Document - Amnesty International News Service 50/95



AMNISTÍA INTERNACIONAL

SERVICIO DE NOTICIAS 50/95

______________________________________________________________


A:ENCARGADOS DE PRENSAÍNDICE AI: NWS 11/50/95/s

DE:OFICINA DE PRENSA DEL SIDISTR: SC/PO

FECHA: 8 DE MARZO DE 1995


ARTÍCULOS DEL SERVICIO DE NOTICIAS: EXTERNO - CUMBRE SOCIAL DE LA ONU (los encargados de prensa pueden utilizar este artículo como consideren más adecuado)


INTERNO - SUDÁN (este artículo fue enviado a los Coordinadores de Campañas de todas las Secciones el 6 de marzo y ahora lo enviamos a los encargados de prensa para ayudarles a responder a las críticas del gobierno de Sudán - véase nota más adelante)


RESPUESTA DE AI A LAS CRÍTICAS DEL GOBIERNO SUDANÉS - NOTA ADICIONAL:


El gobierno de Sudán reaccionó de forma agresiva a la campaña de Amnistía Internacional. En una declaración de 23 páginas hecha pública el 16 de febrero, el gobierno sudanés acusó a la organización de insultar al Islam y pidió a Amnistía Internacional que se disculpase ante los musulmanes de todo el mundo. El gobierno declaró que se prohíbe visitar el país a Amnistía Internacional a menos que la organización pida disculpas. No hay nada por lo que pedir disculpas.


Aunque AI lamenta esta respuesta de las autoridades sudanesas, no es inesperada. Las autoridades sudanesas siempre responden a las críticas intentando esconderse tras el Islam. Las detenciones arbitrarias, las torturas o los homicidios políticos no tienen nada de islámico.


Al gobierno le gusta afirmar que es receptivo en materia de derechos humanos. Sin embargo cuando nosotros u otras organizaciones de derechos humanos -por ejemplo, Pax Christi, a la que recientemente también se le impidió visitar Sudán-, publicamos informes críticos, inmediatamente se nos prohíbe la entrada en el país. Al hacer esto, el gobierno muestra poca visión de futuro y no hace nada en favor de su credibilidad.


COMUNICADOS DE PRENSA INTERNACIONALES


Campaña de Mujeres - 7 de marzo - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 12/95, 34/95, 37/95, 42/95 & 44/95.


Brasil - 27 de marzo - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 29/95


RUANDA - 6 de abril - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 37/95


SIRIA - 11 de abril - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 32/95



COMUNICADOS DE PRENSA ESPECÍFICOS Y LIMITADOS


CAMBOYA - 14 DE MARZO - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 37/95



ACTOS Y MISIONES


NOTA: La siguiente información es sólo para su información, y todavía no sabemos si implicará trabajo con los medios de comunicación. Les rogamos que no la hagan pública hasta que reciban más información del SI.


MISIÓN A BURUNDI 13 - 27 de marzo - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 37/95


MISIÓN A KENIA 16 de marzo - 2 de abril - VÉASE SERVICIO DE NOTICIAS 37/95


NOTA DE EDAI: Todos los anuncios de envíos se refieren al inglés. Para los envíos de documentos traducidos, remítanse a nuestra lista de Correo Semanal.

Servicio de noticias 50/95

ÍNDICE AI: IOR 41/WU 02/95

8 DE MARZO DE 1995


AMNISTÍA INTERNACIONAL Y LA CUMBRE DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL DESARROLLO SOCIAL


La primera Cumbre Mundial de las Naciones Unidas para el Desarrollo Social, promovida por la Asamblea General en diciembre de 1992, tiene lugar este mes en Copenhague, Dinamarca, y se espera que más de 100 Jefes de Estado asistan a la propia Cumbre el 11 y 12 de marzo.


La Cumbre estará precedida de un Foro de ONGs, que se celebrará del 3 al 12 de marzo, y una reunión de altos funcionarios gubernamentales del 6 al 10 de marzo. La Cumbre es una de las importantes conferencias de la ONU celebradas en los últimos años -la Cumbre Mundial para la Infancia (Nueva York, 1990), la Conferencia Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Río, 1992), la Conferencia Mundial de Derechos Humanos (Viena, 1993), la Conferencia Global sobre Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (Barbados, 1994), la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (Cairo, 1994) y la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (Pekín, China, que se celebrará en septiembre de 1995).


La cumbre adoptará una Declaración y un Programa de Acción que reconocerá la interdependencia del desarrollo económico y social y que el desarrollo social es fundamental para las necesidades y aspiraciones de las personas en todo el mundo.


Aunque los derechos concretos por los que Amnistía Internacional trabaja se enmarcan dentro del ámbito de los derechos civiles y políticos, la organización promueve el conocimiento de, y la adhesión a, todos los derechos plasmados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y explicados con mayor detalle en normas tales como los Pactos Internacionales de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y de Derechos Civiles y Políticos de la ONU. Todos los derechos humanos son universales e indivisibles y los derechos concretos que son el centro de atención de las acciones internacionales de Amnistía Internacional están relacionados de modo inextricable con otros derechos humanos.


Basarse en los compromisos adquiridos en Viena


La sucesión de reuniones globales de la ONU que se han celebrado en los últimos años deben verse como un continuo de discusiones en las que los gobiernos reafirman su compromiso con todos los derechos humanos y examinan con mayor detalle formas para ponerlos en práctica. Todos los derechos humanos están intrínsecamente relacionados. Cada una de estas conferencias globales debe tener en cuenta y basarse en los compromisos adquiridos en anteriores conferencias.


Amnistía Internacional siente especial preocupación porque en los debates en Copenhague se hable a fondo de la Declaración de Viena y el Programa de Acción, resultado de la Conferencia Mundial sobre Derechos Humanos.


La Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social constituye una oportunidad única para que los gobiernos del mundo cumplan el compromiso que adquirieron al hacerse miembros de la ONU: promover niveles de vida más elevados, la solución de problemas internacionales de carácter económico, social y sanitario y el respeto universal a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión» (Carta de la ONU, artículos 55 y 56). Este compromiso debe adquirirse con pleno conocimiento de que todos los derechos humanos son universales e indivisibles y que constituyen una preocupación legítima de la comunidad internacional.


Garantizar que se ratifican los tratados de derechos humanos y que se refuerzan los mecanismos de derechos humanos


La Cumbre Mundial para el Desarrollo Social debe hacer un llamamiento a los gobiernos para que ratifiquen, si aún no lo han hecho, todos los tratados internacionales y regionales de derechos humanos sin reservas que los limiten. Debe hacer un llamamiento para que se pongan en práctica plenamente y en un plazo de tiempo razonable las garantías establecidas en estos tratados y en normas que no son tratados. Se debe prestar especial atención a la educación en derechos humanos, para garantizar que la población en todos los niveles de la sociedad es consciente de sus derechos humanos.


La ONU y algunas de sus agencias especializadas, en particular la Organización Internacional del Trabajo, han desarrollado mecanismos para vigilar y ayudar en la puesta en práctica de las normas de derechos humanos. La Cumbre Mundial para el Desarrollo Social también debe reconocer los conocimientos y la experiencia, especialmente del Comité de Derechos Económicos y Sociales, así como de otros órganos de vigilancia de los tratados, y solicitarles que tengan en cuenta la Declaración y el Programa de Acción en su trabajo.


Garantizar que los derechos humanos son un derecho de la mujer


Amnistía Internacional cree que los gobiernos no sólo están obligados a no violar los derechos humanos de las mujeres, sino también a trabajar por la promoción y protección de sus derechos. La Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social debe poner especial atención en garantizar que las mujeres pueden disfrutar plenamente de todos los derechos humanos. La Declaración y el Programa de Acción deben incluir disposiciones específicas de género para garantizar que las necesidades especiales de las mujeres y las niñas se tienen plenamente en cuenta.


La Declaración y el Programa de Acción deben animar a los gobiernos y las organizaciones de ayuda humanitaria dar preferencia a la puesta en práctica de los derechos humanos en los proyectos de ayuda al desarrollo, en especial en los que afecten a las mujeres y las niñas, tanto como grupo social como a nivel individual.


Asilo, refugiados y repatriación voluntaria


La Declaración y el Programa de Acción de Viena reafirmaron el derecho a buscar asilo en otros países y disfrutar de asilo en caso de persecución e insistieron en la importancia de la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención de 1951 relativa al Estatuto de los Refugiados, el Protocolo de 1967 y los instrumentos regionales. La Declaración y el Programa de Acción reconocieron que las violaciones graves de los derechos humanos son un factor que conduce al desplazamiento.


La Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Social debe reafirmar el derecho a buscar asilo y disfrutar de él en caso de persecución, articular plenamente el principio internacional de la no devolución, animar a todos los gobiernos que aún no lo han hecho a que ratifiquen los tratados pertinentes y hacer un llamamiento para que todas las repatriaciones sean voluntarias y se lleven a cabo preferentemente bajo supervisión internacional.

INTERNO


Servicio de noticias 50/95

ÍNDICE AI: AFR 54/WU 09/95

8 de marzo de 1995


CONSEJOS A LAS SECCIONES DE AI

PARA RESPONDER A LOS PUNTOS PLANTEADOS

POR EL GOBIERNO DE SUDÁN

EN «LAS LÁGRIMAS DEL COCODRILO»


Introducción


El 16 de febrero de 1995, el gobierno de Sudán hizo público un documento de 23 páginas, titulado «Las lágrimas del cocodrilo», en respuesta al informe de AI de la campaña de Sudán. La respuesta está dirigida fundamentalmente a las delegaciones de los gobiernos que asisten a la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que actualmente está celebrando su sesión anual en Ginebra. La publicación coincidió con una visita a la Comisión de ́Abd al Aziz Shindoo, Fiscal General y ministro de Justicia de Sudán, que hizo una declaración pública ante la Comisión en defensa del historial de derechos humanos de Sudán.


El 28 de febrero de 1995, el Relator Especial de la ONU sobre Sudán se dirigió a la Comisión y explicó en líneas generales las principales conclusiones de su informe presentado el 30 de enero de 1995, que se explican en la Campaign Update Circular Nº.1 (Índice AI: AFR 54/08/95). A principios de marzo de 1995, la Comisión debatirá y votará una resolución sobre Sudán que, en el borrador, contiene una recomendación de que «la Comisión someta a una observación continuada la situación de los derechos humanos en Sudán mediante el despliegue de observadores de derechos humanos». Por lo tanto, el gobierno de Sudán siente una enorme preocupación por el posible impacto del trabajo de AI en favor de los derechos humanos, porque las conclusiones de AI refuerzan y apoyan las recomendaciones y conclusiones del Relator Especial de la ONU.


Como recordarán por los anteriores documentos sobre la campaña, el gobierno de Sudán ha acusado constantemente a quienes critican su historial de derechos humanos de «odiar al Islam» y de criticar selectivamente a Sudán por la oposición política a su «orientación islámica». AI ha sido criticada de este modo anteriormente, así como el Relator Especial de la ONU sobre Sudán.


«Las lágrimas de cocodrilo»


Esta última respuesta del gobierno a AI tiene dos partes:


- La primera parte analiza lo que describe como «la petición de AI de la abolición de las leyes islámicas».


- La segunda parte examina «las presuntas violaciones de los derechos humanos».


Ninguna de las dos partes plantea cuestiones fundamentales difíciles en relación con el mensaje de la campaña de AI, por lo que no es necesario ningún cambio de estrategia en la campaña. Las respuestas a muchos de los comentarios del gobierno ya están incluidos en los siguientes documentos de AI:


- Preguntas y respuestas (AFR 54/06/95/s, 6 de enero de 1995).


- el informe: «Las lágrimas de los huérfanos» (AFR 54/02/95/s, 25 de enero de 1995).


- dos de los folletos: «Ocultos tras el Islam» (AFR 54/52/94/s) y «El Código Penal» (AFR 54/54/94/s), 25 de enero de 1995.


- Información general y estrategia de la campaña (AFR 54/33/94/s, septiembre de 1994).


Si hay algún indicio de que los medios de comunicación se hacen eco de la declaración del gobierno y la publican, es posible que el SI haga pública una respuesta. Sin embargo, creemos que en estos momentos no es necesaria. Debemos seguir afirmando enérgica y coherentemente nuestro propio mensaje de campaña.


Consejos sobre puntos concretos


Más adelante pueden ver las «respuestas» de AI, que pueden utilizar si observan que en su país hay ONGs, periodistas, etc. que recurren a la respuesta del gobierno de Sudán para cuestionar lo que dice AI. Las «respuestas» son puntos informativos. Les rogamos consulten también los documentos de la lista anterior. Los números de las páginas se refieren a las del documento del gobierno de Sudán.


1.«La petición de abolición de las leyes islámicas».


El gobierno dice que dado que AI pide la abolición de los castigos crueles, inhumanos y degradantes de la legislación, la organización «insulta» al Islam (pp. 1 y 2). En la misma frase, niega que intente desviar las críticas sobre las violaciones de derechos humanos acusando a quienes lo critican de querer insultar al Islam. Acusa a AI de perpetrar «una flagrante violación del Derecho Internacional en materia de derechos humanos», especialmente del artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que estipula que toda persona debe tener libertad de religión» y pide a AI que retire su petición y «se disculpe abiertamente por haber violado el derecho de todos los musulmanes a la libertad de religión y por haber ofendido sus sentimientos». Además, pide a los organismos intergubernamentales tales como la ONU y la OUA que revisen sus relaciones formales con AI.


El gobierno dice que AI «no está autorizada para interpretar (sic) los convenios internacionales» (p. 16).


Respuesta de AI: AI no pide la revocación de las leyes islámicas, sino la eliminación de determinados castigos de la legislación. El gobierno sostiene que la palabra revelada de Dios define estos castigos en el Corán y que, como tales, son vinculantes para todos los musulmanes. Esta es una interpretación del Islam. No existe de ningún modo un acuerdo absoluto sobre este tema en el pensamiento legal islámico. En lo que respecta a AI, los castigos de azotamientos, amputación, mutilación y la muerte como represalia son castigos crueles, inhumanos y degradantes y, como tales, están prohibidos en virtud del derecho internacional en materia de derechos humanos. El Relator Especial de la ONU sobre Sudán y el mecanismo temático de la ONU que trabaja contra la tortura comparten esta opinión.


AI no está intentando limitar el derecho de los musulmanes a la libertad de opinión: intenta proteger los derechos de las personas de cualquier religión, incluidos los musulmanes, a no ser sometidos a malos tratos y abusos físicos consagrados en la ley.


2.Según el gobierno, AI no justifica por qué ha escogido publicar un informe sobre Sudán. La organización es «selectiva» porque no ha publicado informes sobre otros países que violan gravemente los derechos humanos. La prueba de la selectividad de AI se basa en el hecho de que la organización se niega a clasificar a los gobiernos según su historial de derechos humanos (pp. 2-4).


Respuesta de AI: AI publica informes sobre numerosos países cada mes. El informe anual de AI abarca la mayor parte de los países del mundo. La razón de que AI se niegue a clasificar a los países según su historial de derechos humanos obedece a lo contrario de lo que afirma el gobierno. Indica que AI no es selectiva: desde la perspectiva de la víctima, toda violación de los derechos humanos es grave. La situación de los derechos humanos en todo Sudán es grave se mire como se mire, tanto en las zonas en guerra como en las menos afectadas por el conflicto.


3.Según el gobierno, AI lo hace responsable de violaciones cometidas antes de que asumiese el poder.


Respuesta de AI: Simplemente, no es cierto. AI no hace esto en ninguna parte del informe.


4.Según el gobierno, a AI le interesa publicar denuncias contra Sudán con independencia de su credibilidad. La respuesta afirma que «la campaña contra el historial de derechos humanos de Sudán se inició por primera vez» inmediatamente después de la puesta en práctica de la Sharía (ley islámica). El gobierno afirma que cuando AI solicitó permiso para visitar Sudán en 1994 (en realidad fue en diciembre de 1993), AI y el gobierno acordaron que la organización visitaría el país en la última semana de marzo de 1995. Sin embargo, posteriormente AI inició su campaña sin esperar a verificar sus denuncias. Si AI hubiese visitado Sudán, dice el gobierno, la organización hubiera descubierto que tales informes eran infundados. AI publicó su informe cuando lo hizo, de forma deliberada «dado que AI no hubiera tenido nada que publicar una vez hubiera visitado Sudán». El gobierno afirma que hay otros informes, por ejemplo el informe del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias, fechado el 30 de diciembre de 1994, que rebaten las denuncias de AI (pp. 5-7).


Respuesta de AI: AI se esmera en verificar y comprobar su información. El informe describe una pauta de violaciones de derechos humanos que se ha convertido en permanente en los últimos cinco años. AI ha publicado innumerables informes sobre Sudán, muchos de ellos antes de que el gobierno aprobase su propia versión de la Sharía. Decir que la «campaña contra el historial de derechos humanos de Sudán» comenzó en 1991 es una afirmación cuya falsedad es demostrable.


El gobierno es selectivo en los informes que cita. El Relator Especial de la ONU publicó un informe sumamente crítico en enero de 1995. Incluso el informe que el gobierno cita sólo dice que el Grupo de Trabajo no recibió nuevos informes de desapariciones. Esto no es lo mismo que decir que no hubo desapariciones. El gobierno aún no ha explicado lo que le ocurrió a 230 personas que fueron detenidas y posteriormente desaparecieron en Juba a mediados de 1992.


Les rogamos se remitan a los reiterados intentos de AI de visitar Sudán y los repetidos aplazamientos del gobierno, explicados en las Preguntas y Respuestas (Índice AI: AFR 54/05/95/s). El gobierno ha retirado su conformidad a que AI visite Sudán a fines de marzo de 1995. La invitación se hizo el 20 de enero de 1995, poco después de que el gobierno recibiese copias del informe de AI. Al parecer, se hizo la invitación para poder retirarla posteriormente. A principios de enero de 1995, también se retiró una invitación para visitar el país a Pax Christi, una organización católica de derechos humanos que también ha publicado informes críticos sobre Sudán. La retirada de estas invitaciones por el gobierno no es una medida de un gobierno auténticamente receptivo a visitas de organizaciones imparciales de derechos humanos.


Pese a la falta de cooperación del gobierno, AI sigue muy interesada en visitar Sudán.


5.Según el gobierno, el informe de AI está lleno de amplias generalizaciones (pp. 7-10).


Respuesta de AI: Al contrario, todas las generalizaciones que hace AI se hacen tras analizar cientos de historias de casos detallados, muchos de los cuales aparecen en el informe.


6.El gobierno afirma que se ha respetado la independencia del sistema judicial.


Respuesta de AI: Aunque el sistema judicial pueda tener una situación legal de independencia, las repetidas purgas de jueces considerados hostiles al gobierno han creado un sistema judicial sumiso, formado por simpatizantes del gobierno.


7.Según el gobierno, el Relator Especial de la ONU ha determinado que las denuncias de abusos deshonestos presentadas por el General de Brigada Mohamed Ahmad al Rayah son falsas. El gobierno cita como prueba el que el informe del Relator Especial presentado en 1994 a la Comisión de Derechos Humanos no menciona el caso (p. 11).


Respuesta de AI: el hecho de que el Relator Especial no siga con el caso no prueba nada. AI no tenía conocimiento de que el General de Brigada Mohamed Ahmad al Rayah hubiese pedido que no continuase la investigación judicial ordenada por el gobierno. AI espera que esto no sea consecuencia de que las autoridades hayan presionado al General.


8.AI no menciona que tras la liberación de Sadiq al Mahdi, antiguo primer ministro de Sudán, unos días después de su detención en 1994, apareció en la TV sudanesa manifestando que no había sido torturado. EL gobierno cita este caso como prueba de que la denuncia de AI de que la tortura es sistemática no tiene base (pp. 13 y 14).


Respuesta de AI: AI no afirmó en ningún momento en 1994 que Sadiq al Mahdi estuviese siendo sometido a torturas. Todos los detenidos por las fuerzas de seguridad corren peligro de ser torturados. El hecho de que Sadiq al Mahdi no fuese torturado no prueba que otros no lo hayan sido.


9.Según el gobierno, los «desplazados» ya no lo son (p. 14).


Respuesta de AI: en ocasiones se reciben informes de personas desplazadas que se resisten a la destrucción de sus casas. Las autoridades han mostrado una actitud torpe frente a esta resistencia. En octubre de 1994, las autoridades abrieron fuego contra personas desplazadas que protagonizaban disturbios en defensa de sus casas, causando pérdida de vidas.


10. Según el gobierno, el hecho de que AI mencione en sus informes detenciones que sólo duran unas horas indica que a AI le falta información (p. 15).


Respuesta de AI: estos ejemplos se incluyen en el informe de AI precisamente porque ilustran la naturaleza dominante del hostigamiento de las fuerzas de seguridad en Sudán. A los presuntos opositores al gobierno se les obliga a presentarse regularmente en oficinas de las fuerzas de seguridad y están en peligro constante de sufrir hostigamiento e intimidación.


11.Según el gobierno, se ignoran las recomendaciones de las agencias de la ONU que favorecen a Sudán. Posteriormente, el gobierno cita dos declaraciones del Grupo de Trabajo de la ONU «favorables» hechas en 1991 y 1992 sobre la situación en Sudán.


Respuesta de AI: los ejemplos escogidos por el gobierno son resoluciones de procedimiento. El gobierno ignora las resoluciones públicas sumamente críticas que han emanado de la Asamblea General y la Comisión de Derechos Humanos en los últimos años.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE