Document - Amnesty International News Service 64/95

______________________________________________________________


AMNISTÍA INTERNACIONAL

SERVICIO DE NOTICIAS 64/95

______________________________________________________________


A:ENCARGADOS DE PRENSAÍNDICE AI: NWS 11/64/95/s

DE:OFICINA DE PRENSA DEL SIDISTR: SC/PO

FECHA:27 DE MARZO DE 1995


ARTÍCULOS DEL SERVICIO DE NOTICIAS: EXTERNO - RUANDA - no publicar antes de las 00.01 horas GMT del 6 de abril (este artículo se envía a los medios de comunicación internacionales).



INTERNO - NOTA PARA LOS ENCARGADOS DE PRENSA QUE ESTAN TRABAJANDO EN LA CAMPAÑA SOBRE SUDÁN


CORRECCIÓN

Comunicado de prensa sobre Estados Unidos (SN 63/95, 27.3.95)

Sexta línea del cuarto párrafo: añadan Yemen a la lista de países.


NOTA URGENTE PARA LOS ENCARGADOS DE PRENSA:

El SI enviará mañana a todas las Secciones un comunicado de prensa sobre la situación en Burundi; el investigador regresó el domingo de una visita a ese país.

El departamento de investigación del SI y el Programa de Acción y Respuesta a las Crisis están estudiando nuevas acciones que los miembros podrían llevar a cabo en relación con Burundi. Informen a otros responsables de las Secciones como, por ejemplo, a los Coordinadores de Campaña, de que pronto recibirán más información y propuestas. Quienes deseen obtener información adicional, pueden remitirse a la siguiente Acción Urgente: AFR 16/04/95 UA 77/95: «Torture: Burundi».


COMUNICADOS DE PRENSA INTERNACIONALES


Campaña de Mujeres - 7 de marzo - VÉANSE SERVICIOS DE NOTICIAS 12/95, 34/95, 37/95, 42/95 y 44/95


Ruanda - 6 de abril - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 37/95


Siria - 11 de abril - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 32/95


Alemania - 23 de mayo - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 59/95


Etiopía - JUNIO - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 59/95



COMUNICADOS DE PRENSA ESPECÍFICOS Y LIMITADOS


** Bahrein - 30 de abril ** Este artículo se centrará en los testimonios de bahriníes que han sido torturados bajo custodia.


Israel y los territorios ocupados - 11 de mayo - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 59/95


Irán - 31 de mayo - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 59/95



ACONTECIMIENTOS Y DELEGACIONES


Los datos incluidos a continuación son sólo para su información, y es posible que no se lleve a cabo ningún trabajo de medios de comunicación sobre ellos. Por ello, les rogamos que no les den ninguna publicidad mientras el SI no les comunique nada nuevo al respecto.


Brasil - 28 de marzo (visita de Pierre) - VÉANSE SERVICIOS DE NOTICIAS 29/95, 59/95, 60/95


DELEGACIÓN A BURUNDI 13 - 27 de marzo - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 37/95


DELEGACIÓN A KENIA 16 de marzo - 2 de abril - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 37/95


DELEGACIÓN A HAITI 18 de marzo - 3 de abril - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 58/95


DELEGACIÓN A CHAD - 27 de abril - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 59/95

Servicio de Noticias 64/95/s


NO PUBLICAR ANTES DE LAS 00.01 HORAS GMT DEL 6 DE ABRIL DE 1995

ÍNDICE AI: AFR 47/WU 02/95/s


RUANDA: ES NECESARIO QUE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL TOME MEDIDAS PARA GARANTIZAR LA JUSTICIA E IMPEDIR ACTOS DE VENGANZA


Cuando cumple un año la matanza que se ha cobrado ya alrededor de un millón de vidas en Ruanda, Amnistía Internacional señala que nadie ha sido procesado a pesar de las promesas de ayuda internacional.


«Cuanto más tenga que esperar el pueblo ruandés a que se haga justicia, mayor será la probabilidad de que se agrave la injusticia: se destruirán las pruebas de cargo, o los presuntos homicidas ─que son inocentes mientras no se demuestre su culpabilidad─ 'desaparecerán' o los matarán», ha dicho la organización de derechos humanos.


Amnistía Internacional ha publicado un informe que expone que el sistema judicial ruandés ─desbaratado como consecuencia del conflicto─ no está en condiciones de procesar a sospechos cuya acusación está bien fundada ni de garantizar que aquéllos contra los cuales no hay pruebas suficientes quedan en libertad.


«La comunidad internacional ha fallado a Ruanda, al no ayudar a restablecer un sistema judicial que garantice procesos justos y que excluya la pena de muerte en todos los casos», ha dicho Amnistía Internacional.


«Ruanda necesita policías y forenses expertos, jueces, fiscales y abogados defensores que impidan que los responsables de las atrocidades cometidas eludan la justicia, y que protejan a sus ciudadanos de acusaciones carentes de fundamento», añadió la organización.


El Consejo de Seguridad de la ONU creó en noviembre de 1994, después de un largo aplazamiento, el Tribunal Internacional para Ruanda. El fiscal asignó rápidamente ayuda financiera y envió un equipo de seis investigadores a Kigali en enero de 1995. No obstante, el tribunal necesita muchos más recursos para investigar y juzgar algo más que un número limitado de casos; por otra parte, la existencia de este tribunal no exime a las autoridades nacionales de la necesidad urgente de celebrar juicios.


El informe, de 15 páginas, expone asimismo que presuntos culpables de genocidio y de otros crímenes de lesa humanidad se encuentran detenidos arbitrariamente en prisiones atestadas en las que son maltratados. A otros los matan, «desaparecen», o los recluyen en cárceles secretas donde están expuestos a tortura.


En un incidente registrado en marzo de 1995, por ejemplo, 22 personas murieron asfixiadas cuando se hacinó a un grupo de más de 70 reclusos en una sola celda ─con una capacidad máxima para 10 presos─ en las dependencias de la brigada de la gendarmería de Muhima, en Kigali, la capital.


Según informes recibidos este mismo año, hasta siete personas morían diariamente en la prisión de Kigali, que fue diseñada para 1.500 reclusos y contiene actualmente unos 5.000. La superpoblación, generalizada asimismo en otras prisiones, se refleja en un número de presos que en marzo de 1995 ascendía a 23.000, a los que se suman unos 100 más cada día.



Las condiciones no son mejores fuera de las cárceles oficiales. Josephine Mukanyangezi, viuda con dos hijos pequeños, era antes juez en Kigali. Arrestada en septiembre de 1994 por oficiales del ejército, Josephine Mukanyangezi y sus hijos estuvieron detenidos en una letrina de una casa particular y fueron obligados a sentarse en ácido de batería. Sigue detenida sin cargos en la prisión de Kigali.


Resulta evidente que el sistema judicial ruandés no da abasto: muchos jueces y abogados fueron víctimas de homicidio entre abril y julio de 1994 y, desde entonces, otros han sido encarcelados o han huido. De los 800 magistrados que había en el país antes de la masacre, sólo quedan 200. Hay sólo 12 fiscales, y sólo 36 investigadores penales, de los 360 que antes trabajaban para el gobierno.


En esta situación caótica, los soldados del gobierno pueden tomarse la justicia por su mano. Por ejemplo, el ex presidente del Tribunal Superior de Kigali «desapareció» en octubre de 1994 cuando el desempeño de sus deberes como magistrado le hizo entrar en conflicto con las autoridades militares. Justo antes de que se lo llevaran los soldados, Gratien Ruhorahoza había enumerado a 80 presos a los que preveía dejar en libertad por falta de pruebas. Ruhorahoza no se encuentra en ninguna prisión oficial pero podría estar detenido en algún campo militar, expuesto a tortura o a ejecución.


«Según nuestras fuentes en Ruanda, los soldados del gobierno asesinaron al prefecto hutu de Butare, Pierre-Claver Rwandgabo, que se atrevió a hablar claro contra las detenciones en masa», ha dicho Amnistía Internacional. «Los soldados están arrestando de nuevo a presos que ya habían quedado en libertad de conformidad con el dictamen de funcionarios judiciales, porque su reclusión era ilegítima».


Fuera de Ruanda, partidarios del anterior gobierno siguen matando y expandiendo el terror en los campos de refugiados de Tanzania y de Zaire, matando a decenas de presuntos partidarios del nuevo gobierno ruandés, ha dicho Amnistía Internacional. Aun así, muchos se quedan en los campos de refugiados por temor a regresar a su país.


«Muchos refugiados rehúsan volver a Ruanda por causa de los arrestos arbitrarios y las «desapariciones» que se producen, a pesar de las promesas oficiales de que no tienen nada que temer», ha dicho Amnistía Internacional.


Entre los detenidos al regresar a Ruanda figuran decenas de soldados y funcionarios del anterior gobierno llamados a unirse al nuevo gobierno. Por ejemplo, Jean Mukuralinda, que era magistrado del Tribunal Superior de Butare, fue detenido arbitrariamente al regresar a raíz de la invitación del nuevo ministro de Justicia. Hoy, Jean Mukuralinda sigue en la cárcel.


Amnistía Internacional manifestó su satisfacción ante la creación por parte del gobierno, en 1994, de un comité encargado de seleccionar a los detenidos que pueden quedar en libertad en espera de que sus casos sean objeto de una revisión judicial. No obstante, la organización pone en cuestión su imparcialidad y su eficacia: tres miembros del comité son representantes de las agencias responsables de la mayor parte de los arrestos y, en marzo de 1995, sólo se había ordenado la excarcelación de seis reclusos.


INTERNO


NOTA PARA LOS ENCARGADOS DE PRENSA QUE TRABAJAN EN LA CAMPAÑA SOBRE SUDÁN


El texto que se ofrece a continuación es un extracto de un comunicado de prensa remitido el 21 de marzo de 1995 al Secretariado Internacional por la Operación Supervivencia en el Sudán (OSS), de la ONU. Lo enviamos a los encargados de prensa para ayudarles en su Campaña sobre Sudán, dado que este comunicado de prensa confirma uno de los principales mensajes de campaña de AI: «La violación los derechos humanos se encuentra en el origen de la situación de emergencia humanitaria en Sudán».



COMUNICADO DE PRENSA: Para uso inmediato


Se teme emergencia humanitaria en el norte de Bahr el Gahzal


Nairobi, 21 de marzo de 1995: La creciente escasez de comida podría dar lugar a una situación de emergencia humanitaria en el norte de la provincia de Bahr el Ghazal, al sur de Sudán, tras la generalización en los últimos meses de los enfrentamientos y de los ataques por sorpresa de la milicia.


La mayoría de los pueblos que fueron atendidos por la ONU y las ONG que trabajaron en el marco de la Operación Supervivencia en el Sudán (OSS) se han visto gravemente afectados, según Philip O'Brien, Coordinador de la OSS, que regresó este fin de semana de una visita a la región.


«En Lietnhom, Malualkon y Turalei, las aldeas y las cosechas quedaron completamente destruidas por fuerzas de la milicia. En Malualkon, quemaron todo el materia docente, incluso las tizas.


«La gente ha perdido lo que hubiera sido una cosecha abundante y empieza a acusarse la escasez de alimentos. Cualquier interrupción del apoyo logístico o del acceso por vía aérea puede dar lugar a un rápido empeoramiento que degeneraría en grave desnutrición y posibles muertes, sobre entre los niños más pequeños», dijo.


El Sr. O'Brien, que además es Jefe de Operaciones de UNICEF, visitó el norte de Bahr el Ghazal con personal del Programa Mundial de Alimentos (PMA) para evaluar las necesidades en términos de ayuda humanitaria y la viabilidad de establecer una nueva base de ayuda en la zona. La base que había en Akon fue evacuada en Nochebuena por motivos de seguridad. Desde entonces, se ha denegado a la OLS el permiso para realizar vuelos de ayuda a Akon y a la cercana Lietnhom, lo que ha obligado a las agencias a dirigirse a centros más pequeños donde se llega a menos gente.


«La región es extremadamente inestable. La sensación de inseguridad y de inquietud ante un ataque inminente era palpable», dijo el Sr. O'Brien. «Hasta que se consolide la seguridad y mientras no recuperemos el acceso por vía aérea a Akon y Lietnhom, que hemos solicitado, lo único que podemos hacer es enviar al lugar pequeños equipos móviles de ayuda con misiones breves».


El Programa Mundial de Alimentos seguirá distribuyendo alimentos entre los civiles que se encuentran en situación de indigencia en Bahr el Ghazal, donde la posibilidad de acceder por vía aérea, la seguridad y la capacidad logística (sic) lo permitan. Según cálculos del PAM son más de 105.000 las personas que necesitan ayuda alimentaria en la región.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE