policiales.

  • Se detuvo de nuevo a dos asesinos convictos que se habían fugado de celdas policiales de la ciudad de Maputo en diciembre de 2008. Samuel Januário Nhare (“Samito”) fue detenido en enero, y Aníbal dos Santos Júnior (“Anibalzinho”), en agosto. Un tercero, Luís de Jesus Tomás (“Todinho”), que se había fugado con los anteriores, fue hallado muerto por disparos en la ciudad de Matola, provincia de Maputo, en enero. “Anibalzinho” denunció que la policía había facilitado la fuga de los tres.
  • En febrero, tres agentes de policía fueron detenidos por presunta colaboración con delincuentes.

Uso excesivo de la fuerza

La policía siguió haciendo uso de fuerza excesiva, sobre todo en el momento de la detención de sospechosos y en el control de manifestaciones.

  • En enero, policías vestidos de civil dispararon contra cuatro hombres no identificados que según los informes intentaban robar en una tienda donde se vendían electrodomésticos en la zona de la Baixa, en Maputo. Los agentes abrieron fuego contra dos de los sospechosos cuando salían de la tienda, y mataron a uno en el acto e hirieron al otro en una pierna. Según los informes, los otros dos sospechosos se dieron a la fuga. Autoridades policiales dijeron a Amnistía Internacional que los agentes habían actuado en defensa propia cuando los presuntos ladrones dispararon contra ellos. Sin embargo, también afirmaron que fueron agentes de la empresa privada de seguridad que custodiaban la tienda quienes abrieron fuego. No se llevó a cabo investigación alguna.
  • En abril, un agente de policía hirió de bala a dos trabajadores que estaban en huelga en las obras de construcción del estadio nacional de Mozambique. Unos 700 trabajadores se habían declarado en huelga para protestar por los bajos salarios, la falta de pago de las horas extras y el trato incorrecto que recibían de los gestores del proyecto. La policía de la ciudad de Maputo afirmó que se llevaría a cabo una investigación, pero al terminar el año no se habían hecho públicos más datos.
  • En septiembre, la policía disparó fuego real cuando intentaba dispersar manifestaciones en una plantación de azúcar del distrito de Marromeu, provincia de Sofala, causando heridas a dos trabajadores. Según los informes, las manifestaciones se volvieron violentas cuando los huelguistas destruyeron una ambulancia y una motocicleta, levantaron barricadas y quemaron parte de la plantación de azúcar. Los trabajadores de la plantación se habían declarado en huelga por cuestiones salariales. Al terminar el año no se tenía constancia de que se hubiera llevado a cabo investigación alguna.

Muertes bajo custodia

En marzo, 13 personas murieron por asfixia en una celda policial abarrotada en Mongicual. Las víctimas habían sido detenidas junto con otras personas después de disturbios relacionados con el tratamiento del cólera en el distrito. En agosto, el Tribunal de Distrito de Angoche declaró culpables de homicidio involuntario al agente que estaba de servicio cuando sucedieron los hechos y al jefe policial del distrito y los condenó a un año de prisión. El tribunal absolvió por falta de pruebas al jefe de distrito de la Policía de Investigación Criminal.

Informes y visitas de Amnistía Internacional